Antes y durante el homenaje a las víctimas del atentado terrorista del pasado 17 de agosto aparecieron en Barcelona pancartas contra el Rey. Pero no son las únicas. Esta vez no se trata de pancartas, sino de una marquesina de autobús en la plaza de Urquinaona, cerca de la Plaza de Cataluña y en el centro de la ciudad condal.

Como relata El Español, en el cartel aparece una soga amarilla -en una deformación del habitual lazo- junto al siguiente mensaje: «Si vivimos, vivimos para pisar las cabezas de los reyes», en referencia a un extracto de la obra Enrique IV de William Shakespeare.

La marquesina es propiedad de empresas privadas y por tanto las imágenes y mensajes que se instalan en ellas son de su responsabilidad, pero a su vez están subcontratadas por el Ayuntamiento de Barcelona.

Estas nuevas injurias a la corona se unen a las pancartas que pudieron verse en Barcelona coincidiendo con la visita de los reyes en el aniversario de los atentados del 17-A. En una de ellas, aparecía Felipe VI boca abajo con un mensaje: «El rey español no es bienvenido en los Países Catalanes». En la otra defendían la libertad de los políticos independentistas encarcelados.

El presidente de Cataluña, Quim Torra, aseguró entonces al respecto que su Gobierno estaba «comprometido con la libertad de expresión hasta las últimas consecuencias».

Con el nuevo cartel de la Plaza de Urquinaona se abre un capítulo más del conflicto entre partidarios y detractores de los lazos amarillos en la región, un asunto que llegará a la Junta de Seguridad de Cataluña según anunció la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, este mismo miércoles.