PolíticaPODEMOS

Teresa Rodríguez critica a quienes “señalan a personas por sus ideas”: “Como los nazis”

La líder de Podemos Andalucía, en plena campaña de primarias, se revuelve ante las acusaciones de la dirección de querer "romper" el partido

logo
Teresa Rodríguez critica a quienes “señalan a personas por sus ideas”: “Como los nazis”

Antonio Maíllo, coordinador general de IU, y Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos Andalucía. E.I.

Resumen:

Las primarias en Podemos Andalucía avivan la tensión entre Teresa Rodríguez y la dirección de Pablo Iglesias, en plena fase de votación que culmina el próximo lunes. La dirigente de la corriente Anticapitalista ha censurado la postura de la dirección de Podemos, que acusa a Rodríguez de tener un “proyecto rupturista” que mira sólo por los intereses de la corriente anticapitalista. Unas críticas que la secretaria general del partido ha comparado directamente con el nazismo.

El episodio ha tenido lugar en un encuentro digital que Rodríguez ha mantenido con sus simpatizantes, donde sus seguidores volcaban sus dudas a través de un post de Facebook. Las cuestiones han ido, en su mayoría, dirigidas a aclarar la relación del partido con la confluencia Adelante Andalucía creada con Izquierda Unida, después de que el propio secretario de Organización Pablo Echenique mostrara sus dudas sobre el futuro de la federación andaluza.

Rodríguez se sacudía de estas críticas señalando que “en mi candidatura más de dos tercios son personas que no pertenecen a ninguna corriente”, y cargaba contra las acusaciones del oficialimo y comparándolas con el razonamiento del movimiento de Adolf Hitler.

“Agitar el “fantasma anticapitalista” señalando con el dedo a las personas por sus ideas es propio de personas intolerantes con la diversidad”, comenzaba. “Es como cuando los nazis consiguieron que “judio” fuera en sí mismo un insulto. Pues yo soy “judía”, anticapitalista, feminista, ecologista, sindicalista…”

Las primarias en Podemos Andalucía se recrudecen en plena fase de votación y sólo unas horas antes del debate que se celebrará este viernes a las 12 horas en Sevilla, que enfrentará a la actual líder de la federación andaluza, Teresa Rodríguez, y la diputada afín a la dirección, Isabel Franco. Las tensiones entre la cúpula del partido y Rodríguez se han puesto de manifiesto en las últimas semanas, con múltiples acusaciones cruzadas. La última ha llegado este jueves por la tarde, cuando la dirigente ha censurado el discurso de defendido por el sector oficialista, que le acusaba de tener un “proyecto rupturista” con Podemos por estar dominado por la corriente anticapitalista. Unas críticas que la secretaria general del partido y líder de los llamados ‘anticapis’ ha cuestionado llegando a compararlo con la lógica nazi que “señala a personas por sus ideas”. La diputada autonómica ha matizado después sus palabras, ha negado que se refiriera a la dirección del partido y ha defendido que se refería a “al torrente de insultos de todo tipo que he recibido en redes en estos días”, provenientes “de personas que no comparten nuestra organización”.

El episodio ha tenido lugar en un encuentro digital que Rodríguez ha mantenido con sus simpatizantes. La líder de Podemos Andalucía anunciaba a sus seguidores que podían enviar mensajes planteando cualquier duda respecto a su candidatura en las primarias, al tiempo en que se comprometía a responder a “todos” los mensajes. Las cuestiones planteadas a través de un post de Facebook han ido, en su mayoría, dirigidas a aclarar la relación del partido con la confluencia Adelante Andalucía creada con Izquierda Unida, después de que el propio secretario de Organización Pablo Echenique mostrara sus dudas sobre el futuro de la federación andaluza.

Los choques entre Andalucía y la dirección de Madrid se vienen sucediendo desde el pasado mayo, cuando el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, perteneciente a la corriente anticapitalista, cuestionó la compra del chalet de lujo de Pablo Iglesias y de Irene Montero y reivindicara su “pisito de currante“. En aquel momento, el propio Iglesias echó en cara al dirigente todas sus polémicas y le recordó que su corriente se había situado “fuera de Podemos” en algunos de sus planteamientos, en lo que era una advertencia en toda regla. Desde entonces las tensiones han ido en aumento; la dirigente llegó a acusar a Echenique de fabricar un documento falso con presuntos planes de ruptura para “destrozarles”; y las diferencias han terminado por concretarse en las dos candidaturas que se enfrentan en las primarias andaluzas, además del posicionamiento claro de los miembros de la dirección en favor de Franco, la alternativa a Rodríguez.

Este jueves la líder andaluza trataba de defenderse de las acusaciones salidas de la cúpula de Podemos de querer “romper” con Podemos, y en uno de los comentarios que vertía en las redes se mostraba tajante, aclarando que la confluencia con otras organizaciones “se votó en consulta a inscritos convocada por estatal”, y advirtiendo de que el nombre de Podemos aparecería en el registro de la coalición electoral, tal como se votó. “No es un ‘nuevo partido'”, zanjaba la dirigente, “es la confluencia en Andalucía cuya forma jurídica es una coalición electoral. Y yastá“. “Por enésima vez, Podemos va a estar en el nombre de la confluencia que tendrá forma jurídica de coalición electoral tal y como votaron l@s inscrit@s y yo también deseo”.

Sin embargo, el comentario más polémico respondía a un inscrito que señalaba que “el único argumento por parte de los detractores para justificar y apoyar una nueva candidata [Isabel Franco], es que no se acata el mandato de los y las inscritas de llevar el nombre de Podemos para las elecciones, ¿podrías aclararlo de una vez por todas por favor?”, preguntaba. A esta cuestión, Rodríguez se sacudía de las críticas alegando que “en mi candidatura más de dos tercios son personas que no pertenecen a ninguna corriente”, advertía, al tiempo que señalaba que todos estos sectores deben “convivir sanamente en Podemos”.

Además, señalaba que había personas vinculados a la corriente errejonista, y cargaba contra las acusaciones que en los  últimos días han salido del oficialismo. “Agitar el “fantasma anticapitalista” señalando con el dedo a las personas por sus ideas es propio de personas intolerantes con la diversidad”, comenzaba la dirigente. “Es como cuando los nazis consiguieron que “judío” fuera en sí mismo un insulto. Pues yo soy “judía”, anticapitalista, feminista, ecologista, sindicalista…y todas esas identidades emancipatorias las traje a Podemos con la intención de dar lo mejor de mí lealmente a este proyecto común que es Podemos”. Una vez lanzado este planteamiento, Rodríguez se despedía del comentarista: “Debatamos, pero sin bulos”.

Tras el episodio, Isabel Franco amagó con no acudir al debate con Rodríguez apelando al “discurso del odio” de la dirigente,  que matizó sus palabras a través de las redes. “No se hace ninguna referencia a “la dirección” ni siquiera a tu candidatura, me refiero al torrente de insultos de todo tipo que he recibido en redes en estos días”. “No sé dónde entiendes que llamo nazi a nadie de Podemos, los insultos que me han llegado han sido seguro de personas que no comparten nuestra organización. La gente se merece que nos demos la cara mañana y hablemos de las cosas que importan, del futuro de nuestra tierra”. Este viernes por la mañana, Franco aceptaba las explicaciones y confirmaba su asistencia al debate.