Esta semana, en el Foro de Davos, ante la élite financiera y política global, hablaba un presidente de Venezuela por primera vez en 28 años. Juan Guaidó, presidente encargado, quería subir al estrado para contar al mundo cómo es la situación en su país. «Cinco millones de migrantes venezolanos, un millón de niños venezolanos sin sus padres debido al éxodo, tres dólares y medio al mes como sueldo de profesores y enfermeras: esto es parte del desastre que debemos detener». Es el mensaje que ha trasladado en la gira internacional que emprendió el pasado domingo en Colombia.

El reelecto presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela salió del país a escondidas. El Tribunal Supremo chavista le ha prohibido viajar al exterior. Sin embargo, cuando cumple un año de su proclamación como presidente encargado ante la Asamblea popular, ha decidido dar un impulso a su lucha por la democratización de Venezuela con esta primera gira internacional. Corre el riesgo de ser encarcelado a su vuelta. Pero considera que todo el que hace vida pública bajo el régimen chavista asume grandes riesgos.

La agenda del presidente encargado cambia de un día para otro y pocas personas conocen los últimos detalles. De ahí que lo que estaba acordado como entrevista telefónica con El Independiente el pasado lunes se haya transformado en un cuestionario, que ha ido completando a saltos, a pesar de que desde su salida de Venezuela no ha parado un minuto.

Pero esta gira ha dado sus frutos. El lunes Guaidó se vio con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, quien confirmó el apoyo de Estados Unidos a la democratización de Venezuela. Pese a los mensajes de Nicolás Maduro para mantener negociaciones directas con el presidente Trump, EEUU mantiene su respaldo a Guaidó. De ahí se trasladó el martes a Londres, donde fue recibido por el ministro de Exteriores, Dominic Raab, y también pudo hablar con el primer ministro, Boris Johnson.

La jornada europea del miércoles culminó con un encuentro con Josep Borrell, Alto Representante de la UE para Política Exterior y de Seguridad, quien expresó el apoyo de la UE a que Venezuela celebre elecciones «justas y creíbles». Vio al comisario griego de Promoción del Modo de Vida Europeo, Margaritis Schinas, y a un grupo de eurodiputados, entre ellos el vicepresidente del PPE, el español Esteban González Pons, gran defensor de la causa venezolana en el Parlamento Europeo.

Desde Bruselas saltó a Davos, en Suiza, y además de su intervención ante los asistentes, se entrevistó con el primer ministro austriaco, Sebastian Kurz; el griego, Kyriakos Mitsotakis, y el holandés, Mark Rutte. El viernes en París le recibió el ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Brian. Juan Guaidó es reconocido como presidente encargado por unos 60 países del mundo, entre ellos toda la UE, salvo Suecia.

A pesar de que el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, no se ve con Juan Guaidó, el presidente encargado ha querido mantener España en su agenda internacional. La diáspora venezolana se lo agradecerá este sábado por la tarde en la Puerta del Sol de Madrid. Tanto el Ayuntamiento de Madrid como la Comunidad le rinden honores. Su tarde madrileña comienza con un encuentro con la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, que en un tuit este viernes decía: «Nuestra posición sigue siendo: urgen elecciones libres y democráticas; rechazo total a la violencia; y apoyo a la población».

Pregunta.- Acaba de cumplirse un año de su proclamación como presidente encargado de Venezuela.  Nicolás Maduro sigue en Miraflores. Ni siquiera se ha consumado esa primera fase de poner fin a la usurpación. ¿Qué ha fallado?

Respuesta.- Ha fallado el apoyo de determinados grupos de poder que aún sostienen a Maduro, o al menos han tenido una actitud indiferente en su responsabilidad de facilitar una transición pacífica y acordada que permita restaurar la democracia en mi país.  Tal vez el mensaje que hemos enviado no ha sido lo suficientemente claro, sin embargo, estamos abiertos a corregir y no se cerrarnos nunca al acuerdo. Pero hay un hecho demasiado evidente: la catástrofe que para la sociedad venezolana ha implicado la dictadura de Maduro.

Ha fallado el apoyo de determinados grupos de poder que aún sostienen a Maduro, o al menos han tenido una actitud indiferente en su responsabilidad de facilitar una transición pacífica hacia la democracia

Ante eso hemos planteado una salida acordada y negociada que no implique represalias de ningún tipo y el respeto al partido oficial como organización política legítima. Es decir, hemos apostado al cambio por medio del entendimiento entre los venezolanos. Maduro se ha negado a eso. Lo ha bloqueado sistemáticamente. 

