Política RENOVACIÓN RTVE

El fiasco de RTVE abre grietas entre PSOE y Podemos, obligados a negociar de nuevo

Crecen las tensiones entre ambos partidos, con recelos y acusaciones cruzadas tras el fracaso del plan de renovación de RTVE

logo
El fiasco de RTVE abre grietas entre PSOE y Podemos, obligados a negociar de nuevo

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

Las sospechas de Podemos que se dirigían hacia el Partido Socialista tras la fallida votación para renovar la cúpula de RTVE son una piedra más en la relación entre ambos partidos, que en las últimas semanas se ha vuelto tortuosa precisamente por la crisis abierta a raíz del reparto de puestos para la dirección del ente público. La falta de confianza y los recelos mutuos llevaron este lunes a una situación casi surrealista en el Congreso, donde ambos partidos, aliados estratégicos en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, no sólo diferían en sus versiones de lo ocurrido, sino que se lanzaban dardos velados. Mientras Podemos afirmaba sin ambages que el supuesto error no era fruto de la casualidad, desde el PSOE desechaban cualquier tipo de “conspiración” al respecto y aseguraban que se trataba de “un error humano que todos lamentamos”. Tras el fiasco parlamentario, el Gobierno tendrá que proponer a un administrador único que supla al actual Consejo de Administración de RTVE, "una persona propuesta por el Gobierno sin el apoyo de los consejeros propuestos por Podemos”, advertía este lunes la diputada morada Noelia Vera, que adelantaba que ahora tendrán que volver a negociar para determinar el nombre.

«Unidos Podemos no ha sido, pregúntenle a los demás grupos parlamentarios, que nosotros también lo haremos». La contundencia de Noelia Vera, la diputada de Unidos Podemos encargada de las negociaciones para la renovación de RTVE, tenía tintes de sospecha este lunes tarde, minutos después de que fracasara en el Congreso,  y por un voto, el plan pactado con el PSOE para repartirse los puestos del Consejo Administrativo de Radiotelevisión Española. “Sospechamos que quizá alguien no tiene demasiado a interés en que esta dirección transitoria se ponga a trabajar de forma definitiva. Las casualidades no suelen existir».

Las acusaciones veladas de Podemos hacia el Partido Socialista son una piedra más en la relación entre ambos partidos, que en las últimas semanas se ha vuelto tortuosa precisamente por la crisis abierta a raíz del reparto de puestos para la dirección de RTVE. La falta de confianza y los recelos mutuos llevaron este lunes a una situación casi surrealista en el Congreso, donde PSOE y Podemos, aliados estratégicos en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, no sólo diferían en sus versiones de lo ocurrido, sino que se lanzaban dardos velados. Mientras los de Iglesias afirmaban sin ambages que el supuesto error no era fruto de la casualidad, los socialistas desechaban cualquier tipo de “conspiración” al respecto y aseguraban que se trataba de “un error humano que todos lamentamos”.

En  Podemos reconocen que existen varias teorías que explicarían los hechos, pero todas ellas basadas en la especulación, por lo que no se atreven a dirigir sus críticas directamente hacia el partido de Gobierno. Sin embargo, el simple malestar mostrado públicamente por Podemos y el lanzamiento de sospechas al aire ya dibuja un panorama hostil y marcado por la desconfianza. Un panorama que, además, podría empeorar, puesto que están condenados a entenderse para el próximo paso en la renovación de RTVE tras el fracaso en las votaciones.

Tras el fiasco parlamentario, el Gobierno tendrá que proponer a un administrador único que supla al actual Consejo de Administración de RTVE. “Si hay un administrador único, sería una persona propuesta por el Gobierno sin el apoyo de los consejeros propuestos por Podemos”, destacaba Vera, que reconocía así la delicada posición en que se queda Podemos en esta nueva escena. «Esto cambia el escenario por completo», señalan fuentes de la formación, que dan por roto el acuerdo sellado con los socialistas y se abren a unas nuevas negociaciones para determinar al nuevo administrador único.

Nuevas negociaciones PSOE-Podemos

La posición de debilidad de los de Pablo Iglesias recude su capacidad de negociación en este punto. El candidato propuesto por el PSOE que hasta este lunes estaba llamado a presidir RTVE, Tomás Fernando Flórez, no gustó en Podemos, que sólo aceptó este nombre a cambio de la mitad de los puestos de dirección. Ahora podría quedarse sin los puestos de dirección y con un administrador único no deseado. En caso de que Sánchez insistiera en situar a Fernando Flórez al frente del ente, esta vez como responsable único, Podemos tendría serias dificultades para negarse.

En las últimas semanas Podemos ha defendido a capa y espada la “necesidad urgente y democrática” de renovar “cuanto antes” la cúpula de Radio Televisión Española. Este mismo lunes, Vera defendía que “lo prioritario es cortar con la situación de emergencia que se vive en RTVE: una situación totalmente infame a los que se someten los trabajadores de la casa”. Este argumento les podría ahora suponer un problema a la hora de justificar un posible rechazo al candidato elegido por el PSOE.

Con este giro imprevisto, Pedro Sánchez ve aumentada su capacidad de negociación en este asunto y, a la espera del informe de los letrados, tendrá más margen para elegir al nuevo administrador único de RTVE con la certeza de que Podemos no está en disposición de negarse. Un nuevo escenario que, si bien no favorece ni a PSOE ni a Podemos, deja a los socialistas en un punto algo mejor que a su socio preferente.