PolíticaPREOCUPACIÓN EN EL EJECUTIVO POR LAS GRABACIONES DE VILLAREJO

La ministra Delgado no recuerda si criticó a Pedro Sánchez antes de llegar al Gobierno

"Es factible que haya conversaciones mías hablando de miles de personas. Evidentemente, Pedro Sánchez es un personaje público y todos en algún momento lo hemos mencionado", declara la hoy titular de Justicia en una entrevista a 'Vanity Fair'

logo
La ministra Delgado no recuerda si criticó a Pedro Sánchez antes de llegar al Gobierno
Dolores Delgado aplaude la intervención de Pedro Sánchez este martes en el Senado en presencia de la ministra Robles.

Dolores Delgado aplaude la intervención de Pedro Sánchez este martes en el Senado en presencia de la ministra Robles. EFE

Resumen:

La ministra Dolores Delgado dice no recordar si habló de Pedro Sánchez antes de incorporarse a su gobierno en alguna de las grabaciones realizadas de forma subrepticia por el comisario José Manuel Villarejo, pero no lo descarta. “Es factible que haya conversaciones mías hablando de miles de personas. Evidentemente, Pedro Sánchez es un personaje público y todos en algún momento lo hemos mencionado”, sostiene.

La titular de Justicia ha realizado estas declaraciones en una entrevista concedida a Vanity Fair cuando está a punto de cumplir seis meses en el Ejecutivo tras más de 25 años como fiscal de la Audiencia Nacional, donde se especializó en la lucha contra el terrorismo.

La revista formulaba esta pregunta a la ministra después de que El Independiente desvelara la existencia de una cinta grabada por el polémico policía -en prisión preventiva desde noviembre de 2017 como posible líder de la trama Tándem– en la que Delgado criticaba a Pedro Sánchez antes de que éste alcanzara la Presidencia del Gobierno, lo que ha instalado la preocupación en el Ejecutivo.

De momento, sólo ha trascendido el contenido de la conversación que la entonces fiscal de la Audiencia Nacional, el juez Baltasar Garzón y cuatro mandos policiales más (Miguel Ángel Fernández Chico, Enrique García Castaño El gordo, Miguel Valverde y Gabriel Fuentes) mantuvieron en el restaurante madrileño Rianxo el 23 de octubre de 2009 con Villarejo para celebrar la medalla pensionada que el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero había concedido a éste.

Fue el encuentro en que Dolores Delgado llamó “maricón” a Fernand0 Grande-Marlaska y sugirió que jueces y fiscales del Tribunal Supremo terminaron con menores durante un viaje a Cartagena de Indias (Colombia) organizado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

La hoy ministra asegura que no le presentó la dimisión a Pedro Sánchez: “Tuve un apoyo muy firme del presidente”

En la entrevista, la hoy ministra vuelve a cuestionar la veracidad de las cintas que ha difundido el portal moncloa.com y que propiciaron que las Cortes la reprobaran nuevamente: “Villarejo tiene una grabación que sólo ha grabado él, que se corta y se pega como se quiere y se publica en un periódico digital ad hoc con íntimas relaciones con él. Nadie ha escuchado la totalidad de las conversaciones. Las han ido cortando y pegando en relación a mí con unas frases brutales, algunas de ellas manifiestamente falsas”.

Delgado ha negado que llegara a presentarle su dimisión a Pedro Sánchez tras trascender el contenido de la cinta relativa a la citada comida y apostilla: “Tuve un apoyo muy firme del presidente”. Éste ha evitado hasta ahora dejar caer al tercer integrante de su gabinete para no engrosar la lista en la que ya figuran Màxim Huerta (Cultura) y Carmen Montón (Sanidad).

También responde la ministra sobre su relación con Baltasar Garzón, con el que trabajó codo con codo cuando éste ejercía en la Audiencia Nacional. “Que nuestra amistad se utilice políticamente me parece deleznable. Hay una parte machista hasta los tuétanos en los que dicen que soy una marioneta de Garzón (…). Que alguien diga que yo asumo un ministerio y que tengo detrás a un hombre que es el que maneja los hilos de mi pensamiento, de mis acciones, aparte de ser mentira, es machista”, sostiene.

Reprobada en tres ocasiones por las Cortes en menos de seis meses de gestión y desprestigiada en el mundo judicial a raíz de los comentarios realizados en un almuerzo celebrado con el polémico policía en el otoño de 2009, Delgado se mantiene en el gabinete de Pedro Sánchez tras presentarse como “víctima de la derecha, la extrema derecha y la extrema extrema derecha” por la difusión de la comprometedora cinta con la que -en su opinión- trata de hacerse “chantaje al Estado”.

Cuando estalló el escándalo hace dos meses, Dolores Delgado terminó reconociendo que había coincidido “en tres ocasiones” con el antiguo agente encubierto durante los últimos 25 años “junto a otros mandos policiales y cargos judiciales y fiscales”. Era la tercera versión que ofrecía públicamente sobre su relación con el policía ya jubilado, tras asegurar inicialmente que “nunca”  había tenido “relación de ningún tipo” con aquél.