Política

Bescansa vaticina que Iglesias acabará "sin apoyo electoral ni poder institucional"

La que fuera una de las fundadoras de Podemos cree que estamos ante "el final del ciclo del 15-M"

Carolina Bescansa, junto a Íñigo Errejón en el club siglo XXI.

La que fuera diputada y secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, Carolina Bescansa, ha acusado a Pablo Iglesias, sin citarlo, de desarrollar una estrategia por la cual ha canjeado «la acumulación de apoyo electoral por poder institucional» y que si bien «ha sido exitosa, los hechos demuestran que es pan para hoy y hambre para mañana. Ese sacrificio te va a dejar sin las dos cosas. No es sostenible en el tiempo».

Y aunque no se ha atrevido a poner fecha a ese proceso, sí ha apuntado «al final del ciclo del 15-M». Significa que la «gran transformación que se expresó en una modificación profunda del sistema de partidos, alterando la relación de fuerzas, por lo menos en la manera en que se expresó, se está cerrando». En definitiva, «es el final de algunos actores, al menos de algunas formas de canalización de este espacio».

En una mesa redonda telemática organizada por DebatesACOP, junto al catedrático de Ciencia Política en el País Vasco y fundador del Euskobarómetro, Francisco LLera, moderados por el periodista Rodolfo Irago, no ha querido comparar la situación del partido de Pablo Igleias con Izquierda Unida, coalición que «demuestra que una organización puede estar muriendo durante muchísimo tiempo». Sin embargo, ha recordado cómo Podemos «ha ido perdiendo apoyos desde 2017 y cada vez con golpes más duros». La misma aceleración del tiempo histórico «que permitió que entrase en el Congreso con 69 diputados se puede estar aplicando a su descomposición», pero el ciclo 15-M «se va a cerrar pronto y Podemos va a durar más».

Podemos «ha ido perdiendo apoyos desde 2017 y cada vez con golpes más duros»

Aduce Bescansa que la formación morada, en su nacimiento, «no es un vaso comunicante con el nacionalismo» por lo que, «en buena lógica, el descalabro de las Mareas debería haber vuelto hacia el PSdG» y no ha sido así. Los votos de las Mareas «no venían del BNG», pero el hecho de que se haya beneficiado, prácticamente en solitario, del descalabro de Galicia en Común «tiene que ver con la reinvención del Bloque», más otra parte de votantes que se ha ido a la abstención.

La también fundadora de Podemos, que en 2017 abandonó la organización no sin antes intentarla liderar en Galicia, admite haber encontrado cosas sorprendentes el 12-J, «empezando por la participación». «Todos estábamos pendientes de ese indicador y mirábamos a Francia» donde cayó la participación 10 puntos en las últimas elecciones municipales. Por lo que el índice de voto en esta Comunidad «es un éxito en sí mismo» aunque cayó 5 puntos con respecto a las generales. Además, si se toma como periodo de análisis toda la legislatura, a Alberto Núñez Feijóo «no le ha tocado ni un pelo», a pesar de movilizaciones sociales como la de la Sanidad. En definitiva, «una legislatura convulsa que se resuelve a su favor».

El PSOE «debe tomar nota»

Por su parte, el PSOE «debe tomar nota de lo que le ha pasado al PSdG y al PSE», territorios que aunque carecen de peso demográfico tienen mucho político.

Bescansa, depurada de la dirección de Podemos por su posición crítica, ha sido más cauta que otros antiguos compañeros de partido como Íñigo Errejón o Ramón Espinar. El primero dijo que «Existe una cosa que se llama Unidas Podemos y que tiene los resultados de siempre de Izquierda Unida», mientras que Espinar se despachó con una andanada de calificativos: «Endogamia, incapacidad para llegar a acuerdos, sectarismo, agresividad indiscriminada con los medios, expulsión sistemática de la disidencia y el talento, burocratización que impide desarrollar iniciativas locales, autoritarismo…».

Comentar ()