“No entiendo por qué apoyamos tanto al sector del taxi si nunca nos van a votar”. La queja de un diputado socialista en el Congreso hace dos semanas, tras la aprobación del Real Decreto Ley que habilita a las comunidades autónomas y los ayuntamientos para regular la circulación de vehículos de turismo con conductor (VTC) frente al taxi, cobra fuerza en la campaña de las elecciones andaluzas, donde el sector ha tomado partido claramente por la coalición formada por Podemos e IU, Adelante Andalucía, frente al PSOE de Susana Díaz.

A pesar de que el Gobierno socialista de Pedro Sánchez facilitó esa salida a los taxistas, el sector reprocha a la secretaria general del PSOE andaluz que sus alcaldes ue no utilizan esa prerrogativa para actuar contra Uber y Cabify en grandes ciudades como Sevilla.

Desde que empezó la campaña, grupos de taxistas se organizan para perseguir a la candidata socialista, Susana Díaz, con el objetivo de forzar al regidor hispalense, Juan Espadas, a acceder a sus reclamaciones. “A reventar los mítines hasta que nos llamen”, advertían el lunes, cuando se congregaron ante el edificio de Canal Sur que acogía el primer debate electoral entre los cuatro principales candidatos.

Esa noche, cuando Susana Díaz y Juanma Moreno fueron abucheados a la llegada al recinto, dirigentes del PSOE andaluz como su secretario de Organización, Juan Cornejo, la secretaria general de Sevilla, Verónica Pérez, y el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, salieron fuera del edificio para intentar acallar las protestas. “Que no nos engañen más”, “no vamos a desistir”, bramaban los taxistas, que anoche cumplieron sus amenazas.

De hecho el PSOE-A tuvo que suspender este jueves por la tarde “por motivos de seguridad” el mitin que tenía previsto en el Teatro Romero de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) por la protesta violenta de unos 40 taxistas. Con el teatro prácticamente lleno y antes de que llegara la presidenta, un grupo de taxistas ha intentado entrar en el lugar del mitin entre gritos y consignas contra la regulación del sector, lo que ha provocado momentos de tensión y que se hayan cerrado las puertas del recinto. Es la primera vez en 36 años de gobierno que el PSOE-A se ve obligado a suspender un mitin por una protesta laboral.

La agresividad del sector hacia el PSOE contrasta con su excelente relación con la coalición formada por Podemos e IU, Adelante Andalucía. Los esfuerzos de Pablo Iglesias por defender al taxi de las grandes plataformas de VTC y el compromiso de Teresa Rodríguez con el sector está dando frutos en la campaña. Los taxistas de Sevilla han llevado publicidad de Adelante Andalucía en sus vehículos y han donado el dinero pagado por la formación, 2.500 euros, a la Fundación Azotea Azul, que promueve un espacio lúdico en la azotea del hospital Virgen del Rocío para los niños ingresados allí.

“O le regalamos completamente nuestro sector del transporte a monopolios con sede en paraísos fiscales o apostamos por cada una de las familias andaluzas del sector del taxi, que pagan sus impuestos aquí y que garantizan el progreso de esta tierra”, aseguró Rodríguez el martes tras acompañar a los taxistas en una concentración en Sevilla, donde mostró su claro y rotundo compromiso con el sector.

La líder de Podemos en Andalucía Teresa agradeció a los taxistas sus movilizaciones porque “las victorias laborales y los derechos sociales ha venido siempre de la mano de huelgas y peleas” y defendió que los taxistas “pelean por su propio medio de vida y en defensa del transporte público y de la fiscalidad de este país”. “O se está con los monopolios o se está con las familias del sector”, concluyó la candidata, que garantizó que Adelante Andalucía está con el sector del taxi frente a “cómo disfrazándolo de economía colaborativa, aplicaciones y nuevas tecnologías se quedan con las viviendas de los centros de las ciudades encareciendo enormemente los alquileres, se quedan por nuestro sector turístico o se quedan con el transporte de productos diciéndole a los trabajadores de Glovo y Deliveroo que son autónomos y teniéndolos sobreexplotados”.

Tras los incidentes en el mitin de Susana Díaz, candidatos como Juanma Moreno (PP) condenaron los hechos mientras que la presidenta pedía que “se depuren responsabilidades” porque “Andalucía y los andaluces no se merecen esto”.