La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha atacado duramente al candidato a presidente de la Generalitat, Quim Torra, al que ha acusado de llegar al Parlament «no para dirigir un Gobierno» sino «para dirigir a un CDR», en referencia a los denominados Comités de Defensa de la República. Una recriminación a la que se ha unido Miquel Iceta, quien ha advertido a Torra que «el castellano no es una lengua extranjera en Cataluña».

Arrimadas ha echado en cara a Torra su nulo proyecto de gobierno más allá de la proclamación de independencia y ha vaticinado que volverán a la desobediencia porque «no quieren que se levante el 155». Se ha referido a la radicalidad del discurso de Torra, al que ha recordado no sólo sus tuits en los que se refería con desprecio a «los españoles», sino también artículos en los atacaba al castellano y a los castellanoparlantes en Cataluña.

Tras leer varios pasajes, como en el que Torra aseguraba que «el castellano avanza implacable» y «los simples y vulgares campan a raudales» para referirse al «deterioro» de la sociedad catalana, Arrimadas ha dicho sentir «pena» de que un candidato como Torra puede aspirar a la presidencia: «Cualquiera que diga estas barbaridades no puede sentarse aquí».

Cuando insulta a los españoles nos insulta a todos» ha advertido Arrimadas, que se ha comprometido «personalmente» a remitir los tuits de Torra a los líderes europeos

«Cuando usted insulta a los españoles nos insulta a todos», ha lanzado Arrimadas, que al igual que Torra en su discurso ha utilizado el inglés para recordar las palabras del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, contra el independentismo catalán.

En ese mismo sentido, ha asegurado que se encargará «personalmente» de traducir sus tuits y artículos para que sean leídos «por las instituciones europeas».

La líder naranja ha desgranado además los problemas en materia de educacion, sanidad, fiscalidad, industria o políticas sociales para dejar en evidencia la falta de programa de Torra, la que ha definido como un candidato incapaz de promover el diálogo interno entre catalanes que ha su juicio exige la fragmentación de la sociedad catalana.

Iceta: «Es un president rebajado y subordinado»

El líder del grupo PSC-Units, Miquel Iceta, ha reprochado al candidato a la investidura, Quim Torra, que acepte ser un president «rebajado y subordinado» a Carles Puigdemont, ha lamentado que sólo se dirija a los catalanes independentistas y le ha instado a renunciar a la vía unilateral «fracasada».

En su intervención, Iceta ha dejado claro que los socialistas votarán en contra, «no sólo porque le hayan propuesto digitalmente, sino porque ha aceptado encantado la subordinación a quien considera presidente legítimo».

El líder del PSC ha considerado que Torra será presidente «por gracia de Puigdemont y con permiso de la CUP», pero ha recordado que la Generalitat es «la institución más alta del país y no puede quedar subordinada a ningún planteamiento ni persona».

«Muchos catalanes no podemos aceptar un presidente rebajado, por respeto a la institución, el Estatut y las leyes. Usted ha aceptado ser presidente temporal y por delegación», ha afeado Iceta, que también ha criticado que, en su discurso, Torra «solo se ha dirigido a los catalanes que dan apoyo al proyecto independentista».

Y le ha advertido de que depende de cuál sea su acción de gobierno, el autogobierno catalán «puede seguir en peligro»: «La vía unilateral fracasó y tuvo costes enormes. No volvamos a emprender un camino con costes enormes para todos. Cuando les escucho tan alegres hablar de que haremos república o proceso constituyente, pienso que nos haremos daño», ha aseverado.

Albiol: «Ha tenido un discurso incendiario»

El líder del PPC en el Parlament, Xavier García Albiol, ha calificado el discurso de investidura de Quim Torra de «incendiario», ya que «deja como un aficionado a Carles Puigdemont», y ha augurado que si finalmente es elegido presidente de la Generalitat el conflicto está «garantizado».

«Algunos ingenuamente esperábamos que una vez proclamado candidato atemperara su pasado, pero ha demostrado que está instalado en la radicalidad», ha sostenido Albiol en declaraciones a los periodistas en los pasillos de la Cámara catalana.

Para Albiol, el discurso de Torra «ha olvidado a más de la mayoría de los catalanes, que los ha convertido en invisibles», y le ha reprochado que no haya hecho ninguna referencia «a los problemas reales» de «miles y miles» de catalanes en ámbitos como la sanidad o la educación.

ERC: «Necesitamos un gobierno fuerte»

El líder parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, ha centrado buena parte de su discurso en defender la necesidad de «un gobierno fuerte y efectivo» para afrontar el próximo «embate con el estado». Un argumento para defender la investidura de Torra, frente a los sectores del independentismo que siguen defendiendo la desobediencia para investir a Puigdemont o forzar nuevas elecciones.

En este contexto, ha aplaudido el llamamiento al diálogo con el Gobierno de Torra, pero ha marcado el terreno de ese diálogo: «un dialogo entre iguales, con intermediación de las instituciones europeas, para salir de esta situación que no tiene marcha atrás».

«La república catalana es un hecho» ha asegurado Sabrià para desmentir a quienes acusan a los republicanos de volver al autonomismo. «No hay marcha atrás, lo único en discusión es cuándo será efectiva» ha añadido tras señalar que «hay dos millones de catalanes que no quieren ser españoles, y se van sumando más mientras los progres españoles se lo miran».

Sabrià ha recogido la oferta de diálogo interno de Arrimadas, pero sólo para iniciar el «proceso constituyente» anunciado por Torra -una promesa que ya formaba parte del programa de gobierno de Puigdemont-. «Para hacer república es mejor tener todas las herramientas posibles y no dejarlas en manos de un adversario que solo busca la división, lo acabamos de ver» ha concluido en referencia con Arrimadas.