No sólo las grandes empresas del Ibex 35 recurrieron a los servicios del comisario vinculado a las cloacas del Estado José Manuel Villarejo para labores de asesoría o consultoría. También lo hicieron decenas de pequeñas y medianas sociedades mercantiles de distintos sectores del país: alimentación, banca, sector inmobiliario, asesoría legal, energías renovables, construcción, juguetes…

Según la documentación que obra en poder de El Independiente, el antiguo agente encubierto prestó a través de su complejo entramado societario servicios variopintos a empresas como Legalitas Asistencia Legal, Alcampo, Citibank España, Société Générale, Planeta Corporación, Generali, Simba, Persán o Eurofinsa.

Cursos de motivación y trabajo en equipo, labores de asesoramiento jurídico, captación de nuevos negocios, elaboración de argumentario de ventas y jornadas de creatividad son algunos de los conceptos que facturaba el comisario a través de sus empresas Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (Cenyt), Cenyt Consultoría Organizacional SL, Servicios de Investigación y Detección SL y Stuart & Mckenzie SL, bajo la lupa ahora del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción.

Bancos, aseguradoras, constructoras, envasadoras de refrescos y fabricantes de detergentes, en la cartera de clientes de las empresas de Villarejo

Jubilado desde junio de 2016, el policía José Manuel Villarejo está imputado en la Audiencia Nacional en el marco del caso Tándem tras descubrirse que “fue contratado por clientes” para elaborar “informes de inteligencia y dosieres utilizables en el ámbito de luchas personales” valiéndose de la información “confidencial” a la que podía acceder por su “condición policial”. A cambio, el funcionario-empresario recibía “grandes cuantías”, tanto en dinero en efectivo como en pagos “en especie” para él o sus familiares, a través de un complejo entramado societario que también está siendo investigado por la Justicia.

“Proyecto de arquitectura organizacional”

El magistrado Diego de Egea y la Fiscalía Anticorrupción sospechan que Villarejo desempeñó dichos trabajos para lucrarse, desde al menos el año 2012, atesorando una ingente fortuna que los investigadores aún no son capaces de cifrar. El controvertido policía -en prisión preventiva desde hace casi un año acusado de cohecho, blanqueo de capitales y organización criminal, entre otros delitos- compaginó su labor policial con su faceta como empresario, sin tener autorización expresa para hacerlo por parte del Ministerio de Interior. 

Por ejemplo, el comisario emitió en los años 2011, 2012, 2013 y 2014 un total de nueve facturas a Centro de Formación Alcampo SA por valor de 10.812 euros  con el concepto de celebración de cursos de “motivación y trabajo en equipo”.

Factura Cenyt para Alcampo

Factura Cenyt para Centro de Formación Alcampo SA por importe de 2.400 euros.

Por su parte, otra de las entidades financieras que también contrataron a Villarejo son la extinta Citibank y Société Générale. En concreto, la primera entidad pagó un total de 86.757 euros al comisario en los años para gestiones de “investigación  y localización relacionadas con ejecución” de distintas sentencias dictadas por la Audiencia de Madrid desde 2013 a 2015. Por su parte, Société Générale pagó 1.200 euros al hoy imputado por impartir una sesión de “creatividad” el 27 de octubre de 2011.

“Sesión de creatividad”

También Persán SA –empresa familiar andaluza dedicada a la fabricación de detergentes e interproveedor de Mercadona- confió en los servicios del conglomerado empresarial de Villarejo cuando éste estaba aún en activo. Concretamente, la empresa sevillana le pagó en dos meses 200.965 euros, 121.725 euros a Grupo Inmobiliario Cenyt -posteriormente Cenyt Consultoría Organizacional- y otros 97.275 a Stuar % Mckenzie por “asesoramiento y éxito en la captación de nuevos negocios CAPS”. Las transferencias están fechadas entre el 31 de julio y el 26 de septiembre de 2011.

Factura Stuart & Mckenzie para Persan

Factura Stuart & Mckenzie para Persan

Por su parte, el conglomerado Planeta Corporación pagó entre enero y mayo de 2014 un total de 40.000 euros por asesoramiento jurídico a la mercantil Stuart & Mckenzie. A esta misma empresa la contrató Muñoz Lanzas Construcciones Estepona S.L -conocida constructora marbellí- dándole al comisario en junio de 2014 un total de 30.250 euros como provisión de fondos. También lo hizo Seguribérica al pagar por un encargo realizado al líder de Tándem el 5 de abril de 2012 como asesoramiento jurídico 133.100 euros.

Factura ImasD para Citibank

Factura emitida por Servicios de Investigación y Detección SL para Citibank España en 2015.

Igualmente, entre los clientes del polémico comisario jubilado figuran también las envasadoras de Coca Cola Asturbega y Casbega, Grupo Urvasco SA (100.000 euros por “servicios de inteligencia, análisis e investigación relativos al proyecto denominado Earth”), la juguetera Simba (12.000 euros), Eurofinsa (20.000 euros), Inneo Torres SL (36.000 euros) y Energy Resources (15.000 euros).

Clientela en el Ibex 35

Asimismo, otra de las sociedades que contrataron los servicios del hoy preso preventivo fue Legalitas Asistencia Legal SL, que pagó 19.360 euros en 2015 por el servicio y asesoramiento en seguridad para directivos de la sociedad y otros 9.860 euros en otra factura por idéntico concepto. Este medio ha tratado recabar la versión de algunas de las compañías que hicieron negocios con el agente de policía durante los últimos años, pero los intentos han resultado infructuosos.

Junto a las pequeñas y medianas empresas, tal y como desveló El Independiente, Villarejo prestó servicios al menos a cinco compañías que cotizan en el Ibex 35 mientras se encontraba todavía en activo en el Cuerpo Nacional de Policía, facturando su entramado societario por estos trabajos no menos de 5,2 millones de euros entre 2011 y 2017. La lista de clientes ‘VIP’ del comisario la integran los principales bancos de este país, Banco Santander, BBVA y La Caixa, la eléctrica Iberdrola y la petrolera Repsol, entre otros.

Especialmente llamativo es el caso del BBVA que pagó más de cinco millones de euros a Villarejo en cinco años. Tal y como reconoció el propio banco a este medio, Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (Cenyt) -la matriz del conglomerado empresarial controlado por el antiguo agente encubierto- emitió 20 facturas a Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA por importe de 5.005.299,38 euros (sin IVA) entre el 1 de febrero de 2012 y el 1 de abril de 2017.