El comisario investigado y en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, declaró en marzo del año pasado -nada más abrir el juez la pieza Dina sobre el robo del móvil a la exasesora de Pablo Iglesias en el Parlamento europeo y la aparición de una copia de éste en casa del comisario- que recibió el volcado del móvil en un pendrive de manos del exdirector de Interviú, Alberto Pozas, y entregó dicho material a la Policía, concretamente a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) al frente de la que se encontraba Eugenio Pino, por si tenía interés policial o judicial.

Villarejo negó durante su declaración del 28 de marzo (un día después de que Pablo Iglesias compareciera como perjudicado en la causa) estar detrás del robo del móvil de Dina Bousselham a finales de 2015 y la filtración de su contenido a Okdiario, donde acabaron publicados pantallazos de conversaciones de Podemos contenidos en el dispositivo en julio de 2016.

La Fiscalía solicitó al juez la apertura de la investigación apuntando, igual que lo hizo el líder de Podemos, a que Villarejo pudo estar detrás de ese robo y recibir órdenes de altos cargos de Interior durante el Gobierno de Rajoy para filtrar dicha información y desestabilizar a Podemos que en aquellas fechas se perfilaba como segunda fuerza política. Encuadraron esa operación en una estrategia similar a la de la filtración del informe Pablo Iglesias SA (PISA) a la prensa también en enero de 2016. De hecho, el fiscal Ignacio Stampa preguntó sobre dicho informe a Villarejo durante el interrogatorio acerca del robo del móvil de Dina Bousselham.

El comisario negó haber estado detrás de la redacción y posterior filtración del informe PISA que calificó de «bodrio, absurdo y vacuna encargada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para que nadie se atreva a investigar de verdad a Pablo Iglesias», dijo durante la declaración a la que ha tenido acceso El Independiente. Atribuyó la redacción de ese informe policial sobre supuestas cuentas del líder de Podemos en el paraíso fiscal de Granadinas al inspector jefe José Ángel Fuentes Gago. Fuentes próximas a éste niegan tajantemente que tuviera participación alguna en la preparación y elaboración de dicho trabajo.

Villarejo, al fiscal: «A ustedes les están tomando el pelo»

Villarejo reprochó al fiscal Stampa enterarse por la prensa de que «el señor Iglesias vino ayer aquí a declarar como perjudicado por un robo ordenado por el Ministerio de Interior» y consideró que esa teoría era una «barbaridad». «O a ustedes les están tomando el pelo o a su señoría alguien le está alterando todo porque eso…de verdad…», afirmó el comisario en prisión preventiva.

Sostuvo que el director de Interviú Alberto Pozas le entregó una copia del pendrive con el volcado del móvil de Bousselham por si tenía interés policial o judicial. El periodista y el subdirector del mismo medio, Luis Rendueles, están investigados en la causa por revelación de secretos tras reconocer que entregaron el material a Villarejo en respuesta a lo que entendieron como un «requerimiento policial».

Villarejo afirmó que, tras recibir el material, llevó una copia a la Dirección Adjunta Operativa de la Policía, así como sostuvo que no vio su contenido pero periodistas de otros medios le dijeron que era íntimo.

-Fiscal Ignacio Stampa: ¿Por qué lo entregó en la DAO si no tenía ninguna importancia para la DAO?

-Comisario Villarejo: Perdone, yo no sabía que tenía importancia para la DAO, hasta que no me dicen los de DAO que ahí no hay nada de interés policial o judicial y tal y cual.

-Fiscal Ignacio Stampa: Entonces entrega una copia a la DAO.

-Comisario Villarejo: Es que yo no se si hago yo una copia, me la quedo y le doy otra o la misma copia que le he dado a la DAO me la devuelve. No me acuerdo, no se…».

La Fiscalía General ha abierto una investigación interna al fiscal Ignacio Stampa después de publicar El Confidencial conversaciones entre miembros del equipo jurídico de Podemos en las que la abogada de Pablo Iglesias y Dina Bousselham, Marta Flor Núñez, afirmó que el fiscal Anticorrupción (al que ella llamaba ‘Ironman’) le filtró datos de la pieza Dina antes incluso de que el juez la abriera. El Ministerio Público quiere aclarar si fue así.

Dina hizo pantallazos a las conversaciones

Un informe de la Policía Científica unido a la pieza Dina al que ha tenido acceso este diario fecha en abril de 2016 (dos meses antes de que el DAO de la Policía Eugenio Pino se jubilara) el momento en que Villarejo tuvo acceso a la copia de la tarjeta móvil de Dina Bousselham, tres meses después de que Pablo Iglesias recibiera una copia del mismo dispositivo de manos del presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio. El juez retiró a Iglesias la condición de perjudicado en la causa por quedarse con la copia de la tarjeta móvil de su asesora durante casi seis meses y devolvérsela dañada. Investiga si pudo cometer dos delitos de daños informáticos y revelación de secretos por el manejo del dispositivo.

El mismo informe y uno anterior sitúan las conversaciones de miembros de Podemos publicadas en Okdiario y contenidas en dicho móvil en una carpeta de pantallazos que habría hecho la propia Bousselham y compartió con terceros, como reconoció en sede judicial. En su último recurso ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en el que pide que se mantenga a Iglesias como perjudicado en la causa afirma que las carpetas del contenido de dicho móvil que aparecieron en casa de Villarejo fueron manipuladas porque hay fotos que tenía y no están allí.

Durante su declaración como investigado, Villarejo dijo que por esas fechas habló con varios periodistas y éstos le dijeron que fue la propia Dina Bousselham quien filtró los pantallazos de dichas conversaciones que acabaron publicadas en prensa. «Estaba muy despechada porque le prometió [Iglesias] que se iba a casar con ella y no lo hizo y quería demostrar que es un machista, un manipulador», afirmó.