Política

Ciudadanos quedará en manos de una gestora hasta que renueve dirección en marzo

A finales de este mes se reunirá un Consejo General que designará a una gestora para tomar las riendas de Ciudadanos hasta la celebración de la Asamblea General del partido, que no se producirá antes del 10 de marzo

logo
Ciudadanos quedará en manos de una gestora hasta que renueve dirección en marzo

José Manuel Villegas, en la sede de Ciudadanos. EFE

Resumen:

La batalla por la sucesión en Ciudadanos acaba de empezar… y está aún lejos de terminar. Buena parte de la desmembrada cúpula naranja ya ha cerrado filas alrededor de Inés Arrimadas como «sucesora natural» del dimitido Albert Rivera, aunque la elección final se producirá dentro de cuatro meses, tal y como dictan los estatutos del partido.

Después de vivir el peor episodio de la historia en las últimas horas -con la pérdida de 47 escaños, la caída a sexta fuerza política por detrás de ERC y la salida de su presidente, que llevaba al frente del proyecto 13 años- Ciudadanos se abre ahora hacia un complejo proceso que culminará con la elección de un nuevo rumbo, una nueva dirección y un nuevo heredero, pero mantendrá la interinidad hasta el mes de marzo. Alargar los plazos puede dejar hundido a un partido tocado, más aún en un momento crucial en la política española y con el PP soplándole en la nuca para absorber los restos de la formación.

A efectos prácticos, el cúpula de poder está, ahora mismo, en funciones. La Ejecutiva Nacional quedó disuelta tras la dimisión de su líder, «una situación completamente nueva a la que nos sobrepondremos», explicaba José Manuel Villegas este miércoles en rueda de prensa tras la reunión del comité permanente en funciones. De hecho, el mencionado órgano es el que concentra ahora el poder, pero por muy poco tiempo.

El proceso de primarias en Ciudadanos dará el pistoletazo de salida con la celebración de su Consejo General, un órgano compuesto por 160 miembros y presidido por Manel Bofill que se dará cita «en un plazo inferior a 15 días», ha indicado Villegas. Fuentes internas indican que la fecha de esta reunión será, casi con toda seguridad, el próximo 30 de noviembre.

La primera conclusión importante que saldrá de la celebración de ese Consejo será la designación de una gestora, que llevará las riendas del partido hasta la celebración de la quinta Asamblea General del partido. Según información a la que ha tenido acceso este medio, este órgano estará formado por entre 10 y 15 personas -se da por descontado que tanto José Manuel Villegas e Inés Arrimadas formarán parte de la misma- y será Manel Bofill no sólo el que se encargue de diseñar una lista que tendrá que ser aprobada por al menos dos terceras partes de los miembros del Consejo General, sino el propio presidente de la mencionada gestora.

Además, a finales de este mes se conocerá también la fecha de la Asamblea General, tras la que quedará ratificado por la militancia naranja tanto el nombre del sucesor o sucesora de Albert Rivera como la nueva Ejecutiva, que a su vez determinará necesariamente el rumbo del partido. Las normas internas de la formación, ha recordado Villegas, establecen que la celebración de este congreso extraordinario se produzca en marzo -cuando se cumplen cuatro meses de las elecciones- por lo que no se producirá antes del próximo 10 de marzo.

Fuentes del partido habían apuntado con anterioridad a la reunión del comité permanente de este miércoles -que volverá a darse cita el próximo lunes- que era probable el adelanto de esa Asamblea teniendo en cuenta la convulsa actualidad política, pero la Ejecutiva ha decidido descartar esa posibilidad y ajustarse a los límites legales en una situación desconocida en el partido. «De este modo, los afiliados tendrán tiempo para tomar las decisiones para articular algún proyecto de peso» ha defendido Villegas, aunque fuentes cercanas a la cúpula apuestan por una sucesión «pactada y ordenada».

Abstención descartada

La comparecencia de José Manuel Villegas, secretario general del partido en funciones hasta la designación de la gestora, es la primera que se produce en la sede del partido desde que Albert Rivera dimitiese el pasado lunes ante una sede de Ciudadanos abarrotada por periodistas, militantes, dirigentes y curiosos que se acercaron a presenciar la despedida del líder liberal.

Y en medio de un partido en funciones, descabezado en el Congreso y en la cúpula, Villegas ha aplazado la agonía del partido hasta dentro de cuatro meses, cuando volverá a cobrar consistencia. Ni el convulso escenario político que se abre ahora con el preacuerdo de Gobierno entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha acortado los plazos en un partido que prefiere «respetar los tiempos y hacer las cosas bien».

Ciudadanos votará ‘no’ a la coalición entre Sánchez e Iglesias y no facilitará la investidura hasta que el PSOE «mire al centro»

Pero «no hay vacío de poder» y la dirección, decisiva o no, de los 10 diputados que los naranjas conservan en la cámara de representantes no facilitarán el autodenominado Gobierno progresista de PSOE y Unidas Podemos y votará ‘no’ en la hipotética sesión de investidura.

«Ciudadanos se opondrá a este Gobierno», ha ratificado Villegas este miércoles, que ha vuelto a poner encima de la mesa la predisposición del partido a «desbloquear», pero sólo si Sánchez mira «al centro y al constitucionalismo y no a los extremos y a los populismos».

El ex diputado por Almería ha hecho un llamamiento a la rectificación de Sánchez, para lo que cree que «aún ha tiempo, porque aún no le han salido las cuentas para ser investido», y ha emplazado al dirigente socialista a una reunión para llegar a un acuerdo, en el que también incluye al PP. Del mismo modo, Villegas ha negado rotundamente que esté encima de la mesa la posibilidad de vincular un acuerdo con Sánchez a sus pactos de gobiernos territoriales con el PP -mantienen el poder en Andalucía, Castilla y León, Madrid y Murcia-. «No hay ninguna oferta en este sentido, ni intercambio de cromos ni nada por el estilo», ha subrayado.

Fuentes internas de Ciudadanos señalan que, casi con toda seguridad, sería la portavoz del partido, Inés Arrimadas, quien asumiese la responsabilidad de reunirse con Pedro Sánchez o con el Rey en una hipotética ronda de consultas que se celebre antes de que el partido encuentre sucesor para Albert Rivera.

Comentar ()