Política

Casado apoyará la prórroga del estado de alarma: "Por nuestra parte no quedará"

El líder del PP, Pablo Casado. EFE

El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado que apoyará la prórroga del estado de alarma para los próximos 15 días tras dejar ayer en suspenso el sentido de su voto, aunque ha advertido a Pedro Sánchez que aproveche esta «confianza» para «hacer las cosas bien», «gobernar» y «acotar la pandemia de una vez». «La paciencia de los españoles tiene un límite. No hay nada que aplaudir. No hay nada que celebrar», afirmaba, tajante.

El PP había supeditado su apoyo a la prórroga del estado de alarma a un conjunto de peticiones que ha recalcado Casado este miércoles, si bien fuentes del partido confirmaban que no se había producido tal interlocución con Moncloa antes del pleno. Con todo, Casado ha trasladado su ‘sí’ a la prórroga del estado de alarma, un apoyo al que ha acompañado un discurso de nuevo crítico con la gestión del Ejecutivo. El líder de la oposición ha aclarado que el PP mantendrá su «lealtad» con el Gobierno, que «cumpliremos con nuestra parte», pero ha lamentado que Sánchez no haya contestado a ni una sola de sus peticiones. «¿Ese es el espíritu de pacto y diálogo?», inquiría, reiterando que su apoyo a este Ejecutivo ha sido «el más generoso en la historia de España».

Al inicio de su intervención, Casado ha solicitado un minuto de silencio al hemiciclo por los más de 21.000 muertos en España por la crisis del Covid-19 como no había pedido ni la presidenta del Congreso, Meritxell Batet ni el propio Pedro Sánchez. «Me duele España», comenzaba, citando a Unamuno. Y continuaba con una experiencia personal, contando que «ayer enterraron a mi tío, en soledad» para dar cuenta del «drama humano» que está viviendo España con la pandemia. «Son miles de vidas truncadas antes de tiempo(…). Así no se puede seguir. Esto no va bien», alegaba, para encauzar las críticas al Gobierno.

Minuto de silencio en el Congreso

Casado, que ha vuelto a comparecer en el hemiciclo con corbata negra en señal de duelo, se ha congratulado porque Sánchez haya aceptado la petición de trasladar la mesa de reconstrucción al Congreso de los Diputados, si bien ha sido prácticamente el único comentario positivo que ha dirigido a la bancada del Gobierno.

El jefe de la oposición ha enumerado los que considera los errores más graves de la gestión del Gobierno, al que ha tildado de pecar «de incompetencia» desde que comenzó la pandemia en España. Entre otros puntos, ha censurado «la tardanza» en actuar, recordando «las vidas que se hubiesen salvado si se hubiesen aplicado medidas antes»; la ausencia de provisiones de material sanitario, los errores en las compras o la carestía de test. «¿No son conscientes de que solo con test masivos se puede desescalar? ¿Dónde están todos los que anunciaron?», subrayaba.

Tampoco ha ahorrado en críticas a la falta de transparencia del Gobierno, y ha pedido explicaciones por las palabras del general Santiago y de la ministra Isabel Celáa, que instan a evitar mensajes negativos contra el Gobierno. «El virus se vence con mascarillas, no con mordazas», afeaba.

Respecto al escándalo respecto a la relajación de las medidas de confinamiento de los niños en que el Gobierno incurrió ayer desautorizándose a sí mismo en cuestión de horas, Casado ha reprochado que Sánchez deje en manos del ministro de Sanidad la potestad de tomar decisiones sin someterlas al Consejo de Ministros ni llevarlas a debatir a la Cámara. «Con nuestros hijos no se juega. Con la salud de los españoles, tampoco», censuraba.

Abascal: «Ha llenado a España de féretros invisibles»

Como hiciese la última vez, el grupo parlamentario de Vox votará ‘no’ a la prórroga del estado de alarma, y ha pedido al Gobierno que «se marche·» por «llenar España de féretros invisibles». «Han enterrado a millones de españoles, pero no podrán enterrar su recuerdo», añadía.

El líder de Vox ha reprochado a Sánchez que quiera poner «una mordaza a todos los españoles» y ha asegurado que, en mitad de la crisis, lo que «genera más estrés es la deriva totalitaria» del Gobierno. «Se sienten capaces de convertir a España en una especie de cárcel chavista con cartillas de racionamiento», aseguraba, en un tono bronco que ha dirigido también el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. «España se enfrenta al mayor ataque a la libertad», recriminaba.

Te puede interesar

Comentar ()