PolíticaSONDEO EL INDEPENDIENTE / PRENSA IBÉRICA

La polémica por su tesis no le pasa factura a Pedro Sánchez en el electorado de izquierdas

logo
La polémica por su tesis no le pasa factura a Pedro Sánchez en el electorado de izquierdas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Resumen:

Solo una cuarta parte de los votantes de PSOE y Unidos Podemos creen que las acusaciones de plagio y de amiguismo en el tribunal del doctorado afectan a la credibilidad del presidente del Gobierno.

Un 67,7% de los encuestados que se sitúan en el espectro político de la izquierda aseguran que el caso de su tesis no le resta confianza para el desempeño del cargo.

Hace apenas cinco meses, Sánchez parecía electoralmente desahuciado. El barómetro del CIS del mes de abril, elaborado en pleno estallido del caso del máster de Cristina Cifuentes, situaba a Ciudadanos como segunda fuerza del país y aseguraba que el electorado del PSOE le daba la espalda al entonces jefe de la oposición.

La controversia en torno a la tesis del presidente del Gobierno no le pasa factura electoral a Pedro Sánchez. Solo una cuarta parte de los votantes de PSOE y Unidos Podemos creen que las acusaciones de plagio y de amiguismo en el tribunal del doctorado menoscaban la credibilidad del también secretario general del PSOE, según el barómetro de septiembre realizado por el Instituto DYM para El Independiente y Prensa Ibérica.

La encuesta, realizada entre el 17 y el 19 de septiembre, una semana después de las primeras informaciones que acusaban a Sánchez de plagiar en su tesis doctoral sobre diplomacia económica, revela que la sociedad española se divide casi por la mitad a la hora de valorar si el presidente ha mentido respecto a su trabajo académico. El 45,4% de los entrevistados opina que Pedro Sánchez no ha perdido credibilidad tras la polémica sobre su tesis doctoral frente a un 44,5% que considera lo contrario.

Ese equilibrio de pareceres se rompe entre el electorado de izquierdas. Un 67,7% de los encuestados que se sitúan en el espectro político de la izquierda muestra su apoyo al presidente del Gobierno y asegura que el caso de su tesis no le resta confianza para el desempeño del cargo. Por el contrario, los entrevistados que se autoposicionan en el centro-izquierda se muestran más críticos con el jefe del Ejecutivo. Un 49,2% asegura que Sánchez sale tocado de la controversia sobre su tesis y que sí le resta credibilidad. Ese reproche aumenta en el centro político con un 59,4% de españoles que creen que Pedro Sánchez es menos fiable tras conocer las dudas sobre su trabajo académico. Ya en el centro-derecha, crece hasta el 71% el electorado que desconfía abiertamente del presidente del Gobierno.

Precisamente como jefe del Ejecutivo, la valoración de Pedro Sánchez se encuentra muy en línea con la de su Gobierno. Solo el 17,4% de los entrevistados valoran “bien” a Pedro Sánchez frente a una mayoría de entrevistados que se muestran críticos con su labor: un 39,5% la califican como “regular” y un 39,5% no dudan a la hora de considerarla “mal”. Por el contrario, la estimación del presidente es significativamente superior a la valoración de su Gobierno entre los votantes del PSOE. Un 42,7% de los que aseguran haber votado socialista asegura que es buena, mientras que sólo un 25,8% le otorga esa misma consideración al Gobierno.

Hace apenas cinco meses, Sánchez parecía electoralmente desahuciado. El barómetro del CIS del mes de abril, elaborado en pleno estallido del caso del máster de Cristina Cifuentes, situaba a Ciudadanos como segunda fuerza del país y aseguraba que el electorado del PSOE le daba la espalda al secretario general del partido. Los que se declaraban votantes del PSOE otorgaban una nota media de 5,69 a Pedro Sánchez, la más baja de todos los líderes políticos entre su electorado, por debajo del 6,13 logrado por Albert Rivera entre los votantes de Ciudadanos; el 5,94 que se apuntaba Mariano Rajoy y el 5,85 de Pablo Iglesias.

El secretario general del PSOE sólo conseguía “mucha confianza” de un 7% de su electorado, junto al 32% que le otorgaba “bastante confianza”. Por el contrario, el 47% de sus votantes le declaraba “poca confianza” y un 12,9% aseguraba que no le tenía “ninguna”. Es decir, un 60% de su electorado desconfíaba de Pedro Sánchez.

Esa impopularidad no se reducía a sus votantes, ya que a la pregunta sin el recuerdo de voto, el líder socialista obtenían aún peor puntuación que el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Un 85,5% de los encuestados aseguraban que el secretario general del PSOE les inspiraba poca o ninguna confianza, por debajo del presidente del Gobierno, que registraba el rechazo del 82,1% de los entrevistados.

El Centro de Investigaciones Sociológicas también preguntaba por la labor política del PSOE en la oposición. Un 60% la consideraba mala o muy mala, y un 31% cree que estaba siendo “regular”. Sólo un 4,8 la calificaba de buena o muy buena. El rechazo que generaba entonces la acción del PSOE era incluso superior al mostrado hacia la gestión del Gobierno del PP, que era censurada por un 59,3% de los españoles. Un 9,4% la consideraba buena y muy buena mientras que un 29,6% la calificaba de “regular”.

Todo eso cambió a partir de la moción de censura. Incluso en las peores crisis del nuevo Gobierno, como la sufrida por las sospechas sobre la tesis del presidente, su gabinete ha logrado darle la vuelta a la situación y convertir la debilidad de Sánchez en un motivo para consolidarlo ante su electorado.

La semana pasada, Sánchez se vio forzado a subir a internet su tesis doctoral y someterla a un escrutinio público que había evitado desde 2012 para que no se cuestionara la calidad de su trabajo académico. Después de que el diario ABC revelase que la tesis contaba con contenido no original, un 13% según Moncloa y un 21% según la empresa propietaria del programa anti-plagio utilizado, el equipo del presidente del Gobierno decidió pasar al contrataque.

Horas después de haber dejado caer a la ministra Carmen Montón por el plagio de casi la mitad de su Trabajo Fin de Máster, en la Moncloa se diseñó una estrategia para convertir la debilidad del presidente en una nueva fortaleza, siguiendo su experiencia en las primarias del PSOE. Al igual que cuando los barones socialistas lo defenestraron, la imagen de un Pedro Sánchez “víctima” de una coalición de poderes fácticos pretende que la crisis por su tesis se resuelva a favor del presidente y lo consolide aún más. Los resultados del barómetro del Instituto DYM muestran que, de momento, la estrategia funciona.

FICHA TÉCNICA

  • Ámbito – Nacional.
  • Universo – Población española de 18 años o más.
  • Recogida de información – Se han utilizado dos modalidades de recogida de información complementarias. Entrevista telefónica asistida de ordenador realizadas a teléfonos fijos y móviles a partir de la selección de numeraciones aleatorias y entrevista online.
  • Tamaño y distribución de la muestra -1.017 entrevistas. Para cada una de las modalidades de recogida de información se han aplicado cuotas específicas de la población representada por cada una de ellas de sexo y edad, actividad laboral, zona geográfica y tamaño de hábitat.
  • Error muestral – Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple y para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas) y en la hipótesis más desfavorable (p=q=50), el margen de error para los datos en el total de la muestra es del ±3,1%.
  • Trabajo de campo – Llevado a cabo por entrevistadores de Dymphone, división de DYM especializada en estudios telefónicos, entre el 17 y 19 de septiembre de 2018.

*Prensa Ibérica es editora de: Diari de Girona, Diario de Ibiza, Diario de Mallorca, Empordà, Faro de Vigo, La Nueva España, Información, La Opinión A Coruña, La Opinión de Málaga, La Opinión de Murcia, La Opinión de Tenerife, La Opinión de Zamora, La Provincia/DLP, Levante-EMV, Mallorca Zeitung, Regió 7 y Superdeporte.