Política

Fin del foie gras y Fiscalía de Maltrato Animal: el programa electoral de Pacma

La formación animalista aboga además por medidas como la reducción del IVA veterinario y una mayor presión fiscal para la industria ganadera

logo
Fin del foie gras y Fiscalía de Maltrato Animal: el programa electoral de Pacma
La candidata a la presidencia por Pacma, Laura Duarte

La candidata a la presidencia por Pacma, Laura Duarte

Resumen:

Pacma se ha convertido en una de las grandes sorpresas del macrobarómetro publicado el martes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Y es que, junto a los resultados que vaticinan el desplome de Podemos y PP en las urnas, el crecimiento de Vox y la victoria del PSOE, los animalistas harían historia y conseguirían entrar por primera vez en el Congreso de los Diputados al conseguir representación en Valencia y Barcelona, en caso de cumplirse los sondeos.

La posibilidad de entrar en las Cortes les permitiría, por primera vez, “poner nuestras condiciones y que por fin se escuchen nuestras propuestas”, declara a este medio la candidata a la presidencia que encabeza la papeleta de Madrid, Laura Duarte.

Pero, ¿con qué propuestas se presenta la formación animalista al 28-A? Duarte asegura que en la formación son conscientes de la obligación de tomar decisiones sobre cuestiones de interés general, pero la bandera que enarbolan y “por la que nos vota la gente” es porque “trabajamos duro para defender los derechos de los animales”, un propósito para el que han desarrollado la denominada ‘Ley Cero’, dirigida al objetivo único de “acabar con el sufrimiento animal”.

En este sentido, no ver el foie gras en los estantes de los supermercados sería una de las condiciones que Pacma propondría al resto de la Cámara en caso de que sus escaños fuesen necesarios para, por ejemplo, formar un pacto electoral. Se trata de una batalla que los animalistas tratan de librar desde hace años, ya que supondría “poner punto y final a la comercialización de un producto que conlleva la alimentación forzada de los animales“.

Como razón de ser, su programa no escatima en propuestas animalistas. Algunas de las más destacadas pasarían también por ejercer una mayor presión fiscal y la consecuente retirada de ayudas a la industria ganadera por parte del Estado, así como la obligación de implantar un etiquetado especial a productos de origen animal en el que se informe al consumidor de la procedencia de la carne que está consumiendo, algo que podría suponer “el principio del fin” de la industria cárnica, pero que, “al menos será por la propia voluntad del consumidor, porque está completamente informado”.

Siguiendo la línea alimentaria, Duarte asegura que “pese a lo que se haya podido decir de nuestra formación” Pacma no propone la eliminación de la dieta animal en España, pero sí implantar medidas serias que posibiliten a las personas que lo deseen no consumir productos de origen animal. “España está atrasada respecto a la Unión Europea en el sentido en que apenas existen alternativas vegetarianas o veganas en colegios o institutos”, algo sobre lo que “debemos actuar inmediatamente”.

Erradicar el maltrato animal

En la parte del maltrato animal y como parte de su objetivo “sacrificio cero”, el Pacma establece cuatro medidas troncales, las más conocidas de la formación: prohibición de la caza, abolición de la tauromaquia, reconversión de zoológicos en santuarios -esto es, centros de rescate y retiro donde acoger a animales que no pueden ser devueltos a su entorno- y prohibición de circos y festejos populares donde en definitiva “utilicen el sufrimiento animal como entretenimiento”.

A este respecto cabría añadir la creación de una especie de ‘Seguridad Social’ para animales “nunca equiparable a la de los humanos”, pero sí con las “ayudas suficientes que permitan a las familias más vulnerables hacer frente a gastos veterinarios”. Justo por este motivo, Pacma propone también la reducción del IVA veterinario, una medida que “aunque necesaria, no es suficiente”, aclara Duarte.

Asimismo, “actuar contra el maltrato animal debe comenzar por las instituciones” por lo que también consideran fundamental la creación de una Fiscalía de Maltrato Animal. “Actualmente ya existe una Fiscalía de Medio Ambiente con jurisdicción para tratar estos casos, pero no tienen la formación necesaria para ello”, argumenta la candidata.

Abordar “cambios profundos”

Pacma es uno de los partidos políticos que más crecimiento ha experimentado comicio tras comicio, pese a “las trabas de la Ley Electoral”.  El partido se fundó en 2003, pero no sería hasta 2011 cuando obtendrían su primera participación en unas elecciones generales con papeleta propia. Sin ir más lejos, obtuvieron 286.702 votos al Congreso en las elecciones de 2016, un 30% más que los obtenidos en 2015. Esta cifra creció hasta los 1,3 millones de votos para el Senado. Y, para el 28-A, el jefe de campaña nacional del Pacma, Andrés Cardenete, asegura que la meta es llegar al medio millón de votos con la baza añadida de ser el único partido con una mujer candidata a la presidencia.

Más allá de políticas animalistas, Duarte propone abordar “cambios profundos” que “modifiquen por completo el modelo económico actual”. En este sentido,sus principales objetivos pasan por el fomento de energías renovables, la sustitución del “turismo de sol y playa por uno sostenible que acabe con la precariedad de este tipo de puestos de trabajo” y responder a las reclamaciones de las zonas despobladas.

Los animalistas se han declarado partidarios de abordar una reforma de la Constitución, del Senado y de la Ley Electoral y, sobre la cuestión catalana, uno de los principales temas de la agenda política, evitan posicionarse por su consideración de que la crisis de Cataluña se ha utilizado como “arma arrojadiza para conseguir votos”.