Política

Génova planea una OPA a Ciudadanos para unir el voto de centro-derecha

Cuadros medios del PP que saltaron a Cs "llamaron a la puerta para volver" ante los malos augurios de Albert Rivera

Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo en el mitin central en Cataluña efe

De las cenizas de la debacle de Ciudadanos surge una oportunidad para el PP. Así lo ha visto Génova que se ha puesto ya manos a la obra para intentar alcanzar su reclamada unidad del centro-derecha por el lado de Ciudadanos. Curiosamente, uno de los primeros territorios en los que los populares han iniciado las maniobras para una futura absorción del partido que creó Albert Rivera, es Cataluña, donde por vez primera ganó las elecciones autonómicas en votos y escaños un partido no nacionalista.

Aunque de aquel éxito electoral quedan todavía 36 diputados de Ciudadanos sentados en el Parlament, los resultados de este domingo fueron muy magros hasta el punto de que el Partido Popular se puso por delante de los naranjas en número de votos empatando en escaños. Es verdad que en territorios como Cataluña se vota en clave muy diferente en generales y autonómicas, pero los resultados del 10-N, con la posterior dimisión de Albert Rivera, dibuja un panorama muy muy sombrío para Ciudadanos en el territorio que les vio nacer.

Los populares catalanes no quieren hablar de OPA y, mucho menos, hostil, «como la que nos intentaron hacer a nosotros», según ha afirmado, vía tuit, su líder regional, Alejandro Fernández. Pero «toca ir juntos porque sigue siendo absurdo que Inés Arrimadas, Juan Carlos Girauta, Cayetana Álvarez de Toledo y tantos otros no estemos en el mismo barco si en lo esencial pensamos lo mismo». Cabe recordar que Girauta ha pasado de ser portavoz de Cs en el Congreso entre 2016 y 2019 a no sacar su escaño por Toledo.

Además, Álvarez de Toledo no ha dudado en afirmar que el PP «se ha convertido en el referente del constitucionalismo en Cataluña» y vuelto a ser «el eje de la vida constitucionalista» a pesar de sus dos exiguos escaños. Cualquier reconstrucción del espacio constitucionalista «va a pasar por el PP de manera priotiraria, se va a tener que hacer y esa es la principal tarea», ha preconizado.

Cree la cabeza de lista del PP por Barcelona y portavoz del Grupo Popular en el Congreso que Ciudadanos -partido al que votó cuando se fue del PP- «ha pagado su empecinamiento a ese proyecto en común que le ofrecimos, eso que se llamaba Cataluña Suma. Ese es el gran proyecto político que tiene que encabezar el PP y señaladamente desde aquí «. Calculan los populares que de haber ido juntos habrían sacado entre 8 y 9 diputados en Cataluña.

País Vasco o Murcia son otros dos territorios donde el PP ha comenzado a moverse

El PP sacó en Cataluña 286.302 -86.000 más que el 28-A– frente a los 216.373 de Ciudadanos, incluso por detrás de Vox, que cosechó 243.026, los tres empatados a dos escaños.

No es el único territorio donde los populares comienzan a movilizarse. País Vasco o Murcia, única comunidad donde ganó Santiago Abascal, son objetivos prioritarios. De hecho, en el País Vasco estuvo a punto de materializarse para el 10-N hasta que Albert Rivera abortó una operación que se había hecho a sus espaldas. Y en Murcia serviría para poner coto al ascenso de Vox. PP y Ciudadanos habrían sumado más de 241.000 votos en el territorio de Teodoro García Egea aunque ya se sabe que en política uno más uno no son necesariamente dos.

Uno de los dirigentes de Ciudadanos que más sensibilidad mostró a estos planteamientos fue el todavía secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas. Villegas, que no ha conseguido tampoco su acta de diputado por Almería, vio con buenos ojos tanto Cataluña Suma como la presentación de listas conjuntas al Senado, aunque no impuso su criterio.

Cuadros medios del PP que saltaron a Cs «llamaron a la puerta para volver»

Simultáneamente, se ha ido produciendo una operación «retorno» por la cual muchos de los cuadros medios del PP que saltaron a Ciudadanos «llamaron a la puerta de los populares para volver» ante los malos augurios demoscópicos de Rivera. Según fuentes de la dirección nacional del PP, no se atendió a estas peticiones, aunque dentro de la nueva estrategia de la fusión por absorción, en la que el pez grande termina de comerse al chico, no es descartable el regreso a la «casa madre».

En otras direcciones territoriales populares lo que experimentaron fue «un retraimiento de gente próxima a nosotros que se quería ir a Ciudadanos y dio marcha atrás», pero creen que será cuestión de tiempo, tras la celebración del congreso extraordinario que debe buscar un sustituto a Rivera y Cs clarifique su posición con respecto a la investidura de pero Sánchez, cuando se vayan produciendo los principales movimientos de los «retornados».

Comentar ()