Política

Las primarias enfrentan al PP de Madrid con el gobierno autonómico de Garrido

La dirección del partido, que apoya en su mayoría a Casado, dio la semana pasada un "toque de atención" al Ejecutivo regional, que apoya a Cospedal

logo
Las primarias enfrentan al PP de Madrid con el gobierno autonómico de Garrido
Santamaría, Garrido y Cospedal el pasado Dos de Mayo

Santamaría, Garrido y Cospedal el pasado Dos de Mayo EFE

Resumen:

Es tal el grado de enfrentamiento que la semana pasada la dirección regional del partido dio “un toque de atención a Garrido y a los suyos para que rebajen el grado de intimidación” del que les acusa.

Garrido”quiere asegurarse la elección de Cospedal”, porque “cree que así será candidato a la presidencia del gobierno de la Comunidad de Madrid en las elecciones autonómicas en mayo de 2019″.

La pelea entre las dos candidaturas se ha trasladado a la juntas locales del PP de Madrid, donde los  “aguirristas” están muy activos a favor del que fue presidente de Nuevas Generaciones de Madrid.

No pasan por su mejor momento las relaciones entre la dirección del PP de Madrid con el gobierno regional de Ángel Garrido. Las primarias han enfrentado a la calle Génova con la Puerta del Sol. Y es que los primeros son de mayoría “pablista”, esto es, partidarios de Pablo Casado, y los segundos apuestan por María Dolores de Cospedal.

Desde la planta primera de Génova -donde se ubica la sede central del PP de Madrid- acusan al ejecutivo autonómico de “presionar y tensionar internamente para incrementar los votos” a favor de la todavía secretaria general popular. Son las “zancadillas” que el propio Casado ha denunciado no pocas veces en estas primarias con un llamamiento a la “libertad” de las bases a la hora de ejercer su derecho al voto.

Los de Casado acusan a Garrido de apoyar a Cospedal para ser  candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid

De hecho, es tal el grado de enfrentamiento que la semana pasada la dirección regional del partido dio “un toque de atención a Garrido y a los suyos para que rebajen el grado de intimidación” del que se les acusa.  Y es que Garrido, según fuentes del PP de Madrid en conversación con El Independiente, “quiere asegurarse la elección de Cospedal”, porque “cree que así será candidato a la presidencia del gobierno de la Comunidad de Madrid en las elecciones autonómicas en mayo de 2019″.

Aseguran que Garrido fue la apuesta de Cospedal tras la dimisión de Cristina Cifuentes, acorralada por el “mástergate” de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y la publicidad de un antiguo vídeo en un gran centro comercial donde fue retenida por la sustracción de dos botes de crema, que ella siempre negó. En el entorno del presidente autonómico lo niegan tajantemente. Explican que la decisión respecto a que fuera Garrido el sustituto fue de Rajoy  y que Cospedal , muy lejos de ser su valedora, le comunicó, al igual que el vicesecretario popular, Fernando Martínez Maillo, que lo suyo solo “iba a ser transitorio, hasta mayo de 2019”.

Pero si Garrido apoya a Cospedal es porque “la considera  una persona de partido, de gestión y de gobierno” aunque “es más amigo de Pablo que de ella, se han tratado mucho más”. Otros miembros del gobierno autonómico también apoyan a Cospedal, como es el caso del consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Carlos Izquierdo, y la de Transportes y Vivienda, Rosalía Gonzalo. Además de destacados diputados de adscripción “cifuentista” que ahora están con Garrido, que es la situación del también senador Jaime González Taboada.

El “aguirrismo” y Nuevas Generaciones apoyan a Casado

Madrid es la plaza fuerte de Pablo Casado. “Es su sitio, no tiene más territorio”, dicen desde el entorno de Garrido. De hecho, la región donde puede resultar triunfador, con Cospedal a la zaga y Soraya Sáenz de Santamaría de número tres, dicen. Es en el partido y entre buena parte de alcaldes y parlamentarios madrileños donde éste tiene sus principales apoyos para las primarias, que culminan este jueves con la consulta a las bases.

Y así, aunque la dirección del partido en Madrid asegura ser “neutral” en esta batalla, cargos tan significativos como la portavoz regional popular, Isabel Díaz Ayuso, -que fuera mano derecha de Garrido hasta la investidura de éste- le ha expresado públicamente su apoyo. Tampoco han dudado en fotografiarse al lado de Casado otros diputados autonómicos y senadores por Madrid como Juan Soler o José Ignacio Echániz, que llegó a ser consejero de Castilla-La Mancha con Cospedal. Además, el portavoz de los populares en la Asamblea de Madrid, Enrique Osorio, “también es de Pablo”.

Casado puede ganar en Madrid con Cospedal a la zaga y Santamaría de número tres

La pelea entre las dos candidaturas se ha trasladado a la juntas locales del PP de Madrid, con un elemento añadido nada desdeñable; los llamados “aguirristas” están muy activos a favor del que fue presidente de Nuevas Generaciones de Madrid a pesar de que la que da nombre a este sector, Esperanza Aguirre, se ha mantenido apartada de la pugna y de dar su opinión respecto a qué candidato prefiere. De hecho, no estará en el congreso extraordinario del 20 y 21 de julio ni en calidad de compromisaria. El ex presidente de baleares José Ramón Bauzá, que fue el primero en amagar con presentarse, aunque finalmente no lo hizo, la quiso “fichar” para la construcción de una corriente liberal en el partido.

Lo cierto es que ambos sectores están chocando en todos los ámbitos donde están condenados a convivir, léase el partido, las juntas locales, el gobierno de la Comunidad y en las alcaldías de todo el territorio.

Son Madrid y Nuevas Generaciones la auténtica fuerza de Casado, que, a decir de uno de los candidatos con pocas posibilidades de ganar esta pugna, se debilita conforme se aleja del centro geográfico de España, en muy buena medida, aducen, porque tiene menos grado de conocimiento que Cospedal y Sáenz de Santamaría. Los dos años que ha estado al frente de la portavocía del PP, no parecen haberle dado tanta proyección en el conjunto de España como a sus dos principales adversarias.