Política

Atresmedia prescinde de Vox tras el veto de la Junta Electoral y celebrará un debate a cuatro

Sánchez dice estar ahora dispuesto a debatir con otros candidatos y Abascal que "los separatistas mandan todavía en España"

logo
Atresmedia prescinde de Vox tras el veto de la Junta Electoral y celebrará un debate a cuatro
El candidato a la presidencia del Gobierno por Vox, Santiago Abascal

El candidato a la presidencia del Gobierno por Vox, Santiago Abascal EFE

Resumen:

Atresmedia readapta el debate a cinco que tenía previsto emitir el próximo martes prescindiendo de Vox, una vez que la Junta Electoral Central ha vetado su presencia tras un recurso de ERC, PNV y Coalición Canaria. Insiste en todo caso el grupo en el interés periodístico “del debate a cinco como el más relevante para los ciudadanos” y que el mismo “menoscababa la presencia (…) de ninguna formación política con representación parlamentaria o que concurre a las elecciones”. en definitiva, Atresmedia “respeta pero no comparte” la resolución de la Junta Electoral, que estudia recurrir ante la Sala Tercera del Tribunal Supremo.

La Junta electoral Central se aferra al artículo 66.2 de la Ley electoral de Régimen General (LOREG) para cuestionar el formato escogido por Atresmedia para el debate a cinco a celebrar el próximo martes 23, de hecho, el único debate televisivo que iba a tener lugar en esta campaña tras negarse el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al “cara a cara” con Pablo Casado en Mediaset y a otro a cuatro en Televisión Española. Pero no sólo, porque el órgano encargado de supervisar el periodo electoral determina, tras el recurso que presentaron en su momento ERC, PNV y Coalición Canaria, que la formación de Santiago Abascal “tampoco reúne la condición de grupo político significativo”.

Dice la Junta Electoral que en el debate planteado “no cabe objeción” a la participación de representantes del PP, del PSOE, de Unidas Podemos y de Ciudadanos “en la medida en que se trata de las cuatro formaciones que alcanzaron la mayor representación parlamentaria y el mayo número de votos en las últimas elecciones” al Congreso en junio de 2016. En cambio, “no sucede lo mismo con Vox, puesto que esta formación no obtuvo representación parlamentaria y el número de votos recibido fue del 0,1%”, mientras que otras formaciones como el PdeCat, PNV y Coalición Canaria, los recurrentes, consiguieron representación “y un porcentaje mayor de votos válidos, que son los criterios legalmente establecidos para determinar la aplicación del principio de proporcionalidad de los debates televisados.

En fuentes socialistas, aseguran que Pedro Sánchez está dispuesto “a debatir con otros candidatos en los términos acordados” por medios de comunicación y representantes políticos “en el marco legal fijado por la Junta Electoral Central”. No obstante, es evidente que la decisión de este órgano supone un contratiempo para su estrategia habida cuenta de que necesitaba que se visualizara lo que han dado en llamar el “trifachito”, esto es, la unidad de acción entre PP, Ciudadanos y Vox. Pero no sólo, porque también perseguía promocionar aún más a Abascal en detrimento de Pablo Casado. El Comité Electoral “escuchara y estudiará” las distintas alternativas de debate que se planteen en los próximos días.

En cambio para Vox este es el mejor de los mundos. Tiempo le ha faltado para denunciar vía tuit que “la persecución a VOX ha pasado de las calles a las instituciones” y que “está claro quien manda todavía en España: los separatistas”, en alusión a ERC y PNV por ser dos de los partidos recurrentes. Y, ya de paso, se ahorra de someterse al escrutinio de su programa y de sus propuestas más allá de llevar “España en el corazón”, expresión de la que ha echado mano no pocas veces para eludir respuestas a cuestiones básicas de un aspirante al gobierno, como pueden ser las propuestas económicas o la fiscalidad.

Vox “no ha logrado ese 5 por ciento de votos que le permitiría tener la condición de grupo político significativo”

Admitiendo que Vox consiguió el 10,96 de los votos válidos en las últimas elecciones andaluzas, matiza que esta circunstancia le permitiría tener condición de grupo político significativo en debates y entrevistas electorales “en dicho ámbito territorial”, esto es, en emisoras o programaciones que se circunscriban al territorio de la Comunidad andaluza. Sin embargo, y aquí está lo más significativo, “esto no sucede en el presente caso, puesto que el debate examinado se va a celebrar en el ámbito nacional, en el que el partido no ha logrado ese 5% de votos válidos que le permitiría tener la condición de grupo político significativo”.

Un debate a cuatro, sin Vox

También desestima el argumento de Atresmedia de que el sábado 20 va a emitir otro debate en La Sexta con participación de las formaciones políticas recurrentes, sin Vox, porque “en este caso se ha primado el criterio de proporcionaldiad”, pero dicho criterio, objeta la Junta, “no es voluntario según estime oportuno la televisión privada, sino que lo impone de forma incondicionada. No cabe elegir -agrega- debates en los que se aplica la proporcionalidad y otros en que ésta pueda se eximida”. Por ello señala que el debate no puede celebrarse en los términos indicados y da la opción Atresmedia que modifique el formato. Aunque no le sugiere opciones, bien podrá ser un debate a cuatro, como en 2015 y 2016, u otro que incluya a los partidos recurrentes, pero no a Vox.

El artículo 66.2 de la LOREG dice textualmente que: “Durante el periodo electoral las emisoras de titularidad privada deberán respetar los principios de pluralismo e igualdad. Asimismo, en dicho periodo, las televisiones privadas deberán respetar también los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates y entrevistas electorales así como en la información relativa a la campaña electoral de acuerdo a las Instrucciones que, a tal efecto, elabore la Junta Electoral competente”.

Por su parte, Televisión Española ha anunciado que mantiene su oferta para acoger otro debate entre los cuatro principales candidatos y, además, ha ofrecido la señal de la retransmisión al resto de cadenas.