P.- ¿Cuál es la hoja de ruta en 2020? En el plano interno el régimen chavista ha puesto en cuestión su reelección con la colaboración de algunos disidentes de la oposición. Ahí está Luis Parra como su presidente de la Asamblea Nacional. ¿Cómo darán la batalla interna?

R.- Luis Parra no es presidente de la Asamblea Nacional. No fue elegido por la mayoría de los diputados que conformamos el Parlamento. Le entregaron el despacho de la presidencia del Palacio Federal Legislativo por medio de la fuerza militar. La Asamblea Nacional, por otra parte, no es un edificio, la Asamblea Nacional somos sus diputados; es donde se congreguen la mayoría de los representantes electos por el pueblo. 

Parra cayó en la tentación de dejarse comprar por la dictadura y ahora es su rehén. No obstante, la mayoría abrumadora de los parlamentarios se ha mantenido firmes en sus convicciones y compromisos como la diputada del estado Mérida, Addy Valero, quien acaba de perder su batalla contra el cáncer, y aún en su lecho de muerte la dictadura tuvo la grosería de intentar sobornarla. Ella, muy digna y valientemente, los rechazó y recuerdo que les dijo: “Yo me podré morir, pero no permitiré que por mi voto muera Venezuela”. También está el caso del legislador Ismael León, quien luego de varias semanas en la clandestinidad se presentó a darnos su respaldo y la policía política aprovechó de detenerlo, y luego de dos días le dieron casa por cárcel.

Puedo seguir citando casos. Lo que quiero manifestarles es que hay mucho compromiso de nuestro lado. Persistiremos en nuestro esfuerzo por buscar una salida política a la realidad venezolana promoviendo toda la presión nacional e internacional que podamos convocar y articular.  

P.- En el exterior, usted ha vuelto a salir de Venezuela, a pesar de la prohibición del Tribunal Supremo chavista. Este lunes pudo reunirse con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, en Bogotá. ¿Qué espera de Estados Unidos?

R.- De Estados Unidos espero que sostenga su política bipartidista de apoyo a la restauración de la democracia en Venezuela. No tenemos duda alguna de que sus autoridades sostendrán e incrementarán esa determinación. Es lo que sus más altos funcionarios, como el secretario de Estado, Mike Pompeo, nos han manifestado. 

El secretario de Estado de EEUU me ratificó el apoyo no solo a mi como presidente encargado de Venezuela, sino al pueblo venezolano en la lucha por la libertad de país

En Colombia, donde me reuní con el secretario de Estado de Estados Unidos, me ratificó el apoyo no solo a mi como presidente encargado de Venezuela, sino al pueblo venezolano en la lucha que se libra por la libertad del país y que pasa por unas elecciones presidenciales realmente libres. La política que hemos de seguir la hemos decidido los venezolanos en Venezuela y hemos recibido un respaldo invaluable por parte de la Casa Blanca y el Congreso, cosa que agradecemos. 

P.- El líder chavista Nicolás Maduro ha tendido la mano a Estados Unidos para reconducir la senda del diálogo con Washington, según la entrevista publicada el viernes 17 de enero por The Washington Post. ¿Teme que EEUU se harte del estancamiento y se incline por mantener a Maduro a cambio de mayor colaboración en la lucha contra el narco, por ejemplo?

R.- Esa es una pregunta bien interesante. El problema, o parte de él, es que Maduro nunca cumple los compromisos que asume. Nunca.  No le ha cumplido al Gobierno chino, razón por la cual ese país ha dejado de financiarlo. No cumplió el compromiso que asumió personalmente con el Papa Francisco de liberar los presos políticos y permitir elecciones presidenciales libres; y así, un largo etc. Estados Unidos conoce perfectamente los métodos y estilo del dictador. La permanencia de Maduro es un problema no sólo para los venezolanos sino que se ha transformado en un factor de inestabilidad para la región. 

P.- En esa entrevista Maduro denuncia que “el Gobierno de Estados Unidos declaró que le entregó a Juan Guaidó 467 millones de dólares, según el informe de la USAID, y no se sabe dónde está ese dinero”. ¿Cómo responde a esta acusación?

R.- Es falso. Es parte de la campaña de tergiversaciones de las informaciones y alteración sistemática de la verdad. La USAID no ha entregado un solo centavo al gobierno interino. Esos recursos los asigna y manejan organizaciones no gubernamentales monitoreadas por esa agencia. Basta con entrar a su página web y ver su informe al respecto. Es público y fácilmente verificable. 

P.- De haber tenido ocasión de ver al jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, ¿qué le habría planteado? ¿Tiene alguna reclamación que hacer al Gobierno español?

R.- Como dije en el Parlamento Europeo, en mi reciente visita a Bruselas, cuando me preguntaron por España, podemos muy pronto ver un milagro y esperarlo.La mayor parte de la diáspora venezolana se encuentra en España. Un gran cantidad de ciudadanos españoles y sus descendiente aún viven en Venezuela. No creo que sea necesario agregar algo más a los lazos de todo tipo que nos unen. Por esos motivos para nosotros es muy importante que el Gobierno español mantenga su apoyo a nuestro esfuerzo.

Nadie como el Gobierno español conoce mejor en Europa la realidad venezolana, tal como lo hemos podido ratificar en nuestra conversación con el Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, quien conoce al detalle el problema y tiene muy clara las alternativas. 

P.- ¿Qué responde a la propuesta de la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, sobre la celebración de la próxima reunión del Grupo Internacional de Contacto en Madrid? ¿España sería la mediadora ideal?

En este momento Europa unida debe hacer sentir todo el peso de su poder político, diplomático y económico para empujar el cambio hacia la democracia en Venezuela

R.- Somos demócratas, nunca nos negamos al diálogo, pero sus proponentes deben comprender que el pueblo venezolano ha esperado demasiado y la actitud del régimen de Maduro a evadir cualquier acuerdo y compromiso. Nuestra postura es clara: en este momento Europa unida debe hacer sentir todo el peso de su poder político, diplomático y económico para empujar el cambio hacia la democracia en Venezuela. 

P.- Recientemente el Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior y Seguridad, el español Josep Borrell, decía en un encuentro con un grupo reducido de periodistas: “No basta con desear que se vaya Maduro. Si  no se quiere marchar, tenemos un problema. Esto no se arregla con invocaciones a la divinidad”. ¿Qué le contestaría a Borrell?

R.- Lo conversamos en nuestro encuentro reciente en Bruselas, que fue muy útil en lo personal. En nombre los venezolanos se lo agradezco. Debo decir que el señor Borrell tiene toda la razón. No es cuestión de invocaciones vacías, sino de realidades políticas. Esas realidades hay que manejarlas y es lo que estamos haciendo. Entendiendo que no hay soluciones políticas perfectas. 

P.- En el Gobierno español ahora se sientan tradicionales defensores del chavismo. A ello se suma que algunos sectores socialistas son reacios a la injerencia en los asuntos de otros países, más aún si se trata de países como Venezuela donde las empresas españolas tienen intereses. ¿Teme que Unidas Podemos incline al gobierno de Sánchez hacia la condescendencia con Maduro y den de lado a la oposición?

España es importante, con instituciones que en el resto del mundo son respetadas. Sabemos que se impondrá la sensatez y la seriedad. Podemos muy pronto ver un milagro y esperarlo

R.- Respetamos los procedimientos de la democracia española y la voluntad de sus ciudadanos expresada democráticamente. España es importante con instituciones que en el resto del mundo son respetadas. Sabemos que se impondrá la sensatez y la seriedad. Por razones que ya hemos comentado aquí, el Gobierno español siente un lógico compromiso con la situación de Venezuela. Y repito, podemos muy pronto ver un milagro y esperarlo.

P.- Usted demanda elecciones presidenciales libres, supervisadas por organismos internacionales, debido a que las últimas, de mayo de 2018, habrían sido fraudulentas. ¿Aceptará Maduro convocar unas elecciones presidenciales que puede perder? El ex presidente González advertía recientemente que el líder chavista jamás lo hará. 

R.- Sostengo que no lo hará. Esa es la razón de nuestra propuesta de cesar la usurpación primero para que un Gobierno de transición acordado convoque elecciones presidenciales libres. La salida de Venezuela pasa por elecciones presidenciales libres. Maduro es el obstáculo a las mismas. En mayo de 2018 no hubo elecciones, sino una farsa; motivo por el cual no ha sido reconocida por la mayoría de las democracias del mundo.