Barcelona en Comú, el partido de Ada Colau, ha sumado hoy sus votos a los de JxCat y ERC para aprobar una moción en la que las dos formaciones independentistas dan alas a la teoría de la conspiración sobre una supuesta responsabilidad del CNI en los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils de agosto de 2017. Lo ha hecho en un pleno extraordinario solicitado por Jxcat y ERC a menos de dos semanas del aniversario de los atentados en el que no ha estado presente Colau. Su número dos, Janet Sanz, ha actuado como alcaldesa accidenta.

Pese a las críticas de toda la oposición y los socialistas, Comunes, ERC y JxCat han aprobado el texto transaccionado  en el que se exige la creación de una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados sobre los atentados, al calor de las últimas informaciones de Público. Unas publicaciones en las que se asegura que el CNI mantuvo el contacto con el cerebro de los atentados Abdelbaki Es Satty, hasta el día antes de los atentados, y que tenía acceso a los móviles de los terroristas previo a los ataques.

La moción aprobada reclama «conocer al detalle la relación de Satty con el CNI, su retribución, duración y objeto de dicha relación» así como «aclarar la cadena de errores de comunicación y coordinación entre diversas fuerzas de seguridad en relación con Es Satty». Exige además «analizar las actuaciones del Ministerio del Interior y el control aplicado a Es Satty sabiendo que formaba parte o tenía relación con el yihadismo» además de instar de nuevo a la creación de una comisión de investigación sobre los atentados en el Congreso de los Diputados.

Por último, proponen crear una comisión de investigación «internacional e independiente, con la Interpol y el Relator Espacial de NNUU sobre derechos humanos en lucha contra el terrorismo, con la participación de cuerpos de seguridad de todos los estados con víctimas en los atentados» de Barcelona y Cambrils. Es decir, de España, Portugal, Italia, Estados Unidos, Alemania, Bélgica, Australia y Canadá, «para resolver las dudas surgidas entorno a la preparación de estos atentados».

En sus intervenciones, tanto la neoconvergente Elsa Artadi como el republicano Jordi Corona han asegurado que «no quieren alimentar las teorias de la conspiración» pero lo cierto es que toda su moción se construye a partir de las informaciones de Público y, sobre todo, las insinuaciones del president Quim Torra sobre una supuesta aquiescencia de los servicios de inteligencia españoles con el atentado para frenar así el referéndum independentista del 1-O. Una denuncia que verbalizó impunemente la dirigente de la CUP Mireia Boya.

Para qué les sirve esta infamia» se pregunta Cs, «entristece la exhibición de mezquindad en un asunto en el que deberíamos ir juntos»

«Para que les sirve esta infamia» se ha preguntado la líder de Cs en el Ayuntamiento, Luz Guilarte, que ha acusado a los independentistas de intentar con ello «romper unidad de todas fuerzas consistorio» en contra del terrorismo. «Lo suyo es una degradación moral sin parangón, nos entristece la exhibición de mezquindad en un asunto que debería tener a todas instituciones juntas».

Guilarte ha advertido a los grupos independentistas que «no todo vale para conseguir sus objetivos políticos» y les ha recriminado que «se frotan las manos para sacar partido de esto, su odio a España les hace intentar relacionar al Estado con la matanza. Con este pleno se retratan como lo que son, nacionalistas cerriles incapaces de comportarse ni siquiera en circunstancias como estas».

«Estamos hartos de tanta mentira, de la manipulación del lenguaje y del engaño. No queremos ser cómplices de esta payasada» ha añadido Manuel Valls, convencido de que ERC, JxCat y BeComú «no tienen ningún interés en aclarar la situación, aspiran a generar confusión, a debilitar al Estado». El ex primer ministro francés se ha preguntado si «es normal montar este ruido a partir de una información que no aportaba ni una prueba y que sólo los medios púbicos catalanes han recogido» para concluir que la moción propuesta «no tiene el más mínimo sentido de Estado ni el más mínimo sentido del ridículo».

El popular Josep Bou ha recriminado además a los independentistas que aseguren defender z las víctimas tras convertir el homenaje a las víctimas convocado días después del atentado en un «aquelarre independentista contra el Rey«, mientras la socialista Laia Bonet ha coincidido con los grupos de la oposición en que el origen real de la moción son las acusaciones de Torra contra el CNI.