Política

Sánchez propugna un Gobierno del PSOE que "limpiará" y luego convocará elecciones

Pedro Sánchez, en la Ejecutiva Federal del PSOE.

Pedro Sánchez, en la Ejecutiva Federal del PSOE. EFE

El secretario general del PSOE se niega a convocar elecciones de forma inmediata si prospera la moción de censura a Mariano Rajoy y se convierte en presidente del Gobierno, como exige Ciudadanos para apoyar su investidura. Pedro Sánchez quiere formar un Gobierno en solitario del PSOE que lleve a cabo una «hoja de ruta» antes de convocar elecciones, en un periodo que no ha querido detallar a los periodistas durante su rueda de prensa en Ferraz.

«Quiero recordarle al señor a Rivera que las mociones están tasadas y son constructivas. Se trata de darle un Gobierno al país, convocaremos elecciones cuanto antes, pero antes habrá que recuperar la normalidad política, atender las urgencias sociales y desarrollar una regeneración democrática», ha contestado a Ciudadanos.

El ya candidato a desbancar a Rajoy ha justificado la moción de censura en la necesidad de recuperar «la dignidad de nuestra democracia» y «las reglas del juego, violentadas por un partido que ha concurrido a las elecciones dopado, financiado ilegalmente». También «para defender nuestra Constitución», que establece la ejemplaridad que deben tener los responsables públicos, puesta en cuestión por la sentencia del caso Gürtel. El objetivo es recuperar «la normalidad de nuestra vida pública», formar un Gobierno «con fundamentos sólidos y con una hoja de ruta que incluye establecer una agenda social de emergencia». Y luego llegarán las elecciones. «Pero antes hay que recuperar la estabilidad, limpiar de corrupción y atender las urgencias sociales»,  ha puntualizado Sánchez.

El líder de la oposición ha señalado directamente al presidente del Gobierno como responsable de la «crisis institucional de extrema gravedad» que ha llevado al PSOE a presentar esta moción de censura, la segunda que sufre Mariano Rajoy tras la desarrollada en junio del año pasado por Podemos. En esta línea, ha recordado los mensajes enviados por el presidente al ex tesorero del PP Luis Bárcenas cuando estalló la trama Gürtel para reprochar a Rajoy que no haya asumido ninguna responsabilidad política por el principal caso de corrupción de su partido.

Ante esa situación, el PSOE se hace una pregunta: «¿Cuál es nuestra responsabilidad? ¿Cuál es la responsabilidad de todos y cada uno de los que tienen representación parlamentaria?», ha relatado Sánchez, que se ha negado a «consentir el deterioro y la devaluación de nuestra democracia». «Para nosotros ésta nunca ha sido una opción. Hemos mirado a nuestra Constitución y hemos encontrado instrumentos para dar una respuesta, una respuesta serena, firme, de estado y constitucional», ha asegurado.

Con tono grave, el líder de la oposición ha justificado la medida en que la sentencia del caso Gürtel «ha provocado a juicio del PSOE una lógica indignación social». «La sociedad ha visto cómo se les ha pedido un sacrificio en forma de recorte de derechos y libertades, políticas públicas y de precariedad laboral mientras los principales dirigentes del PP lideraban una organización que se financiaba ilegalmente y algunos se enriquecían ilícitamente», ha relatado. Toda una «alarma social que ha tenido eco internacional «deteriorando la reputación del país ante la UE y el mundo». «¿Dónde ponemos el listón de la ejemplaridad de nuestros representantes públicos? «, se ha preguntado para pedir apoyo a cada uno de los 350 diputados del Congreso, incluidos los nacionalistas.

Comentar ()