Política

Una magistrada de Málaga, opción de Cs para presidir el Parlamento de Andalucía

María José Torres Cuéllar iba el 2-D de 'número dos' por Málaga, provincia en la que Ciudadanos ha doblado su representación

logo
Una magistrada de Málaga, opción de Cs para presidir el Parlamento de Andalucía
María José Torres Cuéllar (izquierda), junto a la también diputada de Ciudadanos por Málaga Teresa Pardo Reinaldos.

María José Torres Cuéllar (izquierda), junto a la también diputada de Ciudadanos por Málaga Teresa Pardo Reinaldos. CIUDADANOS

Resumen:

Ciudadanos baraja como candidata para presidir el Parlamento de Andalucía en la nueva legislatura a María José Torres Cuéllar, magistrada de la Audiencia de Málaga y ‘número dos’ de la formación naranja por dicha circunscripción en las elecciones autonómicas celebradas el pasado 2 de diciembre.

El pacto de gobierno que negocian PP y Cs se sustenta sobre la base de que los populares alcanzarán la Presidencia de la Junta de Andalucía al haber obtenido cinco diputados más en los comicios y el partido que lidera Juan Marín presidiría la Mesa de la Cámara autonómica.

El presidente de Ciudadanos en Andalucía sería el vicepresidente del Ejecutivo andaluz, donde su formación ocuparía la mitad de las consejerías.

PP y Ciudadanos necesitan para alcanzar la mayoría absoluta a Vox, que exige representación en la Mesa del Parlamento autonómico.

Ciudadanos baraja como candidata para presidir el Parlamento de Andalucía en la nueva legislatura a María José Torres Cuéllar, magistrada de la Audiencia de Málaga y número dos de la formación naranja por dicha circunscripción en las elecciones autonómicas celebradas el pasado 2 de diciembre.

El pacto de gobierno que ya negocian formalmente PP y Cs se sustenta sobre la base de que los populares alcanzarán la Presidencia de la Junta de Andalucía al haber obtenido cinco diputados más en los comicios -fue la segunda fuerza más votada tras el PSOE en los comicios- y el partido que lidera Juan Marín presidiría la Mesa de la Cámara autonómica. El presidente de Ciudadanos en Andalucía sería el vicepresidente del Ejecutivo.

Según ha podido conocer El Independiente, Marín baraja para presidir el Parlamento el nombre de Torres Cuéllar, uno de los cuatro diputados que Ciudadanos ha obtenido en Málaga tras recibir el apoyo de 124.573 electores (19,8 %). Ese resultado supone un incremento de casi el 65 % respecto a los comicios de marzo de 2015, lo que le ha permitido doblar la representación -de 2 a 4 escaños- y recortarle distancia al PP precisamente en la circunscripción por la que se presentaba el líder del PP-A: Juan Manuel Moreno Bonilla.

Magistrada de la Audiencia de Málaga desde 1994, María José Torres Cuéllar es uno de los representantes de la sociedad civil que Albert Rivera ha incluido en las listas con las que su formación concurría a las elecciones que han marcado el fin de la hegemonía socialista tras 36 años de gobierno socialista ininterrumpido. La candidatura por esa provincia la lideraba el ex seleccionador español de baloncesto Javier Imbroda, director del Área de Deportes del Ayuntamiento de Málaga (PP) entre 2011 y 2015 y firme candidato a ocupar una de las cinco consejerías que le correspondan a Cs en el reparto.

María José Torres Cuéllar iba el 2-D de ‘número dos’ por Málaga, provincia en la que Cs ha doblado su representación: de 2 a 4

De ser finalmente la persona propuesta, la jurista Torres Cuéllar se convertiría en la tercera mujer en presidir la Cámara andaluza -tras las socialistas Mar Moreno (2004-2008) y Fuensanta Coves (2008-2012)- y sucedería a Juan Pablo Durán, cabeza de cartel del PSOE por Córdoba en las recientes elecciones autonómicas.

