Radicales independentistas han agredido a la reportera de TVE Ángela García Romero mientras realizaba una conexión en directo en los exteriores del Parlament de Cataluña, donde un grupo de unas 500 personas ha tratado de rodear el edificio y se ha enfrentado a los Mossos d’Esquadra. Más tarde, los activistas han golpeado a otra periodista de Antena 3 y a su cámara.

La profesional de Televisión Española ha recibido un piedrazo y las amenazas de varios individuos que han interrumpido su conexión, interponiéndose en el plano de la Cámara e insultándola a poca distancia del rostro. También la han emprendido a patadas con el trípode con el que se realizaba la conexión y han lanzado líquidos sobre los equipos de grabación.

La agresión ha quedado registrado en directo y también ha sido descrita por compañeros presentes en el lugar. «Estoy cubriendo la manifestación independentista ante el Parlament. Un grupo de manifestantes han agredido a un equipo de periodistas de TVE. Han lanzado un objeto a la cabeza de la locutora, les han tirado latas, botellas y agua», ha relatado la periodista de La Vanguardia  Maite Gutiérrez.

El comité de Informativos de TVE ha condenado la agresión a través de un comunicado público. «Defendemos el derecho a informar libremente. No queremos ser los protagonistas de las noticias sino contarlas», han escrito.

En el vídeo que documenta la agresión, se puede apreciar claramente como los manifestantes alrededor de la escena se ríen y corean lemas como «Puta España» o «prensa española, manipuladora», mientras Ángela García Romero recibe los lanzamientos de objetos y los insultos que la impiden efectuar su trabajo.

Más adelante, cuando los activistas se encontraban fuera del recinto de la Ciutadella, los activistas han empujado, golpeado e insultado a una reportera de Antena 3 cuando intentaba entrar en directo y también han agredido e increpado a su cámara, según informa Europa Press.

Los Mossos d’Esquadra han acabado cargando en la concentración, en la que radicales encapuchados han lanzado bengalas contra los agentes y han roto el cordón de seguridad para tratar de acercarse al edificio. También han quemado banderas de España durante la movilización.