Política

Rivera y Arrimadas retiran lazos amarillos en las calles de Alella (Barcelona)

logo
Rivera y Arrimadas retiran lazos amarillos en las calles de Alella (Barcelona)
Arrimadas y Rivera retiran lazos amarillos de Alella (Barcelona).

Arrimadas y Rivera retiran lazos amarillos de Alella (Barcelona). EFE

Resumen:

Albert Rivera e Inés Arrimadas se suman a la campaña de retirada de lazos amarillos. Este miércoles se han lanzado a las calles del municipio de Alella (Barcelona), donde tras criticar la inacción del Gobierno y la Generalitat, han empezado a arrancar estos lazos de la vía pública. No obstante, minutos después de que los dos líderes políticos retiraran los lazos, varios ciudadanos han vuelto a colocarlos en el mismo lugar.

Esta mañana la líder de Ciudadanos en Cataluña y portavoz nacional, Inés Arrimadas, ha arremetido contra el Govern por no cumplir con la «obligación» de retirar lazos amarillos para garantizar la neutralidad del espacio público, y ha denunciado la existencia de «actos de violencia«.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Arrimadas ha afirmado que los ciudadanos no tendrían que retirar símbolos independentistas del espacio público, sino que deberían hacerlo las administraciones, ya que éstas tienen la «obligación de mantener la neutralidad». En este contexto, la jefa de la oposición en el Parlament ha criticado que el Govern no cumpla con esta «obligación de mantener la neutralidad», mientras el ejecutivo «mira hacia otro lado».

Preguntada si cree que hay una «situación de violencia» en Cataluña, ha contestado: «Yo no generalizaría, pero sí hay actos de violencia que hay que condenar (…) Esto no se puede negar». Arrimadas ha considerado que estos «actos puntuales de violencia son muy preocupantes» y, por ello, ha reclamado «reconducir» la situación.

La dirigente de Ciudadanos ha opinado que la exhibición de lazos amarillos en espacios públicos e instituciones es un «ataque a la libertad de los que no piensan igual», y cree que la simbología independentista en general tiene una «intencionalidad de exclusión» de los constitucionalistas. «No se puede patrimonializar el espacio público. No se puede convertir Cataluña en un espacio solo para los independentistas», ha puntualizado.

«Menos cartas y más acciones»

Por su parte, Albert Rivera ha demandado el Gobierno de Sánchez «menos cartas y más acciones».  Al ser preguntado por la carta que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, remitió este martes al consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, en la que afirma que la seguridad pública, de acuerdo a la legislación, es competencia exlusiva del Estado, Albert Rivera ha defendido que «lo que tiene que hacer el Gobierno» es, en su opinión, retirar los símbolos independentistas.

Considera que, hasta que no se quiten los lazos amarillos de los espacios públicos, «no se recuperará la convivencia en Cataluña» y es por ello por lo que ha instado al Ejecutivo central a actuar para que no lo hagan los independentistas.

«No puedo compartir que me ocupes el espacio público porque es mío y es de todos los españoles. A mí ni se me ocurriría para imponer mis ideas llenar todas las plazas de símbolos de Ciudadanos», ha agregado el líder ‘naranja’.

Según ha asegurado, existe una sentencia de julio que dice que los ayuntamientos tienen que retirar las banderas separatistas. «No puede haber una bandera de un partido porque si no, estamos rompiendo las reglas de la democracia», ha aseverado.

Por otra parte, Rivera ha afirmado que España es el país «más democrático del mundo», ya que considera que la existencia de los partidos independentistas supone «un ejemplo de pluralidad absoluta».