Por primera vez desde 1979, cuando se celebraron las primeras elecciones europeas, los dos grandes grupos políticos (populares y socialdemócratas) pierden la mayoría de los 751 escaños del Hemiciclo. Juntos sumarían apenas 324 escaños, 52 menos de los necesarios para la mayoría. Liberales y Verdes, en auge en este 26-M, desempeñarán un papel fundamental para formar un frente europeísta frente a los euroescépticos, que contarían con 172 escaños, más que en 2014 cuando sumaban 108, repartidos en tres grupos, sin capacidad de bloqueo. Es decir, suponían un 20,4% y ahora tendrían un 22,7%, insuficiente para bloquear la acción del Parlamento.

Las grandes victorias de populistas han tenido como escenario Polonia, Italia y Francia, donde Reagrupación Nacional se ha impuesto a Renacimiento (En Marche-Modem), apadrinado por el presidente Emmanuel Macron. Sus resultados son similares, sin embargo, a los ya logrados por el Frente Nacional en 2014, cuando fueron la primera fuerza política. En Italia los sondeos anticipan que la Liga de Matteo Salvini superará el 30%. En Polonia el Partido Ley y Justicia mejora sus resultados con un 42,4% y 22 escaños. En segundo lugar se queda Coalición por Europa con 18.

La participación habría mejorado hasta un 51%, sin reflejar aún el Reino Unido. Es el mejor dato en dos décadas. En 2014 la media fue de un 43,6%. Estaban convocados a votar 420 millones de europeos de los 28 países miembros.

El Grupo del Partido Popular Europeo, encabezado por el alemán Manfred Weber, sigue siendo el más votado en la Eurocámara con 177 escaños, frente a los 217 que tenía en 2014, según las estimaciones de 15 países de los Veintiocho. En Alemania, donde estaban en juego 96 escaños, el mayor número en los Veintiocho, la Unión ha logrado 28 eurodiputados, seis menos que hace cinco años. La participación en la República Federal ha sido de un 59%.

En Austria, sin embargo, se han visto favorecidos por el escándalo que llevó a la renuncia del vicecanciller del FPÖ (extrema derecha), Heinz-Christian Strache. Los populares del ÖVP obtienen siete escaños frente a los tres del FPÖ.

El Grupo de la Alianza de Socialistas y Demócratas (S&D), liderado por el holandés Frans Timmermans, cuenta con 147 eurodiputados, en lugar de los 186 de la legislatura saliente. Pero la gran coalición que han formado hasta ahora resulta claramente debilitada. Necesitan cada uno por su cuenta buscar nuevos aliados o sumar a su tándem  a otro aliado. “Necesitamos una nueva mayoría para hacer reformas”, señalaba un portavoz del grupo socialdemócrata.

El políglota ex ministro de Exteriores Frans Timmermans se ha visto reforzado al vencer los laboristas en los Países Bajos. Es uno de los países donde la extrema derecha de Foro por la Democracia y el Partido de la Libertad ha quedado por debajo de las expectativas. Los socialistas austriacos también han superado la prueba europea al quedarse segundos con cinco escaños.

Oleada verde en Europa occidental

El Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ALDE), junto con el Renacimiento (En Marche y MoDem) abanderado por Macron, conseguiría 101 escaños, muy por encima de los 68 actuales. Este grupo es reacio al sistema del Spitzenkandidat y por ello está encabezado por el llamado Equipo Europa, del que forma parte el español Luis Garicano, número uno de Ciudadanos.

El Grupo de Los Verdes/ Alianza Libre Europa, que tenía 52 escaños, consiguen ahora 69. Como cabezas de cartel cuentan con la alemana Ska Keller. Los Verdes alemanes han despegado al superar a los socialdemócratas en el país con más eurodiputados (96) de los Veintiocho. Han logrado 22 representantes, el doble que lo que tenían hace cinco años. En Austria, han obtenido un buen porcenaje, 13,5% aunque solo suman tres eurodiputados al grupo en la Eurocámara.

Entre los euroescépticos está el Grupo de Conservadores y Reformistas, liderado por el checo Jan Zahradil, que prefiere presentarse como un eurorealista. En este grupo está Ley y Justicia, en el poder en Polonia, y Fratelli d’Italia, entre otros. Contaban con 70 eurodiputados, incluidos los atories británicos que han recibido un severo castigo en las urnas como consecuencia del fallido Brexit.  Ahora tendrían 59, según los primeros sondeos.

Abanderado de los soberanistas es Matteo Salvini, que aspira a lograr más del 30% de apoyos con la Liga. Italia no cierra sus urnas hasta las 23h. Junto a Salvini, la Reagrupación Nacional de Francia forma parte de esa Alianza de las Naciones o coalición del sentido común, como dice Salvini. Con Jordan Bardella, de apenas 23 años como número uno, la formación ultranacionalista ha logrado la victoria en Francia, con un 24% de los apoyos, y 22 escaños. Ya fue el partido más votado en 2014, con 23 escaños de los 74 en liza en Francia.

Los partidos euroescépticos entraron en el Parlamento Europeo en 2009 con 56 eurodiputados de un total de 736, y casi doblaron su representación hasta 108 en 2014. Ahora sumarían 171 escaños en tres grupos: los Conservadores y Reformistas sumarían 58; la Liga de Ligas de Salvini y Le Pen, 57 y el grupo de Farage y Movimiento 5 Estrellas, 56. Son grupos muy heterogéneos. Los conservadores polacos, por ejemplo, no quieren tener nada que ver con la rusofilia de Le Pen y Salvini.

El Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria/ Izquierda Verde Nórdica tendría ahora 42 eurodiputados, y hasta ahora contaba con 52 eurodiputados. Forman parte los eurodiputados de Unidas Podemos.

El Partido del Brexit, gran favorito en los sondeos en el Reino Unido, se integra en el Grupo de la Libertad y de la Democracia Directa, que cuenta con 41 escaños. Los eurodiputados británicos dejarán el Parlamento Europeo en cuanto se ejecute el Brexit. Entonces habrá 705 europarlamentarios y España ganará cinco escaños.