Boris Johnson va mejorando del coronavirus que padece. El primer ministro británico ya no está en cuidados intensivos pero seguirá en el hospital St Thomas para estar bajo supervisión médica, según informa el 10 de Downing Street.

El portavoz ha informado de que mantiene «un ánimo extremadamente bueno». Va a ser «monitorizado de cerca por sus doctores».

El primer ministro británico anunció que había dado positivo en coronavirus el pasado 27 de marzo. Dijo entonces que padecía síntomas leves como fiebre y tos seca. Siguió al frente del comité de crisis con su gabinete aunque las reuniones se hacían de forma telemática.

El domingo 5 de abril ingresó en el hospital con una fiebre persistente. La noticia sorprendió al Reino Unido justo después de escuchar el mensaje de la Reina de Inglaterra sobre la crisis del Covid-19.

Isabel II, en el quinto mensaje a la nación en sus 68 años de reinado, llamó a la unidad, pidió a los británicos responsabilidad, y aseguró que pronto volverían a reunirse y a disfrutar de tiempos mejores.

Al día siguiente, el primer ministro fue trasladado a cuidados intensivos porque su estado había empeorado el lunes 6. Presentaba problemas respiratorios, si bien no necesitó asistencia mecánica, sino mascarilla. En todo momento se mantuvo consciente y animado.

Las primeras reacciones a la mejoría de Boris Johnson han sido de gran alegría. «Buenas noticias», ha escrito en su cuenta de Twitter, la jefa del gobierno escocés, Nicola Sturgeon, y un explícito «¡hurra!» era la forma de saludar la buena nueva del ministro de Medio Ambiente, Zac Goldsmith.

También desde las filas laboristas, el ministro de Justicia en la sombra, David Lammy, ha dicho: «Estamos muy contentos de saber que Boris Johnson ha salido de la UCI. Todo el país desea que se recupere por completo lo antes posible».

De momento, Dominic Raab continuará sustituyéndolo. Es una noticia positiva, pero no quiere decir que vuelva ya a trabajar. Aún necesita recuperarse», dice Jessica Parker, de la BBC

Como consecuencia de su ingreso en la UCI, Boris Johnson pidió al primer secretario de Estado, Dominic Raab, también ministro de Exteriores que encabezara el comité de crisis sobre el coronavirus en su lugar.

En el Reino Unido no hay un vicepresidente, como en Estados Unidos, y tampoco Constitución, de modo que no está claro quién se hace cargo en caso de que se ausente el jefe del gobierno.

Raab aclaró que el gobierno es un equipo, y de hecho, fue él quien dio la primera rueda de prensa de balance del comité de crisis, pero el miércoles lo hizo el ministro de Hacienda, Rishi Sunak, uno de los hombres fuertes del gabinete.

Jessica Parker, corresponsal política de la BBC, ha explicado en este medio cómo es aúnn pronto para especular cuándo el primer ministro podrá reincorporarse. «No ha trabajado desde el lunes. Hasta que ingresó en la UCI estaba al mando. Tenía hasta entonces la caja roja, que contiene los documentos del gobierno, pero esto cambió cuando su salud empeoró. De momento, Dominic Raab seguirá sustituyéndolo. Es una noticia positiva que salga de la UCI, pero no quiere decir que ya esté en condiciones de volver a trabajar. Aún necesita recuperarse».

Este jueves 9 de abril en el Reino Unido se han realizado test a 243.421 personas. De ellas han dado positivo 65.077 y de los que han ingresado en el hospital permanecen aún 16.784. Han fallecido 7.987 personas como consecuencia del coronavirus.