Política

Moncloa defiende a la ministra de Justicia: no se "acobarda" frente a Villarejo

Pedro Sánchez le ofrece su respaldo a la espera de nuevas revelaciones

Los planes fiscales del Gobierno de Sánchez inquietan a los mercados.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en presencia de Dolores Delgado, ministra de Justicia, en las escalinatas de la Moncloa. EFE

El presidente del Gobierno ha decidido defender a su ministra de Justicia, Dolores Delgado, de lo que Moncloa considera un «chantaje» e intento de «extorsión» por parte del ex comisario encarcelado José Manuel Villarejo. Tras la reunión matinal de los lunes del núcleo duro de confianza del presidente, que participó de forma telemática desde Canadá, Pedro Sánchez ha dado su respaldo a la titular de Justicia como en su día hizo con la de Sanidad, Carmen Montón, y el de Cultura, Máxim Huerta, para que ofrecieran explicaciones públicas sobre las acusaciones que habían recibido. «La ministra no se va a quedar acobardada», anuncian en la Moncloa.

En la reunión de los lunes, en esta ocasión presidida por la vicepresidenta, Carmen Calvo, participan el jefe de gabinete del presidente, Iván Redondo, el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, el ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que canceló la reunión del Comité Electoral del partido por segunda vez, y la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra. Tras analizar el caso con el apoyo cerrado a la ministra de la vicepresidenta, que se ha convertido en su gran valedora en el Gobierno, el presidente ha decidido dar su respaldo a Delgado y permitirle que explique la situación y el contexto a través de una comparecencia en el Congreso de los Diputados.

El equipo del presidente considera que la filtración de los audios que pretenden vincular a la ministra con el caso Tándem que mantiene a Villarejo en la cárcel no es más que otro intento por parte del ex comisario por abrir un pulso al Estado para mejorar su situación procesal. El ataque al Gobierno sería el segundo episodio de ese desafío al Estado tras la divulgación de su conversaciones con la ex amante del rey emérito Corinna zu Sayn-Wittgenstein en las que se acusaba al ex monarca de tener dinero oculto en Suiza.

Tras esa reunión y la definición de la estrategia, la ministra de Justicia difundió un comunicado ayer al filo de las 14 horas en las que iniciaba esas explicaciones, que pretenden contextualizar la conversación mantenida hace nueve años, cuando Villarejo había recibido una medalla policial y había colaborado en importantes dispositivos en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo con el entonces juez Baltasar Garzón y la entonces fiscal Dolores Delgado. La ministra insistirá en su versión este martes por la mañana en un desayuno informativo y en una comparecencia a petición propia en el Congreso.

«El comisario José Manuel Villarejo se encuentra en prisión provisional como presunto autor de delitos muy graves. Su estrategia procesal es atacar al Estado y sus instituciones. Primero cargó contra la Jefatura del Estado con grabaciones relacionadas con el rey emérito. Ahora ataca al Ejecutivo en la persona de la ministra de Justicia», aseguraba Delgado.

«A lo largo de los 25 años en que Dolores Delgado ha trabajado en la fiscalía de la Audiencia Nacional tiene recuerdo de haber coincidido con el comisario José Villarejo en tres ocasiones junto a otros mandos policiales y cargos judiciales y fiscales», reconoce ahora, tras haber negado días antes cualquier reunión con el ex policía.

El almuerzo grabado «fue convocado por el entonces Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Miguel Ángel Fernández Chico para celebrar la concesión de una medalla al comisario Villarejo por el Ministerio del Interior. La entonces fiscal Dolores Delgado no estaba invitada, pero acudió acompañando al entonces magistrado Baltasar Garzón a petición de éste. La ministra Dolores Delgado conoce a Baltasar Garzón desde hace 19 años en los que ambos participaron en la desarticulación de cárteles de la droga, comandos de ETA y el entramado institucional de la organización terrorista. Su amistad es pública y notoria», se defiende la ministra.

A lo largo del día, Pedro Sánchez mantuvo contactos con Dolores Delgado, que mantiene, de momento, el firme respaldo de la Moncloa. No obstante, en el equipo del presidente son conscientes de que Villarejo puede contratacar con nuevos audios que podrían modificar la situación de la ministra de Justicia, como le ocurrió a sus dos antecesores dimitidos. Nada se descarta en ese sentido.

Comentar ()