El candidato con más opciones a Vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha destacado este jueves que «la investidura no está resuelta». Tras resaltar el «liderazgo» de Pedro Sánchez, el secretario general de Podemos ha pedido apostar por el «diálogo, mano izquierda y empatía» para lograr los apoyos necesarios en el Congreso de los Diputados.

Un Gobierno que no está cerrado, como transmiten los dirigentes socialistas. Iglesias ha pedido «discreción» para que «las cosas salgan bien», y ha defendido aportar «toda la información tras la investidura, no antes».

«Espero que la próxima Nochebuena los españoles puedan cenar con un nuevo Gobierno», ha añadido. El próximo vicepresidente ha acudido al Congreso a recoger su acta de diputado.

«El decreto no nos gustaba»

Sobre el decreto digital de ayer contra la república digital, Iglesias ha justificado la abstención de su grupo. «El decreto no nos gustaba porque afectaba a derechos fundamentales. Y teníamos dos opciones: que el decreto saliera sin más con el apoyo de PP y Cs o lograr concesiones por parte del PSOE, que logramos, y que la introducción del control judicial de cualquier acto administrativo que afecte a derechos fundamentales».

El líder morado ha reivindicado los acuerdos que lograrán con el PSOE en Consejo de Ministros. «Pero de momento no somos Gobierno: lo de ayer fue una Diputación Permanente que expresa la correlación de fuerzas que había en abril».