El líder del PP, Pablo Casado, ha enviado una larga misiva a los militantes del PP con motivo de la convención ideológica que su partido celebra este fin de semana en Madrid. En un documento adjunto vierte «algunos pensamientos sobre este momento crucial para nuestro país», un texto en el marca ciertas distancias con la formación de Santiago Abascal, al tiempo que apuesta por recuperar un voto «ilusionado y asertivo».

La defensa que hace del Estado de las autonomías le sitúa en las antípodas de Vox, que reclama su supresión. Reivindica Casado una España «autonómica y activamente autonomista, con memoria y con sentido crítico de su propia historia, que aprecia sus éxitos y que tiene presentes sus errores».

Asimismo, y tras declararse deudor de la tradición liberal-conservadora, reformista y moderada, explica que «estamos alejados de propuestas y actitudes abruptas, destinadas a quebrar imprudentemente la continuidad política de la democracia de 1978, y de aquellas que quieren para Europa saltos en el vacío alejados de los principios que expresan mejor la tradición de la Unión». La primera alusión puede ir dirigida a la izquierda populista, pero la segunda tiene todo el sabor de esa ultraderecha europea que aplaude, por ejemplo, el Brexit duro.

«Ni extremismo ni polarización»

El PP no debe usar «ni el lenguaje ni los recursos de la antipolítica», porque la política es «esencial de la vida de un país» y eso «no se puede sustituir por la sentimentalización o la propaganda», en clara referencia, de nuevo, a los populismos. Rechaza el «extremismo y la polarización» con el propósito firme, dice, de «mejorar todo lo que se debe mejorar». Y lo dice justo cuando han sido los 12 votos de Vox en el Parlamento andaluz los que han dado la presidencia autonómica a Juanma Moreno.

Por otro lado, hace una concesión Casado a la autocrítica al afirmar que son «conscientes de los errores» que ha podido cometer el PP, lo que ha llevado a que actualmente, el voto de los españoles lo es «por descarte y debe volver a ser un voto por convicción, asertivo, ilusionado, no defensivo ni resignado».

En este sentido, establece una equiparación entre el momento actual para el PP y el de hace 30 años, cuando se celebró el congreso de refundación popular con el regreso de Manuel Fraga tras la fallida experiencia del liderazgo de Antonio Hernández Mancha. Existe ahora «un momento de fragmentación  de nuestro espacio electoral que recuerda a esa época» y cree llegado el momento de «fortalecer nuestro proyecto ideológico y programático con el objetivo de ampliar la confianza de nuestros electores en las próximas elecciones municipales, autonómicas, europeas y generales», haya o no haya superdomingo, que Génova aún no lo descarta.

Santamaría irá junto a Rajoy

A una convención a la que asistirán durante los tres días unas 7.000 personas han sido invitadas en calidad de «ex ministras» la ex vicepresidenta del gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal. Oficialmente, Génova dice no tener constancia de si asistirán pues «no hemos hecho ningún seguimiento» y que si desean acudir, no tienen más que acercarse a Ifema y recoger su acreditación. Santamaría ya ha confirmado que acudirá acompañando a Mariano Rajoy, quien participara en una charla-coloquio con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, sobre el 30 aniversario de la refundación del PP.