Vida Sana

Los jóvenes, en el centro de la diana para acabar con el tabaquismo

Evitar que los adolescentes se inicien en el hábito de fumar es para los sanitarios una de las claves para acabar con la prevalencia en nuestro país, que a pesar de los avances de los últimos años aún está por encima de la media europea.

logo
Los jóvenes, en el centro de la diana para acabar con el tabaquismo
Los jóvenes están el el centro de la diana de los planes de prevención del tabaquismo.

Los jóvenes están el el centro de la diana de los planes de prevención del tabaquismo.

Resumen:

Cada vez hay menos fumadores en España y nuestro país se convirtió en uno de los modelos de Europa en la lucha contra el tabaco con la aprobación de las leyes de 2005 (que retiró el tabaco de los espacios de trabajo) y de 2010 (que hizo lo mismo en los espacios de restauración y ocio).

Sin embargo, siete años después, España sigue a la cola de la Unión Europea en cifras de tabaquismo, cuatro puntos por encima de la media con un 23%, según los últimos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 2014.

Por todo ello, una de las claves del avance en la lucha contra el tabaquismo la marcan los jóvenes, como han expuesto los expertos de la Organización Médica Colegial en una reunión mantenida con los cuatro grupos políticos para buscar un consenso en las políticas públicas relacionadas con el tabaco.

El papel que juega la experimentación en el tabaco es, además, muy importante según el último estudio que confirma que tres de cada cinco personas que lo prueban se convierte en fumador habitual.

“Si alguien no empieza a fumar antes de los 21 años, ya es muy difícil que empiece a fumar”, ha afirmado el presidente de la ESNP (Red Europea de Prevención del tabaquismo, por sus siglas en inglés), .

Un dato que para España, que ostenta una edad de entrada en el tabaco muy temprana con 13,9 años, aumenta la importancia de crear barreras de entrada al tabaco, como ha explicado Rodríguez, “si en España se prohíbe la venta de tabaco a los menores de 18 años y la edad de inicio no llega a los 14, tenemos un problema”.

 

Cada vez hay menos fumadores en España. La tasa ha ido bajando desde el 41% de 1985 y de forma progresiva hasta el 23% de 2014, según los últimos datos de la OCDE. España se convirtió en uno de los países ejemplo de Europa en la lucha contra el tabaco con la aprobación de las leyes de 2005 (que retiró el tabaco de los espacios de trabajo) y de 2010 (que hizo lo mismo en los espacios de restauración y ocio). Sin embargo, siete años después, España sigue a la cola de la Unión Europea en cifras de tabaquismo, cuatro puntos por encima de la media con un 23%, según los últimos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 2014.

Estas cifras son las responsables de las 52.000 muertes anuales que cada año causa en España el tabaco y dejan a España aún cuatro puntos por encima del 19% de la Europa de los 28. Unos datos que para la Organización Médica Colegial, que se acaba de reunir con parlamentarios de los cuatro grupos del Congreso para avanzar en la lucha contra el tabaquismo, considera demasiado elevados.

Por todo ello, una de las claves del avance en la lucha contra el tabaquismo la marcan los jóvenes, como han expuesto los expertos de la Organización Médica Colegial en una reunión mantenida con los cuatro grupos políticos para buscar un consenso en las políticas públicas relacionadas con el tabaco. El papel que juega la experimentación en el tabaco es, además, muy importante según el último estudio que confirma que tres de cada cinco personas que lo prueban se convierte en fumador habitual.

“Si alguien no empieza a fumar antes de los 21 años, ya es muy difícil que empiece a fumar”, ha afirmado el presidente de la ESNP (Red Europea de Prevención del tabaquismo, por sus siglas en inglés), . Un dato que para España, que ostenta una edad de entrada en el tabaco muy temprana con 13,9 años, aumenta la importancia de crear barreras de entrada al tabaco, como ha explicado Rodríguez, “si en España se prohíbe la venta de tabaco a los menores de 18 años y la edad de inicio no llega a los 14, tenemos un problema. O se está vendiendo ilegalmente a menores o están comprando tabaco ilegal, pero tenemos un problema”.

Rodríguez ha pedido junto a otras medidas en un decálogo a los grupos políticos el aumento progresivo del precio del tabaco hasta asemejarlo al de otros países europeos: “Cómo van a fumar los jóvenes en Australia donde cuesta 16 euros un paquete de tabaco, o en Inglaterra donde cuesta 13 euros. Estas son barreras para que los jóvenes comiencen a fumar”, ha afirmado el presidente de la ESNP.

Otra de las medidas que los sanitarios han pedido y que está especialmente destinada a los jóvenes es la implantación del llamado paquete neutro. “La ausencia de colores y marca en los paquetes los hace menos atractivos, lo cual en un fumador que tiene el hábito puede tener un efecto limitado, pero sí es mayor entre los jóvenes”, ha afirmado Regina Dalmau, presidenta del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo.

“Si en España se prohíbe la venta de tabaco a los menores y la edad de inicio no llega a los 14, tenemos un problema”

Otra de las puertas de entrada que los sanitarios no quieren abrir – pese a que en otros países se plantea su uso contra el tabaquismo – es la permisividad o regulación especial de productos electrónicos. “No queremos crear un subterfugio para los productos novedosos, porque los cigarrillos electrónicos, que dan pie a envases de colores o distintos olores son atractivos para los jóvenes”, ha añadido Dalmau.

Otro de los caballos de batalla que los sanitarios quieren controlar para evitar la entrada de los jóvenes en el tabaco es el contrabando. “En el paquete de tabaco, el 80% son impuestos. Y en el contrabando el precio es lógicamente inferior, por lo que resulta asequible para que los jóvenes empiecen en el hábito. Un negocio tan atractivo que hasta en ocasiones se ha culpado a las propias tabacaleras”, ha afirmado Rodríguez.