PolíticaVOX

Abascal admite que rebajó las exigencias de Vox en Andalucía: “No había opción”

El líder de Vox señala que la fundación de Esperanza Aguirre donde trabajó le hizo ser "consciente de lo innecesario de algunas instituciones"

logo
Abascal admite que rebajó las exigencias de Vox en Andalucía: “No había opción”
Santiago Abascal, en la entrevista con Susanna Griso.

Santiago Abascal, en la entrevista con Susanna Griso. ANTENA 3 TV

Resumen:

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha admitido este viernes que alcanzaron un pacto de investidura con el PP en Andalucía por “responsabilidad y patriotismo”, aunque no consiguieran trasladar todas sus exigencias. En su primera entrevista del año tras los 12 diputados obtenidos en las elecciones andaluzas, el dirigente ha admitido que era “nuestra obligación” pactar y que “no había opción”.

En este sentido, ha reconocido que parte de sus propuestas han quedado fuera del acuerdo sellado con el candidato popular Juanma Moreno puesto que “somos conscientes de que tenemos 12 diputados”; unas medidas que ahora ha definido como “un programa de máximos para Andalucía y para España” que aplicarán en caso de llegar al poder. “No defraudaremos cuando gobernemos, ahora lo que estamos haciendo es facilitar el cambio”, ha señalado Abascal en una entrevista concedida a Espejo Público de Antena 3.

El líder de Vox reconoce que uno de los fines del pacto era “dar a conocer nuestras propuestas”

Sobre la posible decepción de los votantes en las cesiones de Vox en su acuerdo, Abascal se ha excusado asegurando que “en ningún caso hablamos de líneas rojas, de exigencias”. “No nos dejamos llevar por ese tipo de vocabulario, no engañamos a nadie”, ha destacado el dirigente, que ha reseñado que “no somos un partido marciano, fuera de la realidad, que no sabe que hay que pactar”.

El éxito del acuerdo andaluz es doble, a juicio de Abascal: “Uno de nuestros objetivos es que se conozcan nuestras propuestas y otro facilitar el cambio en Andalucía”. Un objetivo que, según el político, han conseguido llevar a cabo durante las negociaciones andaluzas, en las que han “conseguido poner encima de la mesa y en las tertulias y en todos los salones del país las propuestas de Vox”. El dirigente se ha felicitado por ello y ha adelantado que “el día que concurramos a las próximas elecciones, ya tendremos gran parte del trabajo hecho”.

Abascal ha admitido que han priorizado el cambio de Gobierno andaluz a su programa, y que han renunciado a aplicar medidas como la supresión de la ley andaluza de violencia de género. “Podíamos haberlo negociado en la investidura diciendo que era imprescindible pero sabíamos que no iban a aceptarlo”, ha destacado. “Pero no hemos renunciado a nada, vamos a seguir trabajando para que sea derogada”.

Además, ha destacado que “hemos triunfado en algunos asuntos, como que la Junta esté obligada a colaborar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado” para “cumplir la Ley de Extranjería” y poner a disposición “esos pasaportes que están bajo llave”. El político ha avanzado también que trabajarán para implantar una “cadena perpetua para los depredadores sexuales” debido a que este tipo de delincuentes “no se rehabilitan” y “no deben salir de la cárcel jamás”.

“Fui consciente de lo innecesario de algunas instituciones”

La trayectoria de Abascal siempre ha estado vinculada a la vida pública, desde su papel político en el PP hasta abandonar el partido en 2013 hasta su etapa de presidente de la Agencia de Protección de Datos de Madrid y posteriormente el gerente de la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social, un cargo al que accedió por designación de la entonces presidenta del PP madrileño durante el Gobierno del popular Ignacio González.

Preguntado sobre ello, Abascal ha asegurado que fue en este último trabajo antes de fundar Vox en 2014 cuando “fui consciente de lo innecesario de muchas instituciones”. Una razón que explicaría el adelgazamiento administrativo que pidió Vox para la Junta de Andalucía. El político ha relatado que fue el trabajo más “anodino” que realizó, “en el que no me sentí tan útil como me he sentido en otros momentos”.