Continúan las reacciones a la decisión de Íñigo Errejón, que este lunes ha anunciado que abandona su escaño en el Congreso de los Diputados tras la guerra abierta con Pablo Iglesias por el lanzamiento de su candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

«Un gran error» y «un síntoma más de la deriva que, tristemente, ha tomado nuestra organización», ha valorado la ex número tres del partido, Carolina Bescansa, caída en desgracia tras la filtración de unos documentos en los que planteaba una estrategia para descabalgar del poder interno a Iglesias.

Para Bescansa, el adiós parlamentario de Íñigo Errejón supone otro palo más en la rueda de Podemos, de cuyo frenazo y posible caída ya alertaba la socióloga en sus periódicos informes, elaborados habitualmente tras cada publicación del CIS.

La dirigente, que trató de recuperar pulso con una fracasada campaña en las primarias gallegas, amenaza en un mensaje publicado en sus redes sociales con «explicar políticamente lo que está ocurriendo», sin «manipulaciones sentimentales ni manías conspiranoicas», en relación a todo lo publicado sobre la influencia sobre el partido de Iglesias y Montero y la mala relación del secretario general con el candidato de Más Madrid a la Comunidad.

Precisamente, el detonante de la salida de Bescansa de la primera fila de Podemos fue la filtración de un documento en el que ofrecía a Errejón una alianza para hacerse con el poder en Podemos. El equipo de Errejón se desvinculó inmediatamente de la polémica, y el oficialismo de Iglesias cargó duramente contra la dirigente.

Según el documento filtrado en el mes de abril, la base de esa alianza frustrada entre Bescansa y Errejón tenía tres “grandes acuerdos ideológicos de fondo”: la necesidad de reglas claras y estables en Podemos; la apuesta por la democracia interna en la organización y la “convicción de que ganar en la Comunidad de Madrid es la mejor aportación que ahora mismo podemos hacer para garantizar que el cambio político orientará el rumbo del próximo Gobierno de España”.

Toda una enmienda a la totalidad a la “deriva política” del partido desde que ellos no están en la dirección, mismo término que la política ha vuelto a utilizar este lunes en sus redes sociales.