Política

En fin de semana y a primera hora: Sánchez acelera su investidura y limita la réplica de Casado

El pleno arrancará el sábado a las 9 de la mañana contra la costumbre de empezar a las 12 y permitir al primer partido de la oposición preparar su respuesta al discurso presidencial

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazan en la firma del acuerdo programático.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazan en la firma del acuerdo programático entre el PSOE y Unidas Podemos. EFE

Con los votos amarrados para sacar adelante por vez primera una votación de investidura después de dos intentos fallidos, en 2016 y en julio del año pasado, el presidente del Gobierno en funciones tiene como objetivo solventar este trámite lo más rápido posible. De ahí viene la convocatoria del pleno en mitad del puente de Reyes, los días 4, 5 y 7, y hacerlo, además, a primera hora de la mañana, contra la costumbre de que este tipo de debates arranquen a las 12 de mediodía y se interrumpan tras el discurso presidencial.

De ese modo se daba tiempo al resto de los intervinientes a que preparasen sus réplicas, oportunidad de la que no va a disponer Pablo Casado, pues tomará la palabra en cuanto termine Sánchez salvo que la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, decrete un pequeño receso. Esto limita en muy buena medida el alcance de la respuesta de Casado a Sánchez, cuyo único objetivo es acelerar lo más posible su elección como presidente. Incluso podría darse el caso de que el líder del tercer partido del país, Santiago Abascal, de Vox, también hablara por la mañana, para arrancar la sesión de tarde del sábado con el «vicepresidente» Pablo Iglesias.

La alegría de Iglesias

Precisamente, el líder de Unidas Podemos no ocultaba su alegría en una serie de tuits muy festivos y navideños con los que deseaba feliz año a los ciudadanos. «Os deseo una #FelizNochevieja y lo mejor para el nuevo año a todas las personas que vivís en España, habléis la lengua que habléis, hayáis nacido en el país que hayáis nacido, penséis lo que penséis y hayáis votado a quien hayáis votado», decía en su primer mensaje.

Y seguía: «Ojalá la empatía, el cariño y el espíritu de diálogo que se respira en estas fechas inspire un 2020 de fraternidad y solidaridad entre todas las personas que compartimos este país maravilloso. Porque siempre es con los otros como se construye la felicidad», para terminar con una cita críptica del escritor Manuel Vázquez Montalbán. «No hay verdades únicas, ni luchas finales, pero aún es posible orientarnos mediante las verdades posibles contra las no verdades evidentes y luchar contra ellas».

Otro de los objetivos de este calendario casi agónico es no terminar demasiado tarde el domingo, puesto que determina la hora a la que los diputados deben acudir el martes a la segunda votación, la definitiva. Conforme al artículo 171 del Reglamento del Congreso de los Diputados Sánchez expondrá, sin limitación de tiempo, su programa de Gobierno.

Tras su intervención, lo hará cada representante político, de mayor a menor representación, por espacio de treinta minutos. El aspirante a presidente podrá responderlos uno a uno, que es lo habitual, o al final de todas las intervenciones, también sin límite de tiempo. Los líderes del resto de los Grupos Parlamentarios tendrán cada uno diez minutos para las réplicas y contraréplicas.

Cuanto antes termine la votación del domingo antes se puede convocar el pleno del martes

Dado que el domingo no va a conseguir los 176 votos de la mayoría absoluta, Sánchez tendrá que ir a la segunda ronda, cuarenta y ocho horas después de la anterior, «y la confianza se entenderá otorgada si en ella obtuviere mayoría simple», según reza el reglamento. Será la del martes una sesión exprés puesto que el candidato tiene esta vez tasado el tiempo, diez minutos, y los Grupos Parlamentarios cinco cada uno para fijar su posición.

A partir de ese momento y tras prometer su cargo ante el Rey, Sánchez hará los nombramientos de su Gobierno. No tiene plazo para ello. De hecho podría hasta esperar unos días si así lo estimase necesario. Eso fue lo que hizo Mariano Rajoy tras el debate de investidura del 29 de noviembre de 2016. Juró su cargo ante Felipe VI el día 31 y esperó a que pasara el puente del 1 de noviembre para dar a conocer los nombres de su Consejo de Ministros, que tomaron posesión de sus carteras el 4 de noviembre, esto es, casi una semana después del debate de investidura.

Sánchez espera contar en segunda vuelta con los votos afirmativos de Unidas Podemos, PNV, Más País, Coalición Canaria, Nueva Canarias, PRC, Teruel Existe y, quizá, los del BNG. Se abstendrían ERC y Bildu, lo que le permitiría sumar 169 «síes» frente a 163 «noes».

Comentar ()