Política

Podemos ignora a la España vacía en su campaña y da por perdido el voto rural

Las caravanas de los partidos omiten la España interior en sus campañas y Podemos renuncia a llenar ese vacío tras los datos del CIS: desaparecerá del mapa en las dos Castillas y Extremadura

Pablo Iglesias, durante un acto en Zaragoza.

Pablo Iglesias, durante un acto en Zaragoza. EFE

Si uno entra en la página web de Podemos, lo primero que se encuentra es una declaración de intenciones: «Llenar de vida la España vaciada». Acompañan el mensaje varias representaciones pictográficas de cabañas de madera, tractores, señales de wifi, coches de época y un enlace a las propuestas con las que el partido de Iglesias quiere sumarse al que se ha convertido en uno de los ejes centrales de la campaña de cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril.

Sin mucho éxito. El macrosondeo del CIS, publicado esta semana, certifica lo que ya apuntaban todos los estudios anteriores: esa España vaciada amenaza con ser el cementerio electoral de Podemos, que puede reducir casi a la mitad su presencia en el Congreso de los Diputados. El organismo que dirige José Félix Tezanos deja al partido en un máximo de 43 escaños, incluidos los de los comunes y los de Compromís. Podemos, como partido nacional, podría bajar hasta 28 desde los 45 de hace tres años.

El desglose provincial de esos datos es demoledor para Pablo Iglesias y su partido. Podemos desparecerá por completo del mapa en Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura, precisamente las comunidades más golpeadas por la despoblación y el abandono institucional. En las 16 provincias que conforman estas tres regiones, Podemos perderá la batalla con Ciudadanos y en muchos lugares también con Vox. Lo mismo sucede en Aragón, excluyendo a Zaragoza.

Un descalabro respecto a 2016, cuando consiguió representación en casi el 40% de esos territorios, tras una campaña en la que el partido morado incluso desplegó una pequeña comitiva que recorrió pequeños municipios durante varias semanas para mejorar su imagen en pequeños municipios.

La España vaciada…también en campaña

Ese empeño ha desaparecido ahora. En el programa de campaña de los líderes de Podemos no figura ni un solo acto que mire de cara a estas zonas durante la caravana electoral. El partido hará mítines en Madrid, Valencia, Barcelona, Galicia, Bilbao, Eibar y Mallorca, y su única incursión en ‘territorio inhóspito’ será este viernes en Toledo. Iglesias y Montero renuncian así a llenar el vacío que sí tratará de rentabilizar, por ejemplo, el PP, que organizará actos en Valladolid, Ávila, Ciudad Real, Toledo, Cáceres o La Rioja.

El reciente CIS carga de razones al partido morado, que sale muy mal parado de su lectura al detalle. Podemos genera el rechazo absoluto del 62,2% de los habitantes de municipios de menos de 2.000 habitantes, que aseguran que «con toda seguridad, no lo votarían nunca». Su rechazo en estas localidades es 15 puntos mayor que el que generan PP y Ciudadanos, y 24 puntos mayor que el del PSOE. Este porcentaje es del 56,1% en las menores de 10.000 y del 54,5% en las menores de 50.000.

Sólo Vox genera un rechazo mayor, en todos los tamaños de población, aunque el partido de Abascal adelantaría claramente a Podemos en la intención de voto de los municipios más pequeños. Santiago Abascal y Pablo Iglesias empatan en valoración en este mismo segmento: los dos obtienen un 2,8 de media.

El partido ni siquiera puede agarrarse al voto de los indecisos para teorizar con un futuro vuelco de la situación. Los microdatos del CIS muestran que en los municipios de menos de 10.000 habitantes las dudas se dan principalmente entre PP y PSOE, PSOE y Ciudadanos o PP y Ciudadanos, mientras que la indecisión entre PSOE y Podemos se queda en un alejado cuarto puesto. Muy distinta es la situación en las grandes ciudades, de más de un millón de habitantes, donde casi el 15% de los indecisos duda entre las dos opciones de la izquierda.

Te puede interesar

Comentar ()