Como detalla el Reglamento del Parlamento andaluz en su artículo 33, los miembros de la Mesa -un presidente, tres vicepresidentes y tres secretarios- se eligen en la sesión constitutiva, fijada en esta ocasión para el próximo 27 de diciembre. Es por ello por lo que PP y CS tratarán de cerrar las bases del acuerdo antes de ese día.

Las negociaciones entre ambos partidos comenzaron formalmente este lunes con una reunión en la que estuvieron presentes representantes de las direcciones nacionales de los dos partidos: Teodoro García Egea y Javier Maroto por el PP y José Miguel Villegas por Ciudadanos. En dicho encuentro no se pusieron nombres encima de la mesa pero se creó una mesa de “negociación programática” para avanzar en las conversaciones, antes de que el próximo lunes vuelvan a sentarse las dos delegaciones y hablen ya de las personas que ocuparán las presidencias de la Junta y del Parlamento.

Para elegir al presidente del Parlamento autonómico, cada uno de los 109 diputados tiene que escribir un nombre en la papeleta, resultando elegido el que obtenga la mayoría absoluta. Los 47 escaños que suman PP (26) y Ciudadanos (21) no alcanza el corte de 55, lo que obliga a ambas fuerzas a llegar a un acuerdo con Vox (12). El partido de Santiago Abascal esgrime los 395.978 obtenidos en la cita del pasado 2 de diciembre para exigir representación en la Mesa del Parlamento, a lo que se niegan no sólo el PSOE y Adelante Andalucía (coalición con la que concurrieron Podemos e Izquierda Unida) sino también Ciudadanos.

PP y Ciudadanos necesitan para alcanzar la mayoría absoluta a Vox, que exige representación en la Mesa del Parlamento

Si ningún parlamentario lograra la mayoría absoluta se repetiría la votación entre los dos que más se hubieran acercado, siendo investido el que obtuviera un mayor respaldo. “En caso de empate, se celebrarán sucesivas votaciones entre los candidatos igualados en votos y, si el empate persistiera después de cuatro votaciones, se considerará elegido el candidato o candidata propuesto individual o conjuntamente por los partidos, coaliciones o grupos con mayor respaldo electoral, atendiendo, incluso, al criterio de lista más votada en las elecciones”, establece el reglamento.

Para la elección de los tres vicepresidentes y los tres secretarios, cada diputado escribirá un nombre en la papeleta y resultarán elegidos quienes correlativamente obtengan la mayoría de votos. Ninguno de los grupos podrá presentar más de un candidato para cada uno de los puestos de la Mesa.

El control de la Mesa -órgano rector de la Cámara que organiza el trabajo interno y decide la tramitación de las iniciativas presentadas por los grupos- es clave, como se está evidenciando en el Congreso de los Diputados desde que Pedro Sánchez accedió a la Presidencia del Gobierno tras prosperar su moción de censura. La mayoría que PP y Cs suman en la Mesa de la Cámara Baja les permite bloquear la tramitación de leyes enviadas por el Gobierno socialista.

Retorcida interpretación del reglamento

Tras las elecciones celebradas el 22 de marzo de 2015, la particular interpretación que hizo el diputado socialista Luis Pizarro -presidente de la Mesa en la sesión constituyente por ser el parlamentario de mayor edad- permitió al PSOE mantener la representación que tenía en la legislatura anterior en dicho órgano (3 de 7 miembros). Los otros cuatro grupos (PP, Podemos, Cs e IU) tuvieron que repartirse los cuatro restantes, de modo que los populares (33 diputados entonces) se quedaron con la misma representación que el partido que había obtenido tan sólo cinco (IU).

A finales de 2016, el Tribunal Constitucional declaró nula la composición de la Mesa del Parlamento andaluz al entender que en la sesión constitutiva de la legislatura se vulneraron los derechos de la diputada del PP Patricia del Pozo, “excluida” de las tres secretarías pese a haber sido la segunda parlamentaria que recibió más votos.