La patronal Foment del Treball ha denunciado a la Asamblea Nacional Catalana (ANC) ante la Autoridad Catalana de la Competencia por la campaña «Consum Estratègic» bajo la que se ampara la web creada por la ANC en la que se indexan las empresas comprometidas con el proceso independentista para que los consumidores las escojan en detrimento de aquellas que no se han posicionado al respeto, o incluso las que trasladaron sus sedes sociales fuera de Cataluña tras el referéndum ilegal del 1-O. En la denuncia, Foment solicita a la ACC que incoe expediente sancionador a la Asamblea e imponga multas a la entidad y sus máximos responsables, además de adoptar medidas cautelares para que cese la campaña.

En concreto, la patronal reclama que medidas cautelares para que «cese de manera inmediata su conducta anticompetitiva, retirando la web «Consum Estratégic» y dejando de realizar declaraciones públicas que inciten a los consumidores y proveedores a boicotear a determinadas empresas y contratar con las recomendadas por la ANC». La Autoridad Catalana de la Competencia, versión autonómica de la Comisión de Mercados y la Competencia, es competente para pedir medidas cautelares a los juzgados mercantiles como las solicitadas por Foment.

La demanda solicita también «sanciones en su grado máximo, atendido al número de agentes del mercado afectados por esta práctica». En su escrito, Foment denuncia la campaña de la que señala que «parece que ha sido un éxito, ya que declaran tener registrados 148.000 cambios de contratos sobre todo de servicios de telefonía, electricidad, gas, seguros y banca» gracias a los actos de promocionar «ese ‘consumo estratégico’ es decir, para potenciar el boicot a determinadas empresas».

Paluzie se compara con Intermón-Oxfam

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ha rechazado las críticas de Foment comparando su campaña con las que realizan determinadas ONG para promover el comercio justo. «Por la misma regla,  las campañas de comercio justo de Oxfam serían denunciables» ha argumentado Paluzie, «o las de organizaciones ecologistas». La líder independentista ha argumentado que su campaña, de hecho, «favorece la competencia» informando a los consumidores de factores como el respeto al medio ambiente, el compromiso con la economía circular o la defensa del catalán.

Foment recuerda, sin embargo, que este junio se anunció la segunda fase de esa campaña, que trata de «realizar y potenciar un boicot a miles de empresas que trasladaron su sede oficial fuera de Cataluña, especialmente las del IBEX» y que esta segunda fase consiste en la activación de una web en la que se proponen medidas «con el único objetivo de dar efectividad real a la proclamación de la república catalana, en este caso en el ámbito económico».

El listado de empresas creado por la ANC que incluye compañías de gas, electricidad, telefonía, carburantes, entidades financieras y grandes superficies, de las que evalúan si tienen su web en catalán y atienden en esta lengua, además de aspectos como el medio ambiente o el cooperativismo. En su web, la entidad independentista anima a inscribirse a las empresas que «quieren aportar su granito de arena a la república catalana». Se trata, según la ANC, de que los consumidores «puedan esquivar a las empresas del Ibex 35 y el palco del Bernabéu» que a su juicio «han apoyado la estrategia represiva del Estado español contra el pueblo catalán y sus anhelos de libertad».

Para Foment, esta campaña constituye un «incumplimiento flagrante» de la Ley de Defensa de la Competencia y vulnera el principio constitucional de libertad de empresa y libertad de acceso al mercado. Considera que la ANC incurre así en actos de competencia desleal, falsea la libre competencia y, al hacerlo, afecta al interés público.