Política

Sánchez alerta sobre los "profetas ultras" que "viven" de crear problemas como el Brexit

"Los enemigos de Europa rebatirían que el sol sale por el este y se pone por el oeste", advierte el presidente

logo
Sánchez alerta sobre los "profetas ultras" que "viven" de crear problemas como el Brexit
Conferencia de Pedro Sánchez en el Ateneo de Madrid.

Conferencia de Pedro Sánchez en el Ateneo de Madrid. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pronunciado este martes una conferencia titulada ‘Proteger el ideal de Europa’ en el Ateneo de Madrid en la que ha alertado de «los enemigos» de la Unión Europea, los «profetas ultras» que viven de alentar los conflictos en vez de solucionar los problemas. Sánchez ha avisado de que en las elecciones europeas del 26 de mayo «nos jugamos mucho» y ha recordado las consecuencias políticas, sociales y económicas de la victoria de esos grupos antieuropeos en el referéndum de salida del Reino Unido de 2016, el Brexit.

«Profetas con distinto rostro —autoritarios, extremistas o nacionalistas— pero idéntica aproximación intelectual: soluciones simples a problemas complejos, más vallas, más aranceles, más repliegues…Esa es la propuesta de los ultras: exagerar el miedo para hacer que la sociedad se atrinchere. Puede que ese miedo crezca por la habilidad con que maniobran los que lo infunden», ha asegurado, antes de hacer autocrítica.

«Puede que hayamos confiado tanto en el poder simbólico del concepto Europa, en la fuerza de las promesas futuras, o en su legitimidad de origen, que nos hayamos olvidado de actuar en el presente. Ese presente se llama desigualdad, precariedad, migraciones, calentamiento del planeta, brecha de género, el futuro de nuestra juventud, envejecimiento poblacional, gentrificación de las ciudades, el acceso a la vivienda y la seguridad ciudadana ante el crimen organizada o el terrorismo internacional. Es el descontento ante esta realidad lo que hace avanzar a los enemigos de una Europa unida, empeñados en detener el reloj de la historia y volver a situar sus agujas en la nostalgia de un pasado que idealizan», ha explicado el presidente.

Según Sánchez, «los enemigos de Europa que no solo están fuera, también los tenemos dentro, jamás resolverían los problemas existentes» porque viven del conflicto. «Su existencia se justifica por la persistencia de los problemas. Su lógica es enquistar los problemas nunca solucionarlos. Los enemigos de Europa rebaten hasta los hechos objetivos. Rebatirían, si fuese necesario,que el sol sale por el este y se pone por el oeste», ha afirmado.

El jefe del Ejecutivo ha realizado una propuesta para «derrotarlos»: un ideal de Europa que se traduzca en certezas. «Todos necesitamos certidumbres en la vida. Los ideales son necesarios, marcan un rumbo, pero no bastan, no llenan la despensa ni sirven para abaratar el alquiler de los jóvenes o garantizar unas pensiones dignas», ha reconocido, para destacar la importancia de «reconocer el daño que hizo el paradigma de la austeridad» en la política económica europea. «Europa sólo tiene sentido si defiende la cohesiónsocial y territorial, impidiendo más brechas insalvables», ha propugnado par aque sus estados miembros avancen «en un mundo en el que ser independiente no significa ser soberano» ya que «el aislamiento implica pérdida de soberanía política y económica».

Pedro Sánchez es un firme defensor de la Unión Europea desde que realizó un máster en Política Económica de la UE por la Universidad Libre de Bruselas (1997-1998) mientras trabajaba como técnico en el grupo socialista del Parlamento Europeo bajo las órdenes de Bárbara Dührkop. Más tarde fue miembro del equipo de Carlos Westendeorp como del alto representante de Naciones Unidas en Bosnia durante la guerra de Kosovo.

Durante su etapa al frente de la oposición a Mariano Rajoy esta legislatura, Sánchez ha viajado en numerosas ocasiones por los países europeos para combatir las mentiras del independentismo. En mayo, apenas un mes antes del triunfo de la moción de censura, el dirigente socialista hizo una gira europea para explotar su perfil más ‘presidencial’ en coincidencia con los momentos más bajos del Gobierno de Mariano Rajoy. El objetivo era mostrar el carácter institucional del líder socialista, que asumió en el exterior una defensa del estado español frente al independentismo catalán que entendía que el Ejecutivo del PP no realizaba. En esa gira visitó Alemania, Inglaterra y Portugal.

En esos viajes, Sánchez reiteró el discurso que ofreció en el congreso del SPD en Wiesbaden (Alemania) para hacer pedagogía acerca de la crisis en Cataluña y suplir lo que considera una deficiente labor de comunicación del Ejecutivo de Mariano Rajoy fuera de España para contrarrestar la propaganda independentista. En esa intervención defendió que España es hoy una “democracia consolidada gobernada por el Estado de Derecho” que integra la diversidad en un sentido federal muy similar a cómo ocurre en Alemania. También advirtió de que el movimiento secesionista catalán no sólo amenaza la integridad territorial de España, sino el propio proyecto europeo. Según Sánchez, son los valores europeos de la integración, la solidaridad entre estados miembros y la comprensión mutua los que están “en riesgo” con el desafío independentista catalán.