España | País Vasco | Política

El PNV rebajará el precio de su apoyo en la negociación de las cuentas de Sánchez

La formación priorizará que puedan aprobarse y limitará su negociación a blindar la ejecución de acuerdos cerrados pero pendientes de cumplir, como la inauguración del TAV en 2023, el cumplimiento del Estatuto de Gernika en 2021 y el pacto de déficit.

El presidente del Gobierno en funciones y el líder del PNV firman un acuerdo de investidura. EFE

Esta vez la factura no será elevada. La disposición al acuerdo es más amplia que nunca y salvo vetos externos de otros posibles apoyos del puzzle de aliados, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, podrá contar con los seis votos del PNV para sacar adelante sus cuentas. En Sabin Etxea se conformarán esta vez con afianzar la ejecución de acuerdos pendientes, con blindar que se lleve a cabo lo firmado cuanto antes. A ello sumarán la reclamación de una distribución razonable y eficiente de los recursos escasos de la dañada economía española y que permitan remontar cuanto antes la actual crisis económica.

La formación de Andoni Ortuzar ha mantenido ya un primer encuentro con Sánchez en la primera ronda de tanteo de posibles apoyos presupuestarios mantenida por el jefe del Ejecutivo. Por ahora no conocen muchos detalles de los planes con los que se escribirán los presupuestos que aspiran a dar el relevo a las exprimidas y prorrogadas cuentas de Cristóbal Montoro.

Fuentes del partido consultadas por ‘El Independiente’ señalan que la negociación esta vez se centrará en asegurarse la ejecución plena de proyectos como las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV), cuyos retrasos se suman sine die. El nuevo Gobierno vasco que ayer tomó posesión quiere inaugurar la ‘Y’ vasca a finales de esta legislatura y la previsión de que en 2023 Euskadi contaría con la infraestructura ferroviaria ha quedado en el aire. Cumplir los plazos, el cronograma de obras fijado por el propio Gobierno central con el Ejecutivo de Urkullu será una exigencia en la negociación presupuestaria.

Completar el Estatuto en 2021

En la lista de peticiones para ceder el apoyo a los presupuestos también figurará el cumplimiento de otro calendario, el de la transferencia de la treintena de competencias pendientes del Estatuto de Gernika. En principio, el compromiso está escrito, fijado en un calendario que incluye completar el Estatuto de 1979 antes de finales de 2021. En la lista se incluye explorar la cesión del régimen económico de la Seguridad Social e incluso cerrar el traspaso a Euskadi de la gestión de las prisiones. Ambas son materias sensibles para otro partido que entra en una de las combinaciones de apoyos presupuestarios en la que trabaja el Gobierno: Ciudadanos.

Es precisamente el posible veto de la formación de Inés Arrimadas el único riesgo que hoy por hoy intuye el PNV para dar un paso atrás en su apoyo presupuestario. Que Sánchez cediera a una posible petición de la formación naranja para impedir el cumplimiento de los acuerdos en transferencias o cambios en posibles acuerdos alcanzados en el seno del Concierto Económico vasco se vislumbra como el principal problema.

En el PNV reconocen que la situación es complicada y que la estabilidad presupuestaria en actualmente una prioridad. Que el Gobierno central no contara con cuentas en un contexto de debilidad económica sería perjudicial “para todos”, reconocen. Los nacionalistas vascos no ven viable la continuidad del Ejecutivo sin la posibilidad de sacar sus propias cuentas, menos aún tener que resignarse a los presupuestos del último Gobierno del PP, que en ningún caso se ajustarían al entorno socioeconómico actual. Para el partido de Ortuzar, la apuesta de Sánchez debería pasar de modo prioritaria por buscar sus apoyos en los mismos partidos que respaldaron su elección en la moción de censura del 1 de junio de 2018.

Comisión Mixta este mes

En la mesa de negociación el PNV incluirá otro acuerdo que continúa pendiente de confirmación oficial y cuyo cumplimiento quiere blindar. La formación exigirá que el acuerdo alcanzado el pasado 20 de mayo, por el que se debe convocar la Comisión Mixta del Concierto Económico y que Esteban ya reclamó el pasado mes de julio, se cumpla. Su celebración se suspendió y aún sigue pendiente de nueva fecha.

El portavoz del PNV en el Congreso advirtió durante la última sesión de control al Gobierno antes de agosto que sin la celebración de la Comisión su formación no apoyaría los presupuestos. El acuerdo establecía que ambas Administraciones acordarían la primera semana de julio -en el seno de la Comisión Mixta- el déficit al que podrían recurrir las administraciones vascas para cubrir la caída de recaudación que se prevé, que oscilará entre los 2.000 y los 3.000 millones de euros.

La cuestión tensó la relación entre los dos Gobiernos hasta el punto de que Urkullu amenazó con no acudir a la conferencia de presidentes celebrada en San Millán de la Cogolla (La Rioja) el pasado 31 de julio si la cuestión no se encarrilaba. En el último momento, los dos Ejecutivos cerraron un compromiso para fijar un déficit del 2,6% del PIB -lo que permitirá lograr 1.700 millones en los mercados de deuda- y una deuda del 15,9% para la Administración vasca. Sin embargo, el acuerdo debe aún oficializarse en una Comisión Mixta del Concierto. El principio de acuerdo entre Urkullu y el Gobierno estableció que su celebración debía tener lugar este mes.

Comentar ()