Mujeres | Política | Sociedad

Sánchez promete un Gobierno con "fortaleza y diálogo" sin mencionar a Cataluña

Carmen Calvo augura una "España espléndida para las mujeres" durante la presentación del programa electoral del PSOE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la presentación de las propuestas del PSOE. EFE

Perfil bajo y sin menciones al conflicto catalán. Pedro Sánchez, candidato socialista a las elecciones del 28 de abril, ha presentado este miércoles sus «110 compromisos con la España que quieres» sin una sola alusión a Cataluña, eje de la última legislatura y un factor clave en su ascenso al poder y la convocatoria de elecciones anticipadas. Mientras los partidos de la derecha sitúan al independentismo en el centro de sus discursos electorales, Sánchez ha evitado hacer una referencia expresa a la cuestión catalana durante la presentación de su programa electoral.

«Lo referente a Cataluña está dentro de nuestra defensa de la Constitución y de nuestras medidas de cohesión social», aclaran fuentes del PSOE y del Gobierno para explicar esta ausencia de referencias. «Lo importante es no meter la pata con el independentismo antes del 28 de abril porque las perspectivas electorales son muy buenas, es mejor no remover», justifican desde la dirección del partido, que recuerdan la crisis interna vivida con motivo de la controversia del relator en las negociaciones con Quim Torra.

Los socialistas viven un momento dulce tras las convulsiones sufridas en el Gobierno y aspiran a no distraer la atención de lo que consideran errores del adversario, como el veto de Albert Rivera a un pacto PSOE-Ciudadanos y su mano tendida a un Gobierno con el PP. «Van como pollos sin cabeza», resume un hombre de confianza de Sánchez, que apuesta por esta estrategia. «Ni siquiera tenemos que advertir sobre un pacto de las derechas, ya lo hacen ellos solos». Ante los micrófonos, las ministras Meritxell Batet y María Jesús Montero han mostrado su preocupación por el escoramiento de Ciudadanos hacia la derecha.

Pedro Sánchez ha pedido «una participación masiva» en las elecciones para conseguir «un gran apoyo parlamentario» que le permita ejecutar reformas «desde la estabilidad». Si se cumplen los pronósticos y el PSOE supera la barrera de los 110 diputados, el candidato socialista aspira a desarrollar una acción de Gobierno basado en cinco pilares: «mayoría, fortaleza, proyecto, diálogo y estabilidad».

Apuesta feminista

El presidente ha destacado su apuesta feminista este lunes durante la presentación de su programa electoral. «España se reivindica feminista no sólo el 8 de marzo, sino todos los días del año», ha asegurado, antes de prometer medidas para conseguir la «plena igualdad real y efectiva» entre hombres y mujeres, que ha considerado como «un acto de justicia básica». «Si una mujer no da su consentimiento, todo lo demás es no», ha subrayado.

Coordinado por la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, el programa socialista incluye modificar la tipificación de los delitos sexuales en el Código Penal para «darle a la ausencia del consentimiento su adecuado tratamiento». El PSOE pretende que esa falta de aceptación explícita de una relación sexual sea «clave» en la calificación de una agresión sexual. «Si una mujer no dice que sí, todo lo demás es no», establece el documento con los compromisos electorales socialistas. En este sentido, el programa propone la supresión del delito de abuso sexual, «que no transmite adecuadamente el carácter coactivo inherente a todo comportamiento sexual que se impone a otra persona».

Tanto Sánchez como Calvo han destacado el compromiso del PSOE con el feminismo. «No vamos a permitir el negacionismo de la violencia de género. Exigimos respeto a las víctimas de las 998 mujeres víctimas de la violencia de género, a sus familias y a sus hijos e hijas», ha anunciado la dirigente socialista. El feminismo ha venido para quedarse.», ha advertido Calvo, que ha vaticinado una «España espléndida» para las mujeres gracias a que «el 50% de la agenda del socialismo» va destinada a favorecer la igualdad entre hombres y mujeres.

El Ejecutivo socialista ya había anunciado su intención de modificar el Código Penal para acabar con la indignanción ciudadana causada por sentencias como la de la Manada. “Las mujeres tienen que ser creídas sí o sí y siempre con las mismas categorías procesales que cualquier otro sujeto para cualquier otro tipo de controversia o de delito”, aseguró la vicepresidenta en diciembre, cuando aseguró que la segunda sentencia que confirmó la condena a La Manada por abusos sexuales ha supuesto un “paso al frente” porque “se cree” a la víctima.

El presidente del Gobierno ha presentado el programa electoral del PSOE para las próximas elecciones del 28 de abril arropado por una amplia representación de su Gobierno y de su partido. En acto en el Teatro Gran Maestre de Madrid, el PSOE ha recuperado las medidas de sus anteriores programas, los diez pactos de país que ofreció a Mariano Rajoy cuando estaba en la oposición y las propuestas estrellas del proyecto de Presupuestos que fue tumbado en el Congreso.

La propuesta socialista contiene muchas ideas, ninguna novedad y pocas concreciones. Llamativo ha sido el compromiso de mejorar el sueldo de los militares sin ninguna concreción, justo mientras las asociaciones de guardias civiles se plantaban por la ausencia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en una reunión clave por estar en el acto de Sánchez. Esa vaguedad en las propuestas se reduce en materia de pensiones, ámbito en el que los socialistas prometen derogar el índice de revalorización de las pensiones para volver a actualizar cada año las prestaciones con el IPC real, eso sí, aumentando en mayor medida las pensiones mínimas y las no contributivas.

Comentar ()