Política

El centro-derecha no suma en el Ayuntamiento de Madrid a «falta de muy poco»

El PP pone en marcha una nueva campaña en tres fases bajo el lema "Hay partido" con el que intentar movilizar a su votante y reivindicar que las siglas no están en un proceso de "descomposición"

logo
El centro-derecha no suma en el Ayuntamiento de Madrid a «falta de muy poco»
José Luis Martíonez Almeida en un acto de campaña

José Luis Martíonez Almeida en un acto de campaña EFE

Resumen:

PP, Ciudadanos y Vox no suman para gobernar en el Ayuntamiento de Madrid, tal y como apuntaba el último CIS, «pero estamos a muy poquito», aseguran fuentes populares respecto a los comicios del próximo domingo 26. Hoy, día del patrón de la ciudad, todos los aspirantes al bastón de mando de la capital de España acudirán a la pradera de San Isidro, incluido algún líder nacional como Pablo Casado o Albert Rivera, a seguir haciendo campaña en una carrera que puede ser de «photo finish», a decir de Génova.

El escenario ha ido cambiando sustancialmente, pues se ha pasado de dar por seguro que el bloque de centro-derecha tendría la fuerza suficiente para sustituir a Manuela Carmena, de Más Madrid, a unos trackings posteriores a las elecciones generales que les hacen ser mucho más cautos.

Pero la distancia, aseguran, es tan pequeña que el PP ha decidido poner en marcha la campaña «Hay partido», con una clara doble lectura que Pablo Casado ha resumido desde Palma de Mallorca afirmando que «como Rafa Nadal, los populares no damos una bola por perdida y jugamos hasta el final» y arrogándose la categoría de «casa común del centroderecha».

El PP quiere reflejar la «unidad interna» con la que el partido encara el 26-M

Los populares han desplegado una gran lona con el nuevo lema en su cuartel general de la calle Génova, que el jueves mutará en otra con imagen de Casado y el fin de semana en un cambio general de la fachada del que no quieren avanzar más detalles. Por unos días sustituyen el «Centrados en tu futuro» por un impulso de la campaña con la que intentar recuperar terreno electoral, pero no sólo, sino también transmitir que, lejos de estar en «descomposición», el PP sobrevive a la adversidad.

Los populares pretenden apelar «al sentido épico de la victoria de quien da la vuelta al marcador», según un comunicado de Génova. Con especial atención a las redes sociales, apuestan por un «decidido espíritu de remontada que, además, refleja la unidad interna con la que el partido, presidido por Pablo Casado, encara el partido de vuelta de la batalla electoral: los comicios municipales, autonómicos y europeos del próximo 26 de mayo». «Unidad interna» es un mensaje recurrente del PP desde el batacazo electoral del 28-A con el que dejar claro que el liderazgo de Casado no está en cuestión y tiene el aval de la legitimidad democrática de su partido para los cuatro años de su mandato.

En lo que afecta a su candidato al ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez Almeida, defienden que «es el único político con verdaderas posibilidades de arrebatar el bastón de mando municipal a Manuela Carmena, que llegó al gobierno con la plataforma Ahora Madrid, liderada por Podemos y el apoyo del PSOE». Tras cuatro años de «retrocesos» en la vida de los madrileños, Martínez-Almeida «se dirige a los ciudadanos con medidas concretas, relativas al modelo de gestión reflejado en el programa electoral del PP: ‘Para bajar los impuestos, hay partido’; ‘Para impulsar el comercio, hay partido’; ‘Para hacer de cada barrio capital, hay partido'».

Reivindicación de la gestión en la Comunidad

No se olvidan tampoco de su candidata a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con la que también «hay partido» que jugar por representar «a la formación  política que ha transformado de abajo arriba la región, convirtiéndola en la locomotora económica de España y posicionándola en la vanguardia en materias como Educación, Sanidad y Bienestar Social». Nada dicen de las distintas polémicas en las que su aspirante autonómica se ha visto implicada.

El PP, inmerso en una doble lucha por no perder cuotas de poder territorial, por un lado, ni tampoco la hegemonía del bloque de centro-derecha en manos de Ciudadanos, por otro, confía en que parte del voto a Vox regrese a las filas populares tras demostrar las elecciones generales que la fragmentación -o lo que FAES llama «canibalización«- ha impedido desalojar a Pedro Sánchez del Palacio de la Moncloa.

En esta campaña han preferido poner el acento en la gestión de aquellos territorios que gobiernan, como Madrid, y en asuntos más pegados al terreno, a la cotidianidad de los electores. Según Génova se ha optado «por enfatizar un modelo de gestión acreditado, anteponiendo los problemas que realmente preocupan a los ciudadanos, frente a la política de gestos y el desgobierno de la izquierda municipal y autonómica».

Contrapeso a Sánchez

«La única alternativa posible para ejercer un contrapeso al Gobierno de Pedro Sánchez desde ayuntamientos, comunidades autónomas y en Europa es el PP, y es el único que puede frenar desde una posición moderada, de centro derecha, las políticas de la izquierda de subida de impuestos, déficit y paralización de la economía», aseveran en su nuevo mensaje de campaña con la que intentar dar la vuelta a un marcador más proclive a una alianza de izquierdas entre Carmena y el socialista Pepu Hernández.