Política

El PP exige a Sánchez que rectifique por referirse a Guaidó como "líder de la oposición"

Sesión de control al Gobierno: Casado aplaude a Álvarez de Toledo. EFE

La portavoz del Gurpo Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, ha subido este miércoles a la tribuna del Congreso de los Diputados con un discurso que ha puesto en un aprieto al titular de Transportes, José Luis Ábalos, por su encuentro con la número dos de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Barajas, quien tiene prohibida su entrada en el espacio Schengen. Y es que la dirigente popular ha enumerado una a una las contradicciones y «mentiras» del Gobierno de coalición al respecto. «Nadie ha mentido más en menos tiempo», ha subrayado, para pasar a calificar la operación del Ejecutivo con la ministra venezolana como una «película» titulada «José Luis Ábalos Bond. Misión Barajas».

Durante su intervención, muy dura, Álvarez de Toledo ha pedido una «rectificación urgente» de Sánchez por calificar a Juan Guaidó como «líder de la oposición» y «asumir las tesis de Iglesias, de Zapatero y de Maduro». Minutos antes, en respuesta a la pregunta del dirigente de Vox, Santiago Abascal, el jefe del Ejecutivo rectificaba la tesis mantenida hasta ahora en las filas del PSOE y evitaba referirse a líder venezolano como presidente encargado.

Seguidamente, la portavoz del PP ha pronunciado una batería de preguntas dirigidas al ministro que este ha evitado explicar en su turno de intervención. «¿De verdad creyó que nadie se iba a enterar?», comenzaba Álvarez de Toledo. «¿Es ingenuidad o prepotencia? ¿Por qué vino la torturadora a España? ¿Quién la invitó? ¿Por qué no la desinvitó? (…) ¿Quién le pidió a usted que la recibiera? ¿De qué hablaron?», enumeraba la dirigente.

Durante la réplica de Ábalos, éste ha obviado las preguntas de la popular y se ha defendido asegurando que sobre Delcy Rodríguez «no recae ninguna orden de detención, se pongan como se pongan», mientras que lo que sí recae sobre ella es una «restricción de entrada en la Unión Europea», algo que él se encargó de «evitar». El titular de Transportes ha querido zanjar la polémica asegurando que Rodríguez no pisó espacio Schengen por que no pasó el control de pasaportes y «estuvo acompañada por miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado» para cumplir con la normativa.

Del mismo modo, Ábalos ha ignorado las informaciones publicadas en los últimos días -también recordadas por Álvarez de Toledo- que apuntan a que mantuvo una reunión con la ‘delfín’ de Nicolás Maduro durante al menos una hora, reiterando que lo único que le comunicó a la dirigente fue: «Usted no puede entrar, continúa su plan de viaje». No ha explicado, no obstante, los contenidos de la conversación que mantuvieron el resto del tiempo en el aeropuerto de Barajas. Con todo, sí ha admitido que el mencionado encuentro «podría haberlo hecho un policía, pero es un país con el que tenemos relaciones democráticas y hay que entenderse», argumentaba.

El bronco debate de este miércoles en el Congreso, en que transcurría la primera sesión de control tras la sequía parlamentaria a consecuencia de la interinidad del Gobierno de los últimos meses, tenía como protagonista el controvertido caso ya apodado como ‘Delcygate’, sobre el que PP, Cs, y Vox han ejercido su función de control sobre el Gobierno. En concreto, uno de los momentos más tensos se ha vivido cuando la bancada de la oposición ha gritado «¡dimisión, dimisión!», cánticos que han sido interrumpidos por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Pese a los duros ataques, especialmente procedentes de los populares, y las peticiones de dimisión, Ábalos se ha reafirmado en la versión -defendida minutos antes por Pedro Sánchez- de haber evitado una «crisis institucional» y, por tanto, ha descartado dimitir: «De ministro ya sabe quién me puede echar. Y de mi escaño, sólo pueden los votantes», subrayaba.

Comentar ()