PolíticaPODEMOS

Teresa Rodríguez acusa a Echenique de crear un documento falso para difamarla: “Has sido tú”

"No disimules", le dice Teresa Rodríguez a Pablo Echenique: "Es muy brutal". "Estáis sobrepasando líneas rojas a una velocidad acojonante"

logo
Teresa Rodríguez acusa a Echenique de crear un documento falso para difamarla: “Has sido tú”
Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias saludando.

E.I.

Resumen:

Teresa Rodríguez, líder de Podemos Andalucía y referencia de la corriente Anticapitalista, acusa al secretario de Organización del partido, Pablo Echenique, de crear un documento falso para desacreditar a su sector.

La dirigente andaluza ha publicado por error en la red social Twitter una conversación con Echenique, a quien le acusa sin titubear de fabricar un informe que le acusaba de querer romper con Podemos.

“Me acaban de decir que el documento inventado lo estás tratando de colocar tú mismo”, escribe Rodríguez a Echenique. “Y yo no me lo creo. No me lo puedo creer. Te lo juro”. “Es que muy brutal”.

Teresa Rodríguez, líder de Podemos Andalucía y referencia de la corriente Anticapitalista, acusa al secretario de Organización del partido, Pablo Echenique, de crear un documento falso para desacreditar a su sector, que en las últimas semanas ha cuestionado la actuación de Pablo Iglesias y de Irene Montero tras la compra de su chalet, por la que convocaron una consulta para ratificarse en su liderazgo. La dirigente andaluza ha publicado por error en la red social Twitter una conversación con Echenique, a quien le acusa sin titubear de fabricar un informe que le acusaba de querer romper con Podemos. El tuit, con imágenes de la conversación, ha sido eliminado minutos después.

“No disimules”, le dice Teresa Rodríguez a Echenique: “Es muy brutal”

“Me acaban de decir que el documento inventado lo estás tratando de colocar tú mismo”, escribe Rodríguez a Echenique. “Y yo no me lo creo. No me lo puedo creer. Te lo juro”. El secretario de Organización se muestra ajeno a la polémica. “¿Lo tienes?”, le pregunta, sublevando a Rodríguez. “No disimules”, le dice la dirigente. “Me lo ha dicho un medio tío”. “Es que muy brutal”, le reprende enfadada la líder andaluza. “Me imaginaba a Juanma, no sé, igual son prejuicios”, señala Rodríguez, en referencia a Juan Manuel del Olmo, el secretario de Comunicación de Podemos que desde febrero del año pasado ha impuesto un fuerte control sobre la relación de sus dirigentes con la prensa, creando incluso un protocolo por el que se multa incluso a los diputados que no cumplan dichos criterios. “Pero eres tú”, le espeta la dirigente a Echenique.

El secretario de Organización trata de zafarse de las acusaciones con el argumento de que “a mí también me dicen cosas y no me las creo”. “Te he llamado porque no me lo creo”, responde Rodríguez al número tres de Podemos. “Es que no se va a quedar en cuatro medios digitales, que nos va a reventar. Pablo, que estáis sobrepasando líneas rojas con una velocidad acojonante. Que la fuente no es cuestionable Pablo”

El documento interno se filtró a algunos medios horas después del desafío lanzado por el sector anticapitalista tras la polémica del chalet. Un informe que la líder de Podemos Andalucía tuvo que desmentir en un mensaje enviado al Consejo Ciudadano Estatal donde mostró su compromiso con el partido y avisó de que estaba circulando un documento “prefabricado” para dañarles. “Os escribo para advertiros de una información de la que tuvimos conocimiento ayer a través de un periodista que trataba de contrastar la fuente. Alguien está enviando un documento, fabricado en su totalidad, falso desde el principio hasta el final”, escribió Rodríguez.

En dicho informe se acusaba a Podemos Andalucía de “urdir” un plan para desligarse del partido de Iglesias y fundar otro propio. La diputada andaluza tachó el texto de “una burda fabricación” para alimentar “la batalla interna” en “un momento político crucial”. Las tensiones entre el sector anticapitalista se iniciaron con las críticas del alcalde de Cádiz, José María González Kichi, pareja de Teresa Rodríguez, que defendió su “pisito de currante” y que en una carta a Juan Carlos Monedero pidió “no equivocarnos de bando“.

La corriente anticapitalista, además, es la única que puso en cuestión el plebiscito convocado por Iglesias y Montero. Unas críticas que no cayeron en saco roto y que tuvieron la contestación del propio secretario general de Podemos, que echó en cara al gaditano todas sus afrentas y que avisó a Anticapitalistas enseñándoles la puerta de Podemos. Tras la consulta, que demostró el poder menguante de Iglesias con un tercio de los votantes pidiendo su dimisión, esta misma corriente pidió a los dirigentes “reflexión” sobre este punto, aunque la única respuesta de los líderes fue replicar “que se equivocaron quienes dijeron que no había que hacer la consulta”, según dijo Montero en rueda de prensa.

El sector liderado por Miguel Urbán y Teresa Rodríguez es la única disidencia interna del oficialismo de Pablo Iglesias, que después de Vistalegre 2 laminó a la corriente errejonista, ya sin fuerza interna. Ahora el sector ‘anticapi’ sufre ya las consecuencias del desafío por parte del oficialismo. Iglesias impuso un control férreo en Podemos tras la Asamblea Ciudadana Estatal, prohibiendo la crítica pública y castigando con purgas cualquier cuestionamiento interno, tal como ocurrió con la cofundadora del partido Carolina Bescansa, hoy caída en desgracia. Ya en plena crisis catalana, Iglesias situó las posiciones de este sector “fuera de Podemos” y meses más tarde la dirección madrileña de Ramón Espinar, afín a Iglesias, expulsó a los ‘anticapis’ de su ejecutiva, con quienes había pactado para tener mayoría. El dirigente cambió antes el reglamento añadiendo más consejeros para tener mayoría sin necesidad del sector crítico.