España | Política

Álvarez de Toledo reta a Egea: el cese de Elorriaga fue "invasión de competencias"

La portavoz parlamentaria se desmarca de la línea de Génova e insiste en la creación de un Gobierno de concentración: "Como proyecto moral tiene sentido, es urgente y seguiré defendiéndolo"

La ex portavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, en el Congreso EFE

El cese del jefe de asesoría parlamentaria del PP y apuesta personal de Cayetana Álvarez de Toledo adelantado por El Independiente ha reabierto la guerra entre la portavoz y parte de la dirección del partido encabezada por el secretario general de los populares, Teodoro García-Egea.

La operación, según fuentes del entorno de la portavoz, fue una maniobra de presión para «intentar cargarse» a la portavoz que no contó con la aprobación de la diputada por Barcelona, mientras que fuentes de Génova justificaron la decisión de la destitución de Gabriel Elorriaga con la incompatibilidad -según los estatutos del Grupo Parlamentario Popular- del cargo que ocupaba con su acta de diputado. «Es incompatible», sostienen.

Este domingo, Cayetana Álvarez de Toledo ha roto su silencio y se ha pronunciado sobre la controvertida decisión de su partido, mientras los rumores sobre su posible salida circulan con más fuerza que nunca. En una entrevista concedida al diario El País, la portavoz lanza un dardo a Teodoro García Egea y denuncia una «invasión de competencias» de parte de Génova sobre el Grupo Parlamentario en la decisión del cese de su asesor.

Y responde además al argumento esgrimido por la dirección asegurando que los estatutos «establecen que el nombramiento del jefe de Asesoría se realiza a propuesta del portavoz», y a ella no le consultaron ni el cese ni la designación del sustituto. La dirección ha escogido a José Sánchez Arce, de la órbita de Casado, para encargarse a partir de ahora de las tres asesorías parlamentarias (Congreso, Senado y Parlamento Europeo).

«Es natural que haya diferencias, pero creo que también debe haber un respeto a la autonomía nacida de la confianza», se queja la portavoz, quien no duda en defender públicamente a Elorriaga. «Ejercía su responsabilidad con una notabilísima eficacia(…). Es una mala noticia para el Grupo, para el partido y desde luego para mí», lamenta.

Álvarez de Toledo insiste en un «Gobierno de concentración»

La portavoz parlamentaria ha vuelto a desmarcarse de la línea oficial marcada por el partido y ha defendido de nuevo la petición de levantar un Gobierno de concentración entre el PSOE, PP y Ciudadanos, sin descartar la entrada de miembros de Vox.

«Como proyecto moral tiene sentido, es urgente y seguiré defendiéndolo», aseveraba Cayetana en la entrevista, después de que el PP y el propio Pablo Casado, centrado en construir una «alternativa» -contra Sánchez y no con Sánchez- se hayan puesto de perfil con una propuesta que ya lanzó Ciudadanos en su momento, y a la que tanto el jefe de filas socialista como el popular se negaron.

«Un Gobierno de concentración constitucionalista habría evitado la grave crisis política que vivimos, y permitido encarar las profundas reformas que España necesita», suscribía la portavoz, que señalaba que el «gran obstáculo» a la iniciativa es «la podemización de Pedro Sánchez».

Álvarez de Toledo esquiva también el argumentario del PP sobre el rey emérito, y admite que la salida de Juan Carlos I de España «es un error» que, en última instancia «ha perjudicado al rey Felipe VI». Mientras la línea oficial marcada por el partido se basa en la defensa acérrima de Juan Carlos I, de su legado y de la monarquía, Cayetana se sale de los márgenes. «Debió someterse al escrutinio de la propia Casa Real y, por supuesto, dar una explicación a los españoles. El rey Juan Carlos no debió marcharse», sentencia.

Comentar ()