El presidente del PP, Pablo Casado, arranca campaña en Madrid este jueves junto a los miembros de su lista, esto es, Adolfo Suárez Illana, Edurne Uriarte, Daniel Lacalle, Andrea Levy y Miguel Abellán, entre otros. Será la puesta de largo de una candidatura muy renovada en la que no queda rastro de antiguos dirigentes que ostentaron gran poder como es el caso del ex ministro de Hacienda Cristóbal Montoro o el que fuera director de gabinete de Mariano Rajoy en Moncloa  José Luis Ayllón.

Precisamente, interrogado el vicesecretario de Organización popular, Javier Maroto, sobre el malestar que las listas han generado en no pocos sectores del partido, incluida la vieja guardia, ha replicado con un «es un nuevo PP» que responde «a la exigencia de renovación de nuestros votantes», aunque ha enmendado la mayor negando que hayan desaparecido de las listas «todas las personas que estaban».

«Si algo se le criticó al PP fue la falta de renovación y Pablo Casado ha cumplido su palabra», ha agregado Maroto en una comparecencia pública para presentar el lema de campaña: «Valor seguro». Con la incorporación de independientes, como es el caso del torero Miguel Abellán, «se suma el testimonio de personas que tenían algo importante que decir» y, ya de paso, trasladar, por ejemplo, el mensaje de que el partido «que mejor representa la cultura del toro es el PP», en un intento por contrarrestar la fuerza de Vox en el mundo taurino.

Ciudadanos y Vox hacen todo lo posible por dividir el voto», reprocha Maroto

Precisamente, Maroto ha subido el tono contra Ciudadanos y Vox. A Albert Rivera le ha reprochado una oferta de mano tendida cuando ya no hay posibilidad de unidad de acción en las candidaturas, y a Santiago Abascal que rechazara no presentarse en aquellas circunscripciones donde no va a sacar representación. En definitiva «Ciudadanos y Vox hacen todo lo posible por dividir el voto haciendo imposible el cambio político en España».  Y añade: «cuanto más divididos votemos, más le estamos haciendo el caldo gordo para que Sánchez no tenga que cambiar el colchón de Moncloa».

Por otro lado, mientras este miércoles se estrena José María Aznar en un acto electoral en Valencia se sabe que el también ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy ya ha sido reclamado por alguna organización territorial para que participe en la misma. La  idea es seguir el modelo de las elecciones gallegas o andaluzas, esto es, diversificarse, de modo que los principales dirigentes del partido y ex presidentes no coincidan en la misma tribuna y puedan multiplicar los actos. De este modo, no se verá ni a Aznar ni a Rajoy compartiendo tribuna con Casado.