Política

El líder de Ausbanc se querella contra FG y Villarejo y ofrece un testigo protegido

Pineda acusa al ex presidente del BBVA y al comisario de organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales y falsedad documental / Propone al juez que cite de testigo a una persona "vinculada al ámbito empresarial del BBVA" cuya identidad reserva

Luis Pineda, en conferencia de prensa tras salir de prisión..

Luis Pineda, en conferencia de prensa tras salir de prisión. EFE

El presidente de la desmantelada Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, ha interpuesto una querella contra el ex presidente del BBVA Francisco González (FG) y el comisario jubilado José Manuel Villarejo por organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales y falsedad documental, al entender que el banquero contrató los servicios del policía para ‘destruirle’ por los éxitos judiciales que estaba consiguiendo en beneficio de los consumidores.

La denuncia se produce cuando el titular del Juzgado Central de Intrucción 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, ha reactivado la pieza secreta en la que investiga los pagos millonarios realizados por el BBVA a las empresas de Villarejo entre 2004 y 2017 al citar como imputados la pasada semana a varios directivos de la entidad financiera. Queda por declarar el ex consejero delegado Ángel Cano, citado este jueves.

En la querella, presentada ante el juzgado de la Audiencia Nacional que investiga el caso Villarejo y a la que ha tenido acceso El Independiente, Pineda pide al juez que cite como investigados a Villarejo, al ex jefe de Seguridad del BBVA Julio Corrochano -ambos ya imputados en la macrocausa-, a FG y a la entidad financiera como persona jurídica y tome declaración a tres testigos.

Uno de ellos es un testigo protegido «vinculado al ámbito empresarial del BBVA» que podría arrojar luz sobre las «conductas ejercidas» por Francisco González. Luis Pineda elude detallar la identidad de esta persona al temer ésta «por su integridad personal y familiar» teniendo en cuenta las particularidades del caso y el «ámbito de poder de los querellados».

Pineda acusa al ex presidente del BBVA y al comisario de organización criminal, cohecho, blanqueo y falsedad documental

Igualmente, el fundador de Ausbanc propone entre las diligencias a practicar la entrada y registro de las viviendas de los querellados y de las sedes bilbaína y madrileña de la entidad financiera a fin de intervenir los ordenadores y otros «dispositivos de almacenamiento masivo de documentos» que custodien datos que puedan tener relevancia con los hechos denunciados.

La querella se interpone meses antes de que arranque el juicio en el que la Fiscalía pide 119 años de prisión para Luis Pineda -preso preventivo durante tres años tras su detención en abril de 2016 en el marco de la Operación Nelson– como autor de delitos de extorsión, organización criminal, estafa, blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública. La vista oral arrancará el próximo 27 de septiembre y se desarrollará hasta el 11 de octubre, según el calendario inicialmente señalado.

En la querella, redactada por Miguel Durán (Durán&Durán Abogados), Pineda se presenta como uno de los «afectados» por la «ilícita asociación» de Francisco González y José Manuel Villarejo como consecuencia de los «éxitos judiciales» que Ausbanc estaba logrando en defensa de los consumidores frente a las «prácticas abusivas del BBVA», como la relativa a las cláusulas suelo incluidas en los préstamos hipotecarios.

«Poderoso móvil»

«El BBVA tenía un poderoso móvil para acabar con Ausbanc y con Luis Pineda. Y este móvil se reduce a una cosa: dinero. El BBVA no podía consentir que Ausbanc estuviera ganando sentencias en el Tribunal Supremo y en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, las cuales, aplicando la legalidad vigente, les condenaba a devolver cientos de millones de euros a los clientes», sostiene.

En este sentido, Pineda defiende que el banco -«bajo la dirección de Francisco González», precisa- contrató y pagó los servicios de empresas de Villarejo cuando éste se encontraba en activo como agente encubierto de la Policía con el fin de «perseguir, espiar e investigarle» tanto a él como a su familia y a personas que hubieran tenido relación con Ausbanc.

Según sostiene, «por parte de la entidad BBVA lo que se pretendió fue destruir a toda costa al Sr. Pineda, quien estaba costándole a la entidad financiera miles de millones de euros como consecuencia de las denuncias y demandas que estaba ganando al BBVA por las prácticas abusivas y desleales que cometía sobre sus clientes, por lo que el BBVA a través de su presidente, Francisco González, procedió al abono de cantidades exorbitantes de dinero a funcionarios públicos (más de 2 millones de euros) a modo de ‘prima de éxito’ para que llevaran a cabo dos actuaciones muy concretas».

Propone al juez que cite de testigo a una persona «vinculada al ámbito empresarial del BBVA» cuya identidad reserva por seguridad

Una de ellas es la «gestación de una denuncia anónima» ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, su admisión y apertura de un procedimiento judicial para así «acabar con él».

En este sentido, Pineda considera un hecho «absolutamente ilógico» que la UDEF recibiera dicha denuncia el 2 de febrero de 2015 y que la citada unidad policial emitiera un «prolijo informe con abundantísima documentación económica-financiera» tan sólo siete días después (cuatro días hábiles). «Es consecuencia de que estaba todo preparado de antemano por el comisario Villarejo y sus adláteres, y se sirvió de la UDEF y sus relaciones policiales para dar curso al encargo privado que había recibido», denuncia.

El presidente de Ausbanc no tiene dudas de que Francisco González y Villarejo recurrieron a «facturas falsas» para ocultar el «contenido real» de los encargos, a fin de dar cobertura legal a «actividades delictivas» y eludir las «consecuencias» de dichas contrataciones.

El BBVA, cliente preferente de Villarejo

Invocando las revelaciones de El Independiente, la querella recuerda que las empresas del comisario hoy en prisión preventiva facturaron 5.083.099,38 euros (más 1.026.788,94 euros de IVA) entre 2012 y 2017 al BBVA. Dicha cantidad incluye los 2.130.299 euros que, en concepto de «prima de éxito», las dos partes habían pactado en el contrato firmado el 16 de febrero de 2010.

Luis Pineda considera que FG, Villarejo y Julio Corrochano integraban una «organización criminal» con vocación de permanencia, con una cierta estructura organizativa y con reparto de funciones con el fin de «cometer delitos o la perpetración reiterada». También aprecia la concurrencia de un delito de cohecho, derivado de los pagos que las sociedades del polémico policía ha recibido por los trabajos encomendados.

«Facturas falsas»

Asimismo, sostiene que han incurrido en blanqueo de capitales y falsedad documental por la presunta fabricación de facturas para enmascarar los verdaderos trabajos contratados: el espionaje masivo. «Las facturas emitidas por las empresas del señor Villarejo necesariamente han de ser radicalmente inauténticas en cuanto que los servicios realmente prestados por el funcionario público no podían documentarse», razona. Y añade: «Son servicios inventados para que el BBVA y su presidente, Francisco González, pudieran pagar por la comisión de delitos».

Junto a la toma de declaración como investigados de los querellados y las testificales -entre ellas la del testigo protegido-, el líder de Ausbanc pide al juez García-Castellón que autorice a los investigadores policiales a incautarse de cualquier dispositivo informático o telefónico que pueda contener mensajes o datos relacionados con los hechos investigados, así como los correos electrónicos que hayan podido cruzarse los querellados.

Te puede interesar

Comentar ()