Política

Casado no aceptará una reunión tripartita con Sánchez y Arrimadas

La dirección del PP oficializa "ceder" una senadora a Cs para que tenga Grupo propio en la Cámara Alta como gesto de "generosidad", pero "no nos marcan la estrategia"

Pedro Sánchez y Pablo Casado en una reunión en la Moncloa. EFE

El presidente nacional del PP, Pablo Casado, no tiene intención de participar en ninguna reunión tripartita con Pedro Sánchez e Inés Arrimadas, tal y como ha reclamado por carta la líder en ciernes de Ciudadanos, ni siquiera para insistir en que no facilitará la investidura del candidato socialista. De esta manera se desvincula de la próxima cita, aún por determinar, de Arrimadas en Moncloa. Incluso en la hipótesis de que Sánchez le quisiera sumar a la misma y levantara el teléfono, en el entorno del líder popular aclaran que «Arrimadas no nos diseña la estrategia» y la posición del PP «ha quedado lo suficientemente clara» respeto a la futura gobernabilidad.

Otra cosa es que el jefe del Ejecutivo en funciones se ponga en contacto con él -entre otras cosas, en respuesta a la llamada telefónica que le hizo el líder popular la noche electoral del 10-N- para concertar una reunión, distinta, entre los dos líderes de las principales fuerzas políticas del país.

Casado siempre ha hecho alarde de que acude a las llamadas de Sánchez «por responsabilidad institucional», al contrario de lo que hizo Albert Rivera al menos en dos ocasiones, pero no entrarán en el juego de Ciudadanos «que pudiendo sumar 180 diputados con el PSOE la pasada legislatura no desbloqueó la investidura» y ahora pretende arrastrarles a una estrategia que no comparten.

Arrimadas se arrogó la representación del PP sin consultar con Génova

Además, Arrimadas se arrogó una representación, la del PP, que nadie le había dado. De hecho, Génova desconocía la iniciativa de la más que segura sucesora de Rivera. En su carta, remitida a Moncloa el pasado día 2, solicitaba la dirigente naranja «una reunión a tres entre los líderes de los Grupos Parlamentarios de PSOE, PP y Ciudadanos (…) Sentémonos usted, el señor Casado y yo e intentemos llegar a un acuerdo».

No deja de ser paradójico que Arrimadas adoptara una decisión de estas características sin conocimiento de Génova, entre otras cosas porque su interlocución con el líder del PP es fluida y frecuente. No es, sin embargo, la primera vez que Ciudadanos pretende tirar de los populares. Ya lo intentó Rivera el pasado mes de septiembre a punto de que se cumpliera el plazo para la repetición automática de elecciones, que no pudo evitar.

Entonces propuso que PP y Cs facilitaran la investidura de Sánchez bajo una serie de premisas, entre ellas, la ruptura del pacto en Navarra, donde el PSN se sostiene parlamentariamente gracias a Bildu. Casado aceptó una reunión con Rivera, que duró nada menos que dos horas, pero a la que quiso dar un perfil bajo, sin fotógrafos y en su despacho en el Congreso de líder del primer partido de la oposición.

Eso no impide que el PP esté por favorecer a Ciudadanos. Luchó porque tuviera un sitio en la Mesa del Congreso de los Diputados, aún a costa de un cisma con Vox, y ahora le va a «prestar» a la senadora navarra Amelia Salanueva, para que junto con la también navarra Ruth Goñi, sume los diez parlamentarios necesarios con los que tener Grupo propio en la Cámara Alta, tal y como adelantó El Independiente.

El comité de dirección del PP formalizó en su reunión de este martes dicha cesión como muestra, según explicó el vicesecretario de Comunicación popular, Pablo Montesinos, de la «generosidad y altura de miras» de los populares, dentro de la apuesta que Génova sigue haciendo por España Suma, la coalición que planteó entre los dos partidos y que la formación naranja rechazó en las anteriores elecciones, pero que Arrimadas, lejos de rehusar, estaría dispuesta a contemplar en una serie de territorios como Galicia y País Vasco además de Navarra.

Melisa Rodríguez califica de «bulo» la fórmula «España Suma»

Sin embargo, oficialmente, Ciudadanos llega a calificar de «bulo» la fórmula «España Suma» a pesar de la receptividad de su jefa de filas. Así, al menos se manifiestó este martes la portavoz de su gestora, Melisa Rodríguez, quien ha acusado al PP de intentar lanzar este «bulo» para no afrontar una investidura por «la vía Arrimadas». Rodríguez, en rueda de prensa en la sede de Cs tras la reunión de la gestora, ha exhortado al PP a que, si de verdad tiene ganas de sumar con Ciudadanos, ahora «tiene la oportunidad» de incorporarse a la propuesta de la sucesora de Rivera, informa Efe.

Comentar ()