Política

El marido de Cospedal, sobre los “trabajos puntuales” a Villarejo: “El jefe está de acuerdo”

López del Hierro informó al comisario que Rajoy respaldaba la "línea de actuación" planteada en la reunión secreta mantenida con la entonces 'número dos' del PP en Génova / Según su esposo, Cospedal "le comentó el negocio a su jefe como es normal"

logo
El marido de Cospedal, sobre los “trabajos puntuales” a Villarejo: “El jefe está de acuerdo”
María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, en una junta directiva del PP.

María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, en una junta directiva del PP. EP

Resumen:

El marido de María Dolores de Cospedal, el empresario Ignacio López del Hierro, aseguró al comisario José Manuel Villarejo que el “jefe” de su esposa -en alusión a Mariano Rajoy, entonces presidente del PP- estaba “de acuerdo” en que se le encargaran al policía “trabajos puntuales” en relación con Gürtel.

López del Hierro informó al comisario, en prisión desde hace un año, que Mariano Rajoy respaldaba la “línea de actuación” planteada en la reunión secreta celebrada el 21 de julio de 2009 con la entonces ‘número dos’ del PP en su despacho de Génova 13.

“También [Cospedal] le comentó el negocio a su jefe como es normal”, le dijo el empresario al entonces agente encubierto durante una conversación telefónica mantenida al día siguiente del encuentro a escondidas.

El marido de María Dolores de Cospedal, el empresario Ignacio López del Hierro, aseguró al comisario José Manuel Villarejo que el “jefe” de su esposa -en alusión a Mariano Rajoy, entonces presidente del PP- estaba “de acuerdo” en que se le encargaran al policía “trabajos puntuales” en relación con Gürtel, en aquellas fechas en la fase inicial de investigación. Nueve años después se convirtió en el desencadenante de su salida de La Moncloa tras prosperar la moción de censura promovida por el PSOE.

Fue en el curso de una llamada telefónica que López del Hierro le hizo a Villarejo el 22 de julio de 2009, al día siguiente de la reunión secreta mantenida con De Cospedal en el despacho que ésta tenía en la sede nacional del PP. En ese encuentro, que se prolongó durante hora y media, la número dos del partido y su marido encargaron al comisario la realización de “trabajos puntuales”.

Según la grabación que difunde este martes el portal moncloa.com, Ignacio López del Hierro y José Manuel Villarejo intercambiaron impresiones en aquella llamada telefónica sobre la cita a escondidas del día anterior. Los interlocutores toman precauciones ante la sospecha de que pudieran ser escuchados, lo que les lleva a referirse a De Cospedal como “socio” y a Rajoy como “jefe” de aquélla.

La conversación dura poco más de un minuto y medio y el empresario y el policía se emplazan a hablar en persona el lunes siguiente, cuando López del Hierro le contaría “un tema” del que no anticipa pistas.

 

I.L.D.H.-¿Te gustó nuestro socio [Cospedal]?

V.-Eh, a mí… No sé. Yo [tuve] buena impresión, obviamente. Lo importante es que de alguna manera la estrategia de negocio y tal en el futuro se tenga en cuenta para la toma de decisiones, ¿no? A mí no…

I.L.D.H.-Sí, yo creo que hay un tema, que yo te hablaré el lunes…

V.-Ajá, perfecto.

I.L.D.H.-¿Vale?

V.-Perfecto, y ya lo comentamos y lo analizamos. ¿Qué tal impresión del socio [Cospedal]?

I.L.D.H.-Bien, bien, bien.

V.-Más que nada, coherente un poco con la línea que teníamos prevista, de la posibilidad de expansión y tal.

I.L.D.H.-La suya y luego la de su jefe [Rajoy], que también [Cospedal] le comentó el negocio a su jefe como es normal.

V.-Ah, muy bien y entendió [Rajoy] la cosa, ¿no?

I.L.D.H.-Sí, su jefe está de acuerdo en que se desarrolle esa línea de actuación.

V.-Es que a mí me parece que es lo más coherente. Hombre, procurando dar unos días de margen para que no…

I.L.D.H.-Sí.

V.-…para que no se vea un poco que la estrategia empresarial va por…. Pero yo creo que ése es el criterio más coherente.

I.L.D.H.-Y el lunes yo te…

V.-Me das un toque, hacemos un hueco y nos vemos un ratito breve.

I.L.D.H.-Sí, nos vemos un ratito. Eso es. Sí, señorito.

V.-Perfecto, pues me alegro mucho.

I.L.D.H.-Venga… A ti.

V.-Un abrazo.

I.L.D.H.-Hasta luego. Adiós.

Cuando López del Hierro le dice a Villarejo que el “jefe” de su esposa estaba “de acuerdo en que se desarrolle esa línea de actuación” cabe interpretarse que Mariano Rajoy estaba dando su aprobación a que se le encargaran “trabajos puntuales” al policía en relación con Gürtel, según lo hablado en la reunión secreta celebrada en la tarde del 21 de julio de 2009.

Aquel encuentro a escondidas tuvo lugar cinco meses después de que el juez Baltasar Garzón hubiera desplegado la operación que se saldó con la detención de Francisco Correa y cuando María Dolores de Cospedal llevaba justamente 13 meses como secretaria general del PP. Entonces, José Manuel Villarejo ejercía como agente encubierto del Cuerpo Nacional de Policía.

López del Hierro informó al comisario que Rajoy respaldaba la “línea de actuación” planteada en la reunión secreta con la entonces ‘número dos’

En aquellas fechas, la número dos de Mariano Rajoy en el partido libraba ya una batalla contra Luis Bárcenas, al que se relacionaba ya con la trama de corrupción vinculada a administraciones gobernadas por el PP. Semanas antes, Cospedal había intentado sin éxito que el tesorero dimitiera de su puesto después de que el alto tribunal -tras la exposición razonada elevada por la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM)- se hubiera declarado competente para investigarlo y lo hubiera citado a declarar en calidad de imputado. Bárcenas rechazó en aquel  momento la posibilidad de renunciar por recomendación de su abogado, si bien terminaría haciéndolo a finales de julio.

En la reunión celebrada en la sede de Génova 13 no se concretó ningún encargo a Villarejo. Sí se hizo en el curso de la reunión que López del Hierro y el comisario mantuvieron en una cafetería madrileña el 21 de septiembre de 2009, cuando el empresario planteó al controvertido policía que elaborara un dosier -por lo que sería remunerado- sobre una fundación que Javier Arenas había presidido durante su etapa de secretario general del PP y en la que Bárcenas también ejerció como tesorero: la Fundación de Estudios Europeos.

Ignacio López del Hierro también encargó a Villarejo que investigara a Alejandro Pérez Rubalcaba, hermano del dirigente socialista y entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y a quien en el PP se señalaba como el cerebro tras las filtraciones que afectaban a la trama Gürtel.