Política

Irene Montero: "Kichi que diga lo que quiera. Nadie está libre de contradicciones"

"No estamos aislados, tenemos vecinos", explica la portavoz parlamentaria en respuesta a las críticas por el chalet

Pablo Iglesias e Irene Montero en rueda de prensa.

Pablo Iglesias e Irene Montero en rueda de prensa tras la polémica del chalet en mayo de 2018. EFE

La portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, Irene Montero, defiende su coherencia tras la polémica desatada por la compra junto a Pablo Iglesias del chalet de 660.000 euros en la sierra de Madrid. El debate abierto en Podemos sobre la incoherencia discursiva obligó a los dirigentes a emitir un comunicado donde ofrecían los detalles de la hipoteca, primero, y después llevaron esta decisión personal a un plebiscito en el que piden a los inscritos votar sobre su continuidad al frente de la organización.

El plazo de votación culmina el domingo y los dirigentes hacen su particular campaña para llamar al voto a favor. En este contexto, y 24 horas después de que Iglesias concediera una entrevista, ahora es el turno de Montero, que en sus primeras declaraciones tras el anuncio de la consulta ha querido defenderse desdeñando las críticas internas de la última semana, que han llegado en su mayor parte del sector anticapitalista y del alcalde de Cádiz, José María González Kichi.

«Me han dolido los golpes de esta semana», ha reconocido la portavoz parlamentaria, que ha defendido que «en estos momentos si no te matan te hacen más fuerte es importante que asumamos que nos puede pasar». La semana pasada Kichi hacía gala de su «pisito de currante» frente al chalet de Iglesias y Montero, y este martes el alcalde de Cádiz escribió una carta abierta en la que advertía que «la gente no nos perdonaría que nos equivocáramos de bando». Una críticas que ya obtuvieron respuesta por parte del secretario general de Podemos, que le echó en cara todas y cada una de las polémicas protagonizadas por el dirigente gaditano.

Ahora, Montero ha culpado al «sistema» del revuelo generado por la compra del chalet. «No solo hemos emprendido un camino de representación pública en este partido, sino un proyecto para cambiar un país, y si te enfrentas al sistema es normal que el sistema trate de  defenderse», ha señalado, afirmando después de que «a Unidas Podemos no nos van a dejar de dar golpes nunca». La dirigente popular ha respondido también a las palabras de Kichi, y ha defendido que ellos viven «como vive la gente». «Creo que los cargos públicos nos tenemos que parecer a la gente, esto está recogido en el Código Ético de Podemos que limita el salario o prohíbe planes de pensiones privados», ha descrito. «Eso garantiza que vivamos como vive la gente».

La dirigente ha justificado la compra y la hipoteca de 540.000 euros en el nacimiento de sus hijos el próximo otoño. «Tratamos de adaptar nuestra vida de la forma que sabemos para intentar reservar la intimidad de nuestros hijos que no tienen por qué sufrir las consecuencias de las decisiones que hemos tomado, pero siempre cumpliendo el código ético. A partir de ahí, lo que quiera decir Kichi. Nadie esta libre de contradicciones», ha rematado, insistiendo en el argumento lanzado el pasado lunes por el secretario de Organización, que se preguntaba si «porque mi tablet tenga minerales de África» estaba invalidado para su cargo.

«Nunca nos hemos escondido»

La diputada ha reconocido que «era inimaginable» para ella el eco mediático de su nueva vivienda, y ha defendido que «nunca nos hemos escondido». «Llevamos mucho tiempo pensando en este proyecto familiar y buscando las opciones que para nosotros era mejor». Montero ha defendido a Iglesias, que en 2012 criticó al ex ministro Luis de Guindos por la compra de un ático de 600.000, el mismo precio que pagó la pareja por la nueva finca.

Montero ha vuelto a censurar la compra de De Guindos, asegurando que lo hizo «para especular». «Él mismo lo reconoció, que no sabía para qué la iba a usar, si para alquilar o para algún familiar. Se ahorró el IVA que después impuso su Gobierno», ha afirmado, adelantando que «claro que lo voy a seguir criticando aunque me haya hipotecado a 30 años».

Sobre las afirmaciones del líder de Podemos en las que aseguraba que vivir en un chalet aísla al político de la vida real, Montero ha alegado que están «buscando intimidad, que no aislamiento». «Los vecinos de Galapagar estarán alucinando con que ahora se les compare con la Moraleja o Sotogrande». Así, ha defendido que «nuestra casa no está aislada», y que «si fuera una urbanización exclusiva nadie hubiera podido llegar a la puerta de nuestra casa. No estamos aislados, tenemos vecinos», ha reiterado.

Comentar ()