Impredecible y siempre sorprendente. Después de lanzar una bomba verbal en las páginas del Sun contra la primera ministra británica, Theresa May, por su forma de plantear el acuerdo post Brexit, Donald Trump se ha rendido a sus encantos. En la rueda de  prensa conjunta, tras pasar la jornada matinal en Chequers, Trump ha elogiado el talento negociador de May, que seguro que logrará un buen acuerdo con la UE, a su juicio. A cambio May se ha mostrado convencida de que el presidente de EEUU afrontará la cumbre del lunes con el líder ruso, Vladimir Putin, desde «una posición de fuerza».

«Cuando observas lo que hemos hecho en relación con Rusia, garantizo a que sea quien sea quien esté en Rusia, dirá: ‘Oh, Dios mío. Ojalá no hubiera ganado Trump», declaró el presidente de EEUU en los jardines de Chequers. May recordó que efectivamente EEUU respondió como el Reino Unido esperaba en la crisis de los espías, cuando tuvo lugar la mayor expulsión de diplomáticos europeos, estadounidenses y rusos desde hace décadas. Fue la respuesta a la supuesta intervención del Kremlin en el envenenamiento con el agente químico Novichok del ex espía Skripal y su hija Yulia.

«Lo importante del encuentro con Putin es que Trump muestra su posición de fuerza y transmita la unidad que se ha logrado en la OTAN», declaró May, a quien el presidente de EEUU no dejó de elogiar por su papel de anfitriona y por su inteligencia política.

«He pasado con ella más tiempo que nunca antes y me he dado cuenta de que es mejor contar con ella como amiga», llegó a bromear Trump, quien culpó a The Sun, propiedad del Brexiter Rupert Murdoch, de que no destacaran sus elogios a May. «Siempre fake news«, añadió. Asimismo se negó a dar la palabra a la CNN, a quien acusó de generar noticias falsas sobre él continuamente.

May termina una semana de infarto que comenzó con la dimisión de su ministro del Brexit, David Davis, a quien siguió el titular de Exteriores, Boris Johnson. Es la primera rueda de prensa que celebran May y Trump desde enero de 2017. La primera ministra británica fue la primera mandataria extranjera en visitar al 45 presidente de EEUU tras ser elegido en noviembre de 2016.

Hemos dejado a la OTAN con más dinero y más unidad… No creo que a Putin le haga feliz eso», dice Trump

«Hemos dejado a la OTAN con más dinero, más unidad y un espíritu renovado.  Mucho mejor que nunca antes. No estaban cumpliendo con sus compromisos. En Rusia habrían deseado que no hubiera ganado. Hemos sido muy duros con Rusia. No creo que a Putin le haga feliz esto», subrayó Trump.

El presidente se refirió a lo incómodo que resulta que siempre sospechen de que es filorruso por las investigaciones sobre la injerencia en las elecciones. «Nos hemos visto solo dos o tres veces. Si la relación es buena, será mejor para todos», añadió. En la cumbre hablarán, según el presidente de EEUU, sobre Siria, Oriente Medio, y en especial, le interesa la proliferación nuclear. «Será un sueño pero me gustaría que todos renunciáramos a las armas nucleares», aseguró.

En relación con la anexión de Crimea por parte de Rusia, se hizo el escurridizo. Le echó la culpa a Obama de que sucediera. «Veremos qué pasa ahora», aseguró Trump, y pidió confianza, «dada la gran cantidad de cuestiones que he resuelto».

Trump toma el té hoy viernes con la reina y después se desplaza a Escocia, de donde procedía su madre. Descansará y se dedicará a jugar al golf antes de su encuentro el lunes con Putin en Helsinki. Trump se ha mantenido alejado de la capital en su visita para no coincidir con las protestas en la capital, donde el viernes se ha lanzado al aire un globo gigante a modo de un Donald Trump bebé.

Donald Trump como un globo gigante en las protestas de Londres.

Un globo con la imagen de Donald Trump como si fuera un bebé fue la estrella de las protestas. EFE

Sobre el Brexit, que ya recordó que estaba convencido en junio de 2016 que sucedería, dijo que había dado algunas sugerencias a May. «Cuando concluya el Brexit, el Reino Unido dejará o no la UE, lo que importa es que tenemos una gran oportunidad de tener un buen acuerdo comercial», indicó Trump. Acusó a la Unión Europea de «aprovecharse de EEUU en términos comerciales». «No tenemos un acuerdo justo, si siguen así, pagarán el precio», añadió Trump.

La primera ministra británica remarcó que el acuerdo que ha planteado en el Libro Blanco en el que se fija la futura relación comercial con la UE permitirá al Reino Unido ser independiente a la hora de negociar acuerdos con otros países, como con EEUU.  «El acuerdo que hemos puesto sobre la mesa se basa en lo que dijo el pueblo británico. Dejaremos la UE el 29 de marzo de 2019. Dejaremos de pagar, de atender la justicia europea, no habrá libertad de movimientos y tendremos libertad para establecer acuerdos comerciales», dijo May.

El Brexit sucedió por la inmigración y yo también gané por la inmigración», mantiene Donald Trump

Trump insistió en su versión de que el Brexit se debe fundamentalmente a la inmigración. «Yo también gané fundamentalmente por esta razón», afirmó. A la vez relacionó directamente la inmigración con el terrorismo y los problemas de seguridad. «La inmigración es muy mala para Europa. Es una situación muy dura. Hemos visto los ataques terroristas. Está cambiando la cultura y es muy malo para Europa. Tengo una relación muy buena con Angela. Deben protegerse mejor. Mira lo que está pasando. No es bueno para Europa ni para nuestro país», remarcó mientras May miraba al tendido.

La primera ministra británica se desmarcó claramente de esta versión y dejó claro lo mucho que debía el Reino Unido a la inmigración. «El Reino Unido tiene una historia orgullosa de quienes han venido a trabajar o a refugiarse. Han contribuido a nuestra sociedad y nuestra economía. Pero hemos de controlar quién viene a nuestro país. Lo hemos hecho y lo seguiremos haciéndolo».

En un encuentro con los medios, el embajador británico en España, Simon Manley, aseguraba que son muchas las causas del Brexit, que darían para varias investigaciones. Manley remarcó que el Libro Blanco permite una relación «clara, ambiciosa y pragmática» entre el Reino Unido y la UE.

Tras un arranque tumultuoso, Trump calificó la relación entre Estados Unidos y el Reino Unido como «del nivel más alto que pueda concebirse». De hecho, reconoció que «pueden duplicarse o triplicarse nuestros intercambios comerciales». El presidente está deseoso de aprovechar la salida del Reino Unido de la UE para mejorar sus relaciones comerciales con EEUU y para el Reino Unido es un arma en la mesa de negociación con Bruselas.