Política ENTREVISTA | CRISTINA DEXEUS, PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN DE FISCALES

"El mensaje que envía Sánchez es claro: 'Voy a controlar a la Fiscalía General y a los fiscales'"

logo
"El mensaje que envía Sánchez es claro: 'Voy a controlar a la Fiscalía General y a los fiscales'"

Cristina Dexeus, presidenta de la Asociación de Fiscales IA

Resumen:

La candidatura de Dolores Delgado como fiscal general del Estado ha caído como una bomba en la carrera judicial, cuya asociación mayoritaria ha cuestionado la designación. La presidenta de la Asociación de Fiscales, Cristina Dexeus, amplía y argumenta esa posición crítica, señalando el perjuicio en la imagen de independencia del Ministerio Fiscal que provoca la elección de Pedro Sánchez. Dexeus reconoce en la designación las consecuencias del pacto PSOE-ERC y advierte a su compañera de carrera: de ella depende «mantener incólume la imagen de la institución, apartada del poder político, o enfangarla».

Pregunta.- ¿Qué valoración hace del nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general?

Respuesta.- El nombramiento debe confirmarse. Es el anuncio, habrá que pasar por todos los trámites para que esa propuesta se haga efectiva. Pero en todo caso parece un nombramiento dirigido a controlar al Ministerio Fiscal desde el Gobierno. Me recuerda aquellas palabras de Pedro Sánchez, preguntando «¿de quién depende la Fiscalía?». Aquello que mucha gente consideró un desliz y que nosotros ya criticamos en su momento, parece que es una realidad, un convencimiento del presidente del Gobierno, que la Fiscalía depende del Gobierno. Para eso nombra a una persona que ha sido hasta hace nada ministra de Justicia y diputada en el Congreso por el PSOE. Queda claro cual es la intención del Gobierno.

P.- ¿Los fiscales tienen herramientas para resistirse a ese control gubernamental?

R.- Sí, tenemos el artículo 27 frente a una orden concreta de un superior que consideremos improcedente o que no se ajuste a la legalidad. La capacidad de oponernos a esa orden para que quien la ha emitido se lo piense o lo mantenga con mecanismos de revisión que están previstos en el Estatuto. También es verdad que el fiscal general del Estado en principio no puede recibir ordenes directas sobre un asunto concreto por parte del Gobierno. Eso estatutariamente no es posible.

P.- ¿Teme que esto vaya a suceder a partir de ahora?

R.- Por supuesto que lo temo. Desde el momento en que se nombra a una persona de la esfera del Gobierno, con todas las manifestaciones que ha hecho Pedro Sánchez acerca de la Fiscalía, si se suma una cosa a la otra parece claro que el mensaje que se envía es claramente el de ‘voy a controlar a la Fiscalía General del Estado y a los fiscales’.

P.- ¿Cree que el principal objetivo de Sánchez es la Fiscalía del Tribunal Supremo por el juicio sobre el procés?

R.- La Fiscalía del Supremo es una de las piezas que han sido claves hasta ahora, pero hay otros asuntos pendientes, no solo en la Fiscalía del Supremo.

P.- ¿Qué otros?

R.- Ante la Audiencia Nacional, por ejemplo, el asunto de Trapero -jefe de los Mossos durante el procés-, sin ir más lejos. Del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya algún otro asunto pende. O el proceso sobre Quim Torra, hay otros asuntos.

P.- ¿Cree que este nombramiento responde al pacto del PSOE con ERC?

R.- Sabrán los que han negociado ese pacto la letra del mismo. En cierto modo sí parece que pueda responder a unos intereses partidistas.

P.- ¿Le preocupa el hecho de que el PSOE haya sido tan explícito en sus críticas a la Junta Electoral por una cuestión de respeto a organismos que deben ser independientes?

R.- Hay falta de educación democrática entre muchos políticos. Hay que respetar la separación de poderes, a las instituciones y cada uno debe mantenerse en el ámbito que le corresponde. Las críticas al poder judicial por parte del Ejecutivo o el Legislativo no son buenas, desgastan las instituciones del Estado y confunden a la ciudadanía.

P.- ¿Qué espera, o qué teme, de Dolores Delgado como fiscal general?

R.- Habrá que ver cual es su actuación en los casos concretos. Hay que esperar. De momento no potencia la imagen de imparcialidad ni la imagen de separación de poderes el hecho de que ella pudiera ser nombrada definitivamente fiscal general del Estado. A partir de ahí, está en sus manos el mantener incólume la imagen de la institución, apartada del poder político, o enfangarla.

Comentar ()