Política

Chat de los críticos de Cs: "La propuesta es una farsa y se nos está viendo el plumero"

Muestran su sorpresa "por la ductilidad y maleabilidad de algunos cuando se trata de alinearse con las consignas que vienen de arriba"

logo
Chat de los críticos de Cs: "La propuesta es una farsa y se nos está viendo el plumero"

Albert Rivera.

Resumen:

El giro de última hora que ha dado el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ofreciendo una abstención a Pedro Sánchez a cambio de una serie de condiciones como revertir el pacto de Gobierno en Navarra, no sólo pilló con el pie cambiado al PP, cuyo concurso era imprescindible en los cálculos de Rivera, sino a buena parte de su dirigencia y de la militancia de Cs. Y unos y otros han dejado su opinión en varios de los chats internos, algunos muy críticos, en los que lamentan que «se nos está viendo el plumero desde el minuto uno».

No faltan los que creen que la propuesta «es una farsa» en la que la cúpula «está sobreactuando tácticamente», pero sobre todo se preguntan «¿qué pasa con los que decíais que a Sánchez ni agua, lo del compromiso electoral y todo eso, estáis ahora encantados?».

«Un giro de esos que a cualquiera le rompe la espalda», denuncian los críticos

Los críticos, que todavía quedan, aseguran no estar quietos tras la sangría de salidas y de dimisiones producidas en las últimas semanas. De hecho, algunos como Toni Roldán, que fuera responsable del área económica de Cs, respaldó el ofrecimiento de facilitar la investidura mediante la abstención de los 56 diputados naranjas.

Eso sí, hay coincidencia en que la propuesta llega tarde y mal, y no dejan de mostrar su sorpresa «por la ductilidad y maleabilidad de algunos cuando se trata de alinearse con las consignas que vienen de arriba, aunque para ello haya que dar un giro de esos que a cualquiera le rompe la espalda».

Alerta ante un posible «descalabro» electoral

A nadie se le escapa la influencia que han podido tener las malas perspectivas electorales además de correr con el desgaste de aparecer como culpables, al menos en parte, de una nueva convocatoria ante las urnas, las cuartas desde 2015. Por eso lamentan que el enésimo giro «no ayuda precisamente a mejorar la imagen que estamos consolidando y que nos llevará al descalabro electoral en caso de elecciones».

En definitiva, «necesitamos demostrar que somos un partido serio, solvente, fiable… que hemos venido a hacer lo que dijimos que haríamos», pero para ello, «hay que cambiar Ciudadanos, crear un programa razonable y claro, con una estructura organizativa operativa» sostenida sobre la militancia «y no cuatro amiguetes, sus amigos, familia y novias».

Un dirigente crítico destaca su satisfacción «porque al final Rivera ha hecho lo que con sentido común le hemos pedido durante estos meses. Él no lo reconocerá, ni nos pedirá disculpas, pero hemos ganado», sentencian. Otra cosa es el efecto real del giro de última hora del líder de Ciudadanos, que a estas alturas se antoja inútil.

Comentar ()