Política

Iglesias prepara un gran acto en Barcelona y apuesta por avanzar en el diálogo con Torra

Podemos se presenta como opción de voto útil para un Gobierno negociador que acabe con la confrontación entre bloques

Pablo Iglesias y Ada Colau durante la campaña de las autonómicas de 2017. EFE

El PSOE ha decidido pasar de puntillas por la cuestión catalana para que su relación con los independentistas no le pase factura en las elecciones del 28 de abril. La máxima en la Moncloa y en el PSOE es evitar errores como el cometido por Miquel Iceta (PSC) y centrar los mensajes en las promesas electorales de Pedro Sánchez en materia social. Frente a esa estrategia, Unidas Podemos no quiere rehuir el debate que ha ocupado el centro de la legislatura.

Con el reto de afrontarlo, su candidato celebrará un gran acto en Barcelona el próximo sábado 6 de abril. Pablo Iglesias insistirá allí en presentarse como el voto útil para conseguir un Gobierno negociador que acabe con la confrontación entre bloques de la que cree cansada a la sociedad catalana. Espera así volver a atraer al electorado progresista e incluso al socialista.

La confluencia catalana de Podemos, En Comú Podem, en manos de Ada Colau, ganó las elecciones generales en diciembre de 2015 y junio de 2016, cuando obtuvo 12 escaños y 848.526 votos, superando a ERC, segunda fuerza con 9 diputados y casi 629.294 papeletas; CDC, con 8 escaños y 558.033 sufragios; el PSC, con siete representes y 558.033 votos; el PP, con 6 parlamentarios y 462.637 papeletas; el PP, con sólo 6 escaños y 462.637 sufragios y Ciudadanos con 5 y 378.445 votos.

Esos resultados cambiaron radicalmente en las elecciones autonómicas convocadas en diciembre de 2017 por la intervención del Estado en Cataluña con el artículo 155 de la Constitución, cuando Inés Arrimadas se impuso como ganadora y Podemos quedó en quinta posición, por detrás de JxC, ERC y PSC, y sólo por delante de la CUP y el PP. Ahora, las encuestas sitúan al PSOE como primera fuerza política en la comunidad.

Pablo Iglesias está dando la cara sobre la cuestión catalana en las numerosas entrevistas televisivas que ha concedido desde su regreso, en las que ha insistido en la apuesta por un referéndum pactado en Cataluña en el que la opción independentista ganaría si supera el 60% de los sufragios. «Abriremos un amplio debate ciudadano sobre el reconocimiento y las formas de ejercicio del derecho a decidir en el marco del debate acerca del cambio constitucional. Reconoceremos constitucionalmente la naturaleza plurinacional de España, como también aseguraremos el derecho de los gobiernos autonómicos a celebrar consultas a la ciudadanía sobre el encaje territorial del país. Es decir, promoveremos la convocatoria de un referéndum con garantías en Cataluña para que sus ciudadanos y ciudadanas puedan decidir el tipo de relación territorial que desean establecer con el resto de España», defendía el partido en su programa electoral de 2016.

 

 

«Recuperaremos el respeto como fundamento básico de las relaciones entre los gobiernos y los parlamentos de todos los niveles territoriales del Estado. Iniciaremos un proceso de cambio constitucional orientando a resolver, entre otros, los problemas de estructuración territorial del Estado y evaluaremos y debatiremos sobre las experiencias de Reino Unido y Canadá», añadía.

Aunque Unidas Podemos aún no ha presentado su programa electoral, fuentes del partido explican que contendrá un contenido similar sobre Cataluña. Se trata de «dar un paso más en la estrategia del diálogo» con los independentistas y avanzar en la conformación de un estado plurinacional que ofrezca un encaje legal asumible para los ciudadanos catalanes favorables a la secesión. Para Iglesias, el diálogo no es un fin en sí mismo, como cree que propugna Sánchez, sino un instrumento para «superar el conflicto» y permitir la «reconciliación» en España. En este sentido, Podemos aboga por nuevos espacios para el diálogo, semejantes a la mesa de partidos que naufragó en febrero dando pie a las elecciones anticipadas, que permitan construir entre los sectores ahora enfrentados soluciones de consenso y un nuevo diseño plurinacional de España.

Comentar ()