Política

El pasado franquista de la sede en la que Iglesias instalará su Vicepresidencia

Sede del Ministerio de Sanidad en el Paseo del Prado de Madrid. EFE

Primero en Upday

 

El primer Gobierno de coalición de la historia de la democracia ya ha echado a andar. Pedro Sánchez fue investido este martes en una ajustadísima votación -167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones- y sólo es cuestión de tiempo que se conozcan todos los detalles del nuevo Ejecutivo, tanto en composición –cuyo anuncio se retrasa la próxima semana- como en organización.

Y ya empiezan a recortarse flecos: este miércoles ha trascendido que Pablo Iglesias podría instalar su Vicepresidencia segunda de Asuntos Sociales en la actual sede del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar social del madrileño Paseo del Prado, después de conocerse que el líder de Podemos no desarrollaría sus funciones dentro del Palacio de la Moncloa. Será en este edificio donde, previsiblemente y según ha adelantado Efe, el dirigente morado desarrolle las funciones asociadas al cargo que ha obtenido a cambio de investir a Pedro Sánchez de la que dependerán, entre otras, las secretarías de Estado de Derechos Sociales y para la Agenda 2030.

Con la memoria histórica como uno de los compromisos estrella del programa pactado entre Iglesias y Sánchez, el jefe del Ejecutivo se comprometió en su discurso de investidura a impulsar medidas que conlleven la retirada de simbología de la era predemocrática de los lugares públicos… pero su vicepresidente segundo desarrollará sus funciones en un edificio conocido por su pasado franquista y una de las simbologías de la dictadura mejor conservadas -y aprovechadas- en la actualidad.

El actual Ministerio de Sanidad fue conocido en otra época como el «Edificio de los Sindicatos» o «Casa Sindical», construida para acoger la sede nacional de la central sindical franquista e ideada por el arquitecto Francisco de Asís en colaboración con Rafael Aburto. Alcanzó mucha popularidad en la dictadura, y se convirtió en una de las primeras y más importantes edificaciones de la posguerra.

De hecho, el número 18 del Paseo del Prado fue inaugurado por Francisco Franco el 27 de octubre de 1955, en vísperas del aniversario fundacional de Falange Española. En su interior se editaba también el periódico Pueblo, el vespertino español de los sindicatos verticales del régimen, uno de los rotativos más importantes de la España franquista.

Ya en democracia, la Casa Sindical ha tenido muchos y diversos usos, incluyendo dentro de su estructura ámbitos como la Igualdad o los Servicios Sociales. Y, a partir de ahora, servirá para dar cobijo al despacho del líder de Unidas Podemos.

Comentar